Reto de los 90 Días #44 (parte 1): Lucas 11 – Enséñanos a Orar, División, Llenar el vacío, Señales, Luz, de Adentro hacia Afuera

El día de hoy en el Reto de los 90 Días nos tocan dos capítulos largos y bastante densos también.  Nos toca Lucas 11 y Lucas 12.  En este post, me enfocaré en Lucas 11 y en un post adicional, comentaremos sobre Lucas 12.  Para este capítulo, pongamos atención a los siguientes temas:

1. Enséñanos a Orar (Lucas 11:1-13)

Me llama la atención cómo los discípulos le piden a Jesús que les enseñe a orar.  Jesús acaba de estar orando, y vemos a lo largo de todos los evangelios como el tiempo de oración personal es una prioridad para Jesús.  Me parece curioso que hasta ahora los discípulos le pidan a Jesús que les enseñe como hacerlo.  ¿Por qué habrán necesitado que les enseñara más específicamente el cómo de la oración? Curioso.

Jesús les da un modelo de la oración y los invita a una vida de oración de confianza delante del Padre.  No se trata de andar repitiendo….se trata de ser abiertos y honestos con Él, sabiendo que SIEMPRE lo que venga de Él será bueno para nosotros….aunque no siempre sea lo que queremos.

¿Cómo ha estado tu vida de oración durante estos 44 días? ¿Has estado orando al Señor o estás esperando de manera pasiva como los discípulos a que te digan cómo?

2. División (Lucas 11:14-23)

Los religiosos se inventan cualquier cosa con tal de desacreditar a Jesús.  Aquí lo acusan de ser parte de las fuerzas del maligno.  Jesús los pone en su lugar y nos da una lección importantísima sobre la unidad…de espíritu, de propósito….para la Iglesia, la familia y el Reino….no podemos dividirnos entre nosotros mismos y sabotearnos entre nosotros si queremos permanecer.  La división es terreno fértil para que el enemigo haga estragos.  Nuestro llamado es a la unidad siempre….

3. Llenar el Vacío (Lucas 11:24-28)

No es suficiente solo con limpiar y dejar cristalino el recipiente de todo lo malo.  Este debe ser lleno otra vez porque inevitablemente se llenará de algo.  Una de las más hermosas verdades del Evangelio es que Jesús no sólo nos quitó el pecado (dejándonos vacíos y limpios), sino que también Su justicia nos fue imputada…nos llenó de Él.  Esto es una hermosa verdad que debemos proclamar y creer. No nos dejó al aire, solamente limpios para que cualquier cosa nos llene otra vez….Él se ocupó de todo.

Esto amarra perfectamente con el texto siguiente.  No se trata sólo con “ser de la foto”.  Se de muestra con nuestras acciones (que nacen de nuestro corazón), nuestra pertenencia al Reino….no es sólo de llevar el nombre o el apellido.

4. Señales (Lucas 11:29-32)

A pesar de todo lo mostrado por Jesús, el religioso siempre va a querer más…el idólatra no se va a conformar a menos que lo que busca como respuesta gire alrededor a él mismo.  La gente quiere más señales cuándo tienen enfrente al maestro.  Los cielos declaran la gloria de Dios….en la creación misma vemos manifestada la grandeza y naturaleza de Dios….pero queremos más.  El problema no está en que Dios no pueda darnos más señales….¡claro que puede! El problema es nuestro corazón insatisfecho porque busca su satisfacción en otros lugares, menos en Él.

5. Luz (Lucas 11:33-36)

Este texto debe ponernos a pensar seriamente en aquello a lo que nos exponemos.  ¿A qué tipo de luz exponemos nuestra vida? ¿Escondemos la luz de la Palabra del resto de nuestro cuerpo y vida? ¿Exponemos a nuestra vida a otros tipos de luz que eventualmente resultarán en oscuridad? Nos urge hacer esta reflexión personas y tomar decisiones urgentes.

6. De Adentro hacia Afuera (Lucas 11:37-54)

Jesús aquí termina de enterrar la religiosidad vacía de la época…especialmente la de los supuestos líderes.  La denuncia es clara y ataca varios frentes de la religión que nos pueden destruir.

  • Vivir de apariencias mientras por dentro estamos podridos….ese famoso “esse quam videri” (ser antes que parecer)
  • Reducir la espiritualidad a cumplir los ritos (que son importantes), dejando de lado a la persona humana
  • La enfermiza obsesión con el liderazgo y buscar eminencia
  • El legalismo opresivo que impone cargas que ellos no están dispuestos a llevar
  • La persecución de aquellos que se atreven a denunciar y volver nuestra atención hacia la Verdad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s