Reto de los 90 Días #59: Juan 7 – Un Día en Familia, Fiesta de los Tabernáculos

El día de hoy en el Reto de los 90 Días nos toca Juan 7.   Este es un capítulo que confieso siento que lo leí por primera vez.  No lo recordaba y tampoco creo haber escuchado alguna vez alguna enseñanza sobre el capítulo completo…sí de algun par de versículos, pero leer todo lo que está pasando aquí en contexto es muy, muy interesante. ¿Cómo te fue con esta lectura?  Quisiera enfocarme en dos temas hoy:

1. Un Día en Familia (Juan 7:1-9)

No tenemos muchas oportunidades de ver a Jesús relacionarse con su familia  Este pasaje es una de las pocas veces en dónde lo vemos hablar con sus hermanos.  Podríamos suponer que allí estaban los dos hermanos de quiénes sabemos más: Santiago y Judas, pero no podemos saberlo con precisión.  Lo que sí sabemos es que definitivamente para sus hermanos, Jesús era el raro, el hermano loco.  No vemos que estuvieran orgullosos de Él e incluso lo están motivando a irse a un lugar más público, a Judea (donde lo están buscando para matarlo), para que la gente allí vea sus obras – a pesar de que sus propios hermanos no creen en Él.  Es reconfortante saber que Jesús vivió TODA la experiencia humana, incluso pasando como el raro de la familia.  ¿Cuánta dificultad tenemos entre nuestras propias familias? ¡Jesús vivió todo eso también…..y sin pecado! Podemos acudir a Él…..

2. Fiesta de los Tabernáculos (Juan 7:10-52)

Jesús pareciera que va intencionalmente a picar el hormiguero a la Fiesta de los Tabernáculos.  Sin embargo, vemos que Jesús llega a hacer un llamado importantísimo al pueblo.  Jesús llega a afirmar que Su enseñanza es para la Gloria del Padre, que no viene a título propio como hombre pero que ellos están viendo únicamente lo superficial, no pasan del rito, juzgan lo que Él hace sin revisar lo que ellos mismos hacen.

Las señales hablaban por sí solas, pero la gente seguía sin creer.  Juzgaban a Jesús por su lugar de origen (a pesar de que en efecto, Jesús sí había nacido en Belén, aunque creció en Galilea).  Siguen lo intentos por los líderes religiosos de arrestarlo y matarlo, pero el tiempo aún no se había acercado.  Faltaba más por hacer y Jesús seguiría trabajando con el mismo denuedo y pasión.  Eso debe inspirarnos.  Nosotros no sabemos cuándo es nuestro tiempo, aunque sabemos que tenemos el aquí y el ahora para sacarle el jugo con todo.

Al cerrar la fiesta, Jesús hace ese llamado tan importante.  Vayamos a Él.  Es a través de creer en Él, de ser transformados por el Evangelio que somos sellados por el Espíritu Santo para que de nuestro interior corran esos ríos de agua viva que nos moverán al servicio, a la restauración y reconciliación con otros, al arrepentimiento continuo y a vivir nuestra vida entregados a Él.  Es obra enteramente de Dios….que por el amor del Padre y a través de la gracia del Hijo, tengamos esa comunión con el Espíritu Santo que transforme por completo nuestras vidas.  No aportamos nada al proceso…..es pura gracia, es pura misericordia, es puro amor.

De nuevo, la misma reacción….hubo gente, como los fariseos, que rechazaron a Jesús y al Evangelio….y gente como los guardias del templo y Nicodemo que fueron impactados por Él y sus vidas nunca fueron iguales.  ¿De qué lado estamos?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s