Reto de los 90 Dias #57: Juan 4 – Samaria, Caná

El día de hoy en el Reto de los 90 Días nos toca Juan 4.  ¿Cómo van avanzando en el reto? Estamos ya cerca de los 2/3 del reto.  ¡Espero lo estén disfrutando tanto como yo!  Hoy me enfocaré en 2 temas:

1. Samaria (Juan 4:1-42)

La historia del paso de Jesús por Samaria es una que realmente inspira y llena de esperanza porque vemos a Jesús tomarse el tiempo de servir y ministrar a aquellos que “no son de la foto”.  Dentro de este pasaje, hay varias cosas hermosas que podemos resaltar:

  • Jesús nos muestra su completa humanidad cuando vemos que estaba cansado de tanto caminar en su salida hacia Galilea en donde para en Sicar de Samaria.  Jesús no es un super héroe.  Jesús es 100% y 100% hombre y en la lectura de los evangelios vamos a ver evidencias de esta hermosa realidad.  Jesús fue como nosotros….sin pecado, pero humano igual.
  • Jesús le mostró a la mujer samaritana lo inútil de fijarnos en lo externo y superficial y enfocarnos en el corazón a la hora de buscar a Dios y adorar.  No se trata de templos o montes, se trata de adorar en espíritu y verdad.  No se trata de aparentar estar casada con un sexto hombre, se trata de admitir la verdad.  No se trata de saciar únicamente las necesidades temporales…la sed terrenal, se trata de buscar el agua de la cual brotarán ríos de agua viva.  Jesús le reveló a la mujer lo más importante…Quién era Él.  Jesús no se presentó como profeta, se presentó como Dios, el Mesías.
  • El resultado de la conversación de Jesús con la mujer samaritana resultó en evangelismo que llevó a Jesús a pasar tiempo allí gracias al testimonio de ella.  Lo hermoso de esto es que la gente pasó de creer en Jesús gracias a las anécdotas de la mujer a creer en Él porque lo habían visto y oído. ¿Tu fe se basa en las historias de otros o en conocer de cerca a Jesús?
2. Caná (Juan 4:43-54)
Jesús regresa a la ciudad en dónde hizo su primer milagro.  Allí se topó con gente que presenció y probó el milagro que hizo de convertir el agua en vino y como consecuencia, mucha gente ya creía en Él.   Jesús sabía que esa gente tenía anclada su fe en milagros y no necesariamente en Él.  Sin embargo, siguió mostrando misericordia al sanar al hijo del noble que estaba muriendo.  Esa misma misericordia sigue mostrando para nosotros hoy.  La pregunta que debemos hacernos de corazón es, ¿creemos en Él por los milagros que pueda hacer por nosotros, o por Quién Él es?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s