Reto de los 90 Días #31 (parte 1): Marcos 11 – Domingo de Ramos, la Higuera, Autoridad

¡Comenzamos el segundo mes del Reto de los 90 Días! El día de hoy nos toca Marcos 11 y Marcos 12.  Nuevamente escribiré dos artículos separados, uno por capítulo.  El día de hoy marca la entrada en los últimos días del ministerio de Jesús aquí en la Tierra y entraremos al clímax de Su vida y obra: Su Pasión, Muerte y Resurrección.

Quisiera resaltar 3 temas importantes del capítulo 11:

1. Domingo de Ramos (Marcos 1:1-11)

Este pasaje marca el inicio de lo que para muchos era el final.  Jesús entra en Jerusalén con toda la autoridad del caso, sabiendo a qué iba y a cerrar algunos asuntos que aparentemente tenía pendientes antes de morir, resucitar y ascender al cielo.  Aquí quiero resaltar varias cosas:

1. Me impresiona como la gente lo reconoce, lo adora como Rey y es luego esa misma gente quien le da la espalda.

2. Me sorprende como los dueños del burrito obedecieron lo que Jesús mandó…..

3. Es claro que Jesús va en una misión.  No se le sube a la cabeza la alabanza de la gente…sabe que lo van a traicionar.  La última parte del pasaje, cuándo Jesús va al templo, ve como está la situación y sale a descansar fuera de la ciudad dice mucho.  Jesús va con un propósito y misión claras.

2. La Higuera (Marcos 11:12-14 y 20-26)

Esta es un pasaje de “antes y después”.  Jesús tiene hambre, ve una higuera que aparenta tener fruto, sin embargo al no tener fruto, Jesús la maldice.  Luego de purificar el templo….de desnudar las apariencias que allí se vivían y establecer Su autoridad, regresa Jesús con sus discípulos por el mismo camino donde estaba la higuera y se dan cuenta que en efecto, esta se secó.  ¿Qué lecciones podemos aprender aquí?

1. La Creación está sujeta a la Palabra de Dios.  Jesús es Dios y cuando habla, las cosas suceden.

2. Jesús nos llama a una fe profunda, de creer realmente no en que nuestras palabras tienen poder, sino que Él tiene el poder para responder a nuestras oraciones y a nuestra fe.

3. Nuestro corazón debe estar limpio para poder orar bien.  El perdón es fundamental en nuestra vida de oración.  Debemos arrepentirnos de nuestro pecado, pedir perdón y perdonar en nuestros momentos de oración.  La fe que se genera al ver que Dios no nos destruye por cuenta de nuestro pecado debe movernos a creer con mayor profundidad que en todo lo demás, Dios responderá siempre nuestras oraciones.

3. Autoridad (Marcos 11:15-19 y 27-33)

Jesús claramente afirma Su autoridad en estos dos pasajes: al purificar el templo y al cuestionar a los fariseos mal intencionados.  Luego de ver lo que sucedía en el templo, Jesús regresa a denunciar proféticamente lo que sería a lo largo de la historia, el problema más grande de la Iglesia sin importar la denominación.  Hemos hecho de la Iglesia una cueva de ladrones, un mercado.  Le vendemos a la gente la fe, las indulgencias, las falsas promesas que si cumplimos con A, B, C reglas o ritos, llegaremos al cielo.  Jesús entra a destruir eso y a purificar el Templo de toda esa basura y nos recuerda que vamos a la iglesia y somos parte de la Iglesia porque anhelamos a Dios y Su Presencia.

Más adelante, Jesús es increpado por los fariseos quienes cuestionan Su autoridad.  Jesús conoce sus corazones y les responde con otra pregunta que ellos no pueden contestar.  No pueden contestarla no porque no porque no sepan, sino porque son unos cobardes y son incapaces de darse cuenta que Dios se mueve de maneras muy distintas y usa a personas que no esperamos para hacer Su obra.  Eso es inaceptable para los religiosos y les da miedo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s