Reto de los 90 Días #53: Lucas 23 – Burla, Sentencia, Muerte, Sepultura


El día de hoy en el Reto de los 90 Días nos toca Lucas 23.  Este es un capítulo duro de leer.  He de confesar que no es fácil para mi leer acerca de la muerte del Señor.  Me cuesta porque no puedo ser indiferente a Su sufrimiento pero a la vez uno no puede evitar leer con una familiaridad (bastante incómoda por cierto) los pasajes que tantas veces hemos leído en la iglesia o hemos visto en las películas.  El peso de mi pecado me persigue también porque se que por esto fue que Jesús pasó todo ese sufrimiento….pero a la vez, me llena de gratitud el saber que Él lo hizo a pesar de mi y que Su Gloria era el objetivo final.

Quisiera enfocarme hoy en los siguientes temas:

1. Burla (Lucas 23:1-12)

Este pasaje fue casi nuevo para mi.  No en el sentido de que nunca lo había leído, sino en realmente leer lo que estaba pasando.  Es increíble de verdad ver la mentira de los fariseos, la cobardía de Pilato y ese extraño asombro burlón de Herodes con Jesús.  El “juicio” de Jesús es una total burla a cualquier semblanza de justicia que uno pueda imaginar.  Las acusaciones inflamatorias de los fariseos son una gran mentira, Pilato no tiene el carácter que un líder romano debería haber tenido y Herodes sólo quiere un show….¡es verdaderamente increíble e indignante!

Sin embargo, vemos a Jesús absorber la burla, el desprecio y la humillación con dignidad.  Él no reclama por justicia.  No busca un abogado que lo defienda.  Él sabe a qué va y esa certeza es la que le da la dignidad para permanecer en paz ante todo lo que está pasando…que aún no es lo peor.  Si fuiste burlado, humillado, despreciado….Jesús lo fue también y porque Él lo soportó, Él puede sostenerte hoy a través de ese sufrimiento.

2. Sentencia (Lucas 23:13-25)

Es increíble como aún en medio de estas injusticias que Jesús sufrió, el Evangelio y su belleza sigue siendo reflejada.  Jesús, el inocente, fue condenado a cambio de la liberación del culpable.  Barrabás, un verdadero revolucionario en la cárcel (y segura sentencia de muerte) por homicidio, es liberado sin tan siquiera haber pedido su liberación.   El pueblo prefirió al asesino que al Dador de la Vida.  Jesús no alegó y se sometió a la sentencia que le fue dada.  ¿Sabías que sobre Jesús cayó toda la culpabilidad por tus pecados sin que tu movieras un dedo?

3. Muerte (Lucas 23:26-49)

Jesús murió.  Luego de haber sido burlado, despreciado y rechazado, Jesús se somete a la muerte más humillante que cualquier persona jamás puede imaginar….una muerte que humilla, que duele, que asfixia.  Colgado en la Cruz Jesús siguió sufriendo burlas y desprecio, aún de uno de los criminales que estaba igual que Él, colgado en un madero.  Ese fue el precio que Él pagó por ti, por mi, por Su Creación.  La ira de Dios por el pecado de todas aquellas personas que han depositado, depositan y depositarán su confianza en Él, arrepentidos por sus pecados, cayó sobre Jesús.  El peso de tu mentira, de mi infidelidad, de su aborto, de nuestra indiferencia….todo eso cayó sobre Él para que a través de esa Sangre, pudiéramos ser reconciliados con Dios.

Espero de verdad que el peso de esto caiga sobre ti.  No para destruirte o condenarte, pero sí para que caigas de rodillas para dar gracias, para adorar y para levantarte con una nueva dignidad que viene de la justicia de Jesús imputada sobre tu vida a partir de Su sacrificio en la Cruz.

4. Sepultura (Lucas 23:50-56)

El final de este capítulo no es tan sencillo como parece.  Nosotros tenemos la ventaja/desventaja de leer las cosas a posteriori.  Para los enemigos de Jesús, el caso estaba cerrado.  Para el pueblo, un profeta más había muerto.  Para los discípulos, la sombra de la ansiedad, desesperanza, incertidumbre y miedo empezaba a pesar sobre ellos.  Para nosotros, solo es de voltear la página y leer el capítulo 24 y tenemos la Resurrección.  Para ellos….TODOS ellos, la espera tomó 3 días.  El momento de la sepultura de Jesús debe ser para nosotros una pausa para darnos cuenta de lo que acaba de pasar, de lo que significa, lo que pesa….para que cuándo le demos vuelta a la página, nuestro gozo sea realmente completo y nuestra esperanza renovada.  Toma un momento hoy para parar y pensar sobre esto.  Que Su Espíritu te hable y te lleve a adorarle hoy de una manera distinta mientras esperas y anhelas mañana abrir tu Biblia y encontrarte con la maravillosa verdad de que ¡EL VIVE!

