Reto de los 90 Días #56: Juan 3 – Nicodemo, Testimonio de Juan

El día de hoy en el Reto de los 90 Días nos toca Juan 3. Este capítulo gira en torno a dos conversaciones, una que tiene Jesús con Nicodemo, un líder dentro de los fariseos, y otra que tiene Juan el Bautista con sus discípulos.  Ambas apuntan al mismo lugar.

1. Nicodemo (Juan 3:1-21)

Esta es una de las conversaciones más importantes en toda la Biblia.  Un líder religioso busca a Jesús en secreto para reconocer el trabajo que Él estaba haciendo -algo sin duda muy peligroso. Jesús tiene una conversación sumamente profunda con él y le habla de dos temas principales:

  • Debemos nacer de nuevo: Jesús le expone a Nicodemo la necesidad de cada uno de nosotros de ser regenerados a través del bautismo y del Espíritu Santo para una vida nueva en Él.  Nicodemo se queda perplejo porque a pesar de haber leído todo el testimonio de las Escrituras, nunca lo había leído.  Jesús le muestra a Nicodemo que todo esto es sobrenatural -no hay nada que podamos hacer en nosotros para hacerlo- y que esta nueva vida apunta a Jesús.
  • El Amor de Dios por el Mundo:  Es en el contexto de esta conversación sobre el nacimiento de nuevo a través del agua y el Espíritu apuntando hacia Jesús (recordándonos la imagen de la serpiente de bronce en tiempos de Moisés) que el versículo más famoso de la Biblia es hablado por Jesús.  La vida eterna es un regalo de Dios al mundo por amor expresado a través de Jesús.  Él vino a salvarnos y es a través de creer en Él que podemos ser salvos.  Si no lo hacemos, seremos condenados.  No hay otra….y no hay otra no porque Dios sea malo, sino porque no hay nada más ni mejor que Dios pudo haber dado…nos envió la luz, nos envió a Jesús que como vimos en Juan 1, no es un simple líder o profeta…es Dios entrando en la historia, tomando forma humana y viviendo la vida que deberíamos haber vivido nosotros y muriendo la muerte que merecíamos morir para reconciliarnos con el Padre.

2. Testimonio de Juan (Juan 3:22-36)

Los discípulos de Juan se dan cuenta que Jesús y sus discípulos también están bautizando.  Ellos, sin entender, perciben una potencial competencia a su trabajo y ministerio.  Es interesante porque al hablarle a Juan de Jesús, reconocen que Juan mismo dio testimonio de Él.  Juan nos sigue sorprendiendo con sus respuestas.  A pesar de su apariencia de loco y su estilo tan frontal y agresivo de predicar, es un hombre profundamente humilde.  Su respuesta es impresionante: el tiempo de Juan ya terminó….es la hora de Jesús y sólo de Jesús.  Todo su trabajo apuntaba a Él y es hora de que Juan desaparezca de la foto. ¿Por qué?

Juan da las mismas palabras que Jesús dio a Nicodemo acerca de sí mismo: Jesús es quién descendió del cielo….Jesús es Dios.  Allí está Él….no necesitamos nada ni nadie más.  De nuevo nos damos cuenta que no se trata de creer en Jesús de manera superficial….conocer a Jesús de manera correcta y profunda es lo que nos da la fe y confianza de que podemos seguirle y encontrar en Él propósito, sentido y esperanza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s