Reto de los 90 Días #27 parte 1: Marcos 6 – Asombro, Misión, Apariencias, Descanso y Trabajo, Calma

El día de hoy en el Reto de los 90 Días nos toca Marcos 6 y Marcos 7.  Por lo extenso de ambos capítulos, voy a enfocarme en este comentario en Marcos 6 y en un comentario separado, en Marcos 7.

Quisiera enfocarme en los siguientes temas en esta ocasión:

1. Asombro (Marcos 6:1-6)

A lo largo de los 4 Evangelios, vemos que muchísima gente se asombra de la enseñanza de Jesús y de Sus milagros.  En este pasaje vemos también que la gente se queda “maravillada” de Él.  Sin embargo, no es este el asombro en el que me quiero enfocar.  El asombro de estas personas era un asombro mezquino porque venía de hacer de menos a Jesús y a su familia, a quienes todos conocían y por quienes, aparentemente, nadie daba un centavo.

El asombro que me asombra -valga la redundancia- es el de Jesús.  No estoy seguro de haber leído ningún otro pasaje en la Escritura en dónde diga que Jesús se quedó asombrado.  Sin embargo, en este pasaje vemos como Jesús se asombra no por la fe o la devoción de estas personas que lo conocían y lo veían proclamar el Mensaje y acompañarlo de milagros.  Lo que asombró a Jesús fue la incredulidad de estas personas….como viendo, conociendo y escuchando, sostienen sus prejuicios contra Jesús y su familia y de cajón lo descartan.

2. Misión (Marcos 6:6-13)

Jesús no pierde el ánimo ante el rechazo de los suyos.  Su Misión sigue y no solamente trabaja Él sino que aquí vemos como faculta a sus apóstoles con el Mensaje y los envía en el poder del Espíritu Santo a hacer milagros.  Los envía a trabajar y a confiar en que Dios cuidará de ellos todo el camino, a que no dependan de nada o nadie sino de Él y se enfoquen en la fiel proclamación del mensaje.  Quizás lo más sorprendente aquí es el final del pasaje….en los versículos 12 y 13 vemos que los apóstoles simplemente OBEDECIERON e HICIERON.  Echaron punta….¿Cómo has respondido tu al llamado de Dios de “echar punta”?

3. Apariencias (Marcos 6:14-29)

Es increíble lo que el querer guardar las apariencias nos hace hacer.  Herodes es todo un caso de estudio.  Este es un hombre cobarde que no podía ser confrontado ni con el pecado ni con la capacidad de tomar una decisión correcta.  Las apariencias y su “derecho a ser feliz” parecerían guiar toda su toma de decisiones  a pesar de que el mensaje que traía Juan el Bautista lo desconcertaba y atraía a la vez.

Al ser confrontado con su adulterio, Herodes echa a Juan en la cárcel.  No lo mata porque le tiene miedo….sabe que él está en pecado y que Juan tiene la razón.  Al mismo tiempo, en una borrachera, cede ante los caprichos de la mujer con quien adulteraba y con tal de guardar las apariencias ante sus invitados, manda a asesinar sin causa a Juan el Bautista.

No hay mucho más que decir de esto…..escapar del pecado, en lugar de confrontarlo y arrepentirnos y guardar el “qué dirán” como principios fundamentales para toma de decisiones revelan corazones cobardes urgidos de verdad, gracia y un acompañamiento serio para evitar desastres como este.

4. Descanso y Trabajo (Marcos 6:30-44)

Aquí volvemos a leer la historia de milagro de la alimentación de los 5,000.  Hoy no quiero enfocarme tanto en el milagro sino lo que me llama la atención es la manera en que Jesús trabaja con sus apóstoles.  Ellos acaban de regresar de predicar y ver a Dios moverse en milagros a través de ellos.  Jesús sabe que están cansados y se los lleva aparte a descansar.  ¡Qué importante y valiosa lección esta!  La religión nos atrapa y nos empuja a hacer más y más….porque nunca sabemos cuánto es “suficiente”.  El Evangelio nos invita a descansar luego del trabajo, a confiar en que Él sigue trabajando aún en nuestro descanso.

Sin embargo hay algo más poderoso que mueve a Jesús.  Su vocación de servicio y entrega por los demás lo mueve a actuar en compasión y a posponer su descanso en favor de ayudar a los demás.  ¡Hermoso! Es en este contexto en el que se da este milagro.  El descanso se pospone y dan la milla extra….sirven a esta gran multitud.

5. Calma (Marcos 6:45-56)

Jesús nuevamente sorprende a sus apóstoles.  Luego de pasar un tiempo orando a solas en comunión con el Padre, Jesús alcanza a sus apóstoles que van remando contra viento y marea a medio lago.  Los apóstoles vienen cansados de predicar fuertemente y de alimentar a más de 5,000 personas.  Encima, les está costando remar porque el viento lo traen en contra.  ¡Imagínense el susto de ver a Jesús caminando al lado de ellos sobre el agua!  Es un shock fuertísimo si me preguntan a mi.  Jesús nuevamente usa esa hermosa frase….”¡Cálmense! Soy yo.  No tengan miedo.”  Jesús sube a la barca, el viento se calma y en el corazón de los apóstoles sigue echando raiz la verdad de quién es Jesús y a quién están sirviendo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s