Anuncios

Reto de los 90 Días #52 (parte 2): Lucas 22 – Última Cena, Oración y Tentación, Cobardía en Tinieblas, Caída y Restauración, Identidad


Continuando con la lectura para hoy del Reto de los 90 Días, nos vamos a enfocar en Lucas 22.  Los temas que me llamaron la atención esta vez fueron:

1. Última Cena (Lucas 22:7-38)

La escena es muy distinta al cuadro de la Última Cena de Da Vinci.  Es un momento sublime que tiene un par de instantes que alteran lo sagrado de ese acontecimiento.

  • Comunión y Remembranza: Jesús les deja a los discípulos y a nosotros este acto de memoria de Él, de lo que hizo y de que regresará para que en comunidad nos recordemos mutuamente el mensaje del Evangelio.  Los símbolos del pan y del vino nos recuerdan Su Sacrificio y reafirman la esperanza que tenemos de que ese Sacrificio fue suficiente y que veremos la obra de Jesús completa a Su regreso.
  • Preocupaciones Superficiales: Me llama la atención de que al instante que Jesús termina de exponer esto, que debería ser el momento más alto y sublime de esa noche los muchachos se pierden y primero se preocupan por quién va a traicionar a Jesús pero inmediatamente después ya están peleando por quién va a quedarse a cargo.  Jesús rápido los pone en su lugar.
  • Siguen siendo humanos: Lo que Jesús le dice a Pedro es de verdad una muestra de amor y misericordia sin igual.  Jesús le recuerda a Pedro que sigue siendo humano y que estará sujeto a los ataques del enemigo.  Jesús sabe que él será sacudido al máximo pero que lo principal en él -su fe- permanecerá con un propósito….regresar a Él y fortalecer a los demás.  Nosotros somos igualmente humanos que Pedro….seremos zarandeados….¿hemos buscado al Señor para que nos ayude a que nuestra fe no falte y que luego de levantarnos de la caída, podamos servir a otros?

2. Oración y Tentación (Lucas 22:39-46)

En el Monte de los Olivos vemos a Jesús dar el ejemplo.  Sabemos que Jesús está triste y afligido al punto de la muerte, este texto nos muestra también el cansancio emocional y físico de sus más cercanos apóstoles.  Jesús nos da el ejemplo de no claudicar, de buscar al Señor con más intensidad en esos momentos en dónde es más fácil caer en la tentación de salir huyendo.  Sus discípulos no aguantan y se quedan dormidos.  Jesús les recuerda algo que debemos tomar sumamente en serio nosotros y que personalmente me habla mucho en estos días difíciles que estoy pasando: “¡Levántense y oren para que no caigan en tentación!”.

3. Cobardía en Tinieblas (Lucas 22:47-53)

El arresto de Jesús es una oda a la cobardía.  Hemos visto el modus operandi de los religiosos de la época y en las lecturas anteriores vimos como Judas actuó para traicionar a Jesús.  Llegaron bajo la cubierta de la noche y armados hasta los dientes. ¡Cobardes!

4. Caída y Restauración (Lucas 22:54-62)

Sin los versículos 31 y 32, este pasaje sería simplemente uno de otro líder más caído.  Sin embargo, vemos la misericordia de Dios actuando en Pedro.  Él cayó…..negó a Su Señor, pero Jesús ya había proveído un medio de restauración para Él y se había asegurado que su fe no faltara.  Vemos en Pedro la posibilidad que todos tenemos de ser restaurados en Jesús sin importar qué hayamos hecho….Él proveyó esa salida a través de la Cruz.  Vemos en Pedro el ejemplo del verdadero arrepentimiento, el que da vida, el que restaura (Ver Salmo 32 y 2 Corintios 7).  Lo que Pedro hizo es inexcusable….pero lo que Jesús hizo es mucho más que suficiente para cubrir ese y cualquier otro pecado. ¡Gracias Señor!

