Reto de los 90 Días #49: Lucas 18 – Orar Siempre, Quebrantamiento, Niños, Imposible, Alabanza Doble

El día de hoy en el Reto de los 90 Días nos toca Lucas 18.  En este capítulo hay varios temas importantes que vale la pena nos detengamos a considerar:

1. Orar Siempre (Lucas 18:1-8):

Jesús arranca este capítulo con un mensaje de esperanza.  El propósito de la parábola es claro: no dejemos de orar.  Nuestra arrogancia muchas veces nos lleva a creer que Dios no tiene tiempo para nosotros o que tiene cosas mucho más importantes que hacer.  Creemos también que una oración es suficiente.  Aquí Jesús nos invita a no desesperar, a orar y creer siempre y a tener la certeza de que Dios escucha y responde.

2. Quebrantamiento (Lucas 18:9-14):

Dos corazones, dos oraciones y dos respuestas.  El fariseo “ora para sí mismo” y el resultado es el mismo siempre…nada.  El corazón verdaderamente arrepentido y quebrantado por su pecado es el que encuentra en el Señor oído, justificación, perdón y restauración.  ¿Con qué corazón oramos nosotros?

3. Niños (Lucas 18:15-17):

Más que especular acerca de lo que significa “ser como niño”, quisiera enfocarme en algo más tangible pero a la vez, algo a lo que le ponemos poca atención.  A Jesús le importan los niños.  Se toma un tiempo especial con ellos y tiene un cuidado especial de ellos. Muy distinto a lo que como cristianos hacemos ahora…relegamos a los niños a un programa dominical distinto para que sean entretenidos en lugar de instruidos.  ¿Y si nos atrevemos a darle a los niños la importancia que Jesús mismo les dio?

4. Imposible (Lucas 18:18-30)

El punto de Jesús es perfectamente claro.  No existe forma alguna ni combinación correcta alguna de acciones que nos abra la puerta al cielo.  Esto es una prerrogativa únicamente del Dios Trino a través de sus distintas acciones y operaciones.  El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo obran a través de la gracia para rescatar al pecador.  Que nos caiga el centavo por favor…¡PARA NOSOTROS ES IMPOSIBLE!….para Él no.

5. Alabanza Doble (Lucas 18:35-43)

No hay nada que me guste más al leer los evangelios que ver la respuesta correcta a los milagros de Jesús entrar en acción.  El ciego y la gente que lo vio se entregaron en completa alabanza al Señor.  Un milagro produce alabanza…no produce miedo, ni orgullo.  Al ser testigos de un milagro, un corazón genuinamente transformado alabará….no queda otra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s