5. Identidad (Lucas 22:45-48)

Podemos estar seguros de quién somos en Él porque Él estuvo seguro de Quién era en el momento de más alta presión, frente a sus acusadores y con el sufrimiento y muerte a la vuelta.  No hay lugar más seguro en dónde buscar nuestra identidad que en el Gran Yo Soy.  Él nos la da porque el simple y sencillamente ES.

Reto de los 90 Días #52 (parte 1): Lucas 21 – Fiel hasta el Final, Advertencias Finales


El día de hoy en el Reto de los 90 Días nos toca Lucas 21 y Lucas 22.  En este comentario, me voy a enfocar en Lucas 21 y en otro por separado entraremos a reflexionar sobre Lucas 22.  Estos capítulos nos introducen a los últimos momentos de Jesús en la Tierra y son importantísimos de entender y considerar.  Quisiera resaltar los siguientes temas hoy:

1. Fiel hasta el Final (Lucas 21:1-4)

Este es uno de los pasajes más conmovedores de los evangelios.  Lo que a mi me llama la atención en esta lectura que hice del pasaje es el hecho de que la viuda pobre sigue siendo fiel hasta el final.  Ser una mujer en esa época era difícil y más aún viviendo bajo pobreza (que no podemos ni cerca comparar con la pobreza de nuestros tiempos) y sin el apoyo de su esposo.  No sabemos qué edad tenía, pero sí sabemos que a pesar de todo, ella era fiel a Dios hasta el final.  Es fácil ser fiel cuándo la cosa va bien….pero cuándo ser fiel duele, es cuándo realmente nuestra fe es puesta a prueba.

2. Advertencias Finales (Lucas 21:5-37)

En una de sus últimas enseñanzas a sus discípulos, Jesús dedica un buen tiempo a hablarles del fin para prepararlos y prevenirlos a lo que vendrá.  Es importante que tomemos nota de las advertencias que les hace:

  • No pongamos nuestra confianza en edificios o las cosas superficiales que podemos ver. (Lucas 21:5-6)
  • Habrá gente que intentará engañar a otros y desviarlos del camino (Lucas 21:7-12)
  • Los tiempos difíciles vendrán para la Iglesia y será una oportunidad de oro para quienes perseveren en el Señor y permitan que Él los use (Lucas 21:13-19)
  • Las señales del fin apuntan a la redención final….que nuestros ojos estén en ese objetivo (Lucas 21:28)
  • Podemos confiar en que la Palabra permanecerá y allí debemos poner nuestra esperanza (Lucas 21:33)
  • Debemos estar alerta, en comunidad, firmes en la oración, la Palabra y la esperanza (Lucas 21:34-36)

Reto de los 90 Días #51: Lucas 20 – Ad Hominem, No se hagan, 2 Trampas, ¡Contesten!


El día de hoy en el Reto de los 90 Días nos toca Lucas 20.  Vemos a Jesús apretar el acelerador al mismo tiempo en que sus enemigos se acercan cada vez más a Él para atraparlo y encontrar la manera de poder deshacerse de Él.  Hoy quisiera centrarme en los siguientes temas:

1. Ad Hominem (Lucas 20:1-8)

A los maestros de la ley poco les importa el mensaje de Jesús.  Ellos quieren destruir el mensaje destruyendo al hombre.  La escena es interesante.  Jesús está predicando el Evangelio y ellos no cuestionan lo que predica sino que quieren ver las credenciales de quien lo predica.  Este es el típico caso de argumentación “ad hominem” que muchas veces nosotros mismos usamos para desacreditar el consejo de alguien o el mensaje que estamos recibiendo.  Destruímos al hombre porque somos incapaces de argumentar en contra del mensaje….entonces, si desarmamos al mensajero, el mensaje necesariamente debe ser falso.  Jesús sabe esto y se anticipa a ellos.  No cae en su juego.  ¿Podremos seguir Su ejemplo?

2. No se hagan (Lucas 20:9-19)

Uno de los problemas más graves del corazón del hombre es el no asumir responsabilidades.  Jesús está contándoles una parábola que pone en evidencia el corazón mezquino de la gente.  Dios ha enviado profetas y profetas con el Mensaje….todos han muerto a manos del pueblo.  Ahora envió a Su Hijo y a Él también lo matarán.  La audiencia rápido quiere excusarse y en el versículo 16 lo expresan diciendo “¡Dios no lo quiera!”.

Jesús rápidamente los vuelve a bajar de la moto. “No se hagan….”  Lo pararían crucificando, pero será necesario para que el Evangelio se haga evidente y esta misma gente que un día lo rechazó, podrá regresar a Él con certeza completa del perdón de sus pecados.

3. 2 Trampas (Lucas 20:20-40)

Digamos que si hay algo que podemos “admirar” de los religiosos de la época de Jesús es su persistencia.  Quieren tenerle dos trampas: una por el lado económico/político y la otra por el lado de una tonta argumentación teológica.  Ambas están diseñadas para poner a Jesús en enemistad con las autoridades y/o con la estructura religiosa de la época.  Para Jesús esto no es problema.  El puede responderles no porque sepa mucho, sino porque discierne la intención del corazón de sus cuestionadores.  Jesús contesta con sabiduría y con a Palabra de Dios en la boca.  No hay mucho que argumentar cuando las respuestas vienen de la Fuente.

¿De qué fuente se alimenta nuestra sabiduría? ¿Cómo usamos la Palabra para responder a preguntas difíciles?

4. ¡Contesten! (Lucas 20:41-47)

Llegó el turno ahora de Jesús de preguntar.  Jesús les hace una pregunta difícil y queda en evidencia la necedad e ignorancia de los religiosos.  Jesús cierra este capítulo con una advertencia….no vivamos de apariencias, del qué dirán, de la superficie.  La vida con Jesús es profunda, arraigada en la Palabra y no siempre se ve bonita…pero es genuina y verdadera.

Reto de los 90 Días #50: Lucas 19 – Zaqueo, Para Mientras, las Piedras, el Templo


¡50 días! El día de hoy en el Reto de los 90 Días nos toca Lucas 19.  Ya estamos a 40 días de terminar el reto y espero vayamos todos no sólo al día, sino realmente disfrutando y viendo la maravillosa gracia de Dios en cada lectura.  En esta ocasión, quiero centrarme en 4 temas:

1. Zaqueo (Lucas 19:1-10)

Esta es una hermosa historia del resultado en obras de lo que una persona que ha sido impactada y transformada por el Evangelio hace.  Zaqueo es probablemente una de las personas más odiadas y rechazadas del pueblo.  Es un judío traicionero…un literal “vende patrias” que por pura obsesión por el dinero y el status, se convierte no sólo en cobrador de impuestos, sino como era costumbre, en un verdadero extorsionador que cobraba siempre de más a la gente para su propio beneficio.  Es este hombre que el día que escucha que Jesús va a pasar por allí quiere al menos verlo….sin importar la vergüenza ni el qué dirán (imaginen ustedes a la gente diciendo...”¡qué se cree este pecador con querer ver a Jesús…ridículo…hipócrita!”

Es a este hombre a quién Jesús llama por nombre y con quien Él va a cenar.  La experiencia es transformadora para Zaqueo.  No sólo es transformado en su interior, sino en respuesta al regalo recibido, se mueve a hacer restitución física de todo el daño que ha causado con su pecado.  No es que esto lo haya salvado…es la respuesta de un corazón que ha sido salvado.

2. Para Mientras (Lucas 19:11-27)

El morbo por juzgar a los demás sumado a especulaciones sobre el fin del mundo hace para un interesante coctel de chisme y murmuración.  Jesús sabe que la gente está especulando…por un lado asombrados con que Zaqueo sea salvo y lo que él acaba de prometer hacer y por el otro, imaginando que ya es el fin del mundo.  Este es el contexto de la parábola.  De aquí que Jesús le habla a tres tipos de personas:

  • Los siervos diligentes:  Estos son los siervos que atienden el llamado de su señor y trabajan para mientras que él regresa.  Saben que regresará, pero saben que tienen responsabilidades y un trabajo que hacer para mientras.  Ellos no lo hacen por la recompensa.  Hacen lo que deben hacer porque les ha sido confiado algo que no es de su propiedad y en respuesta a esa confianza, trabajan duro y entregan resultados.  Su señor, el rey, regresa y los recompensa.  Reconoce tanto su trabajo que incluso les da aquello por lo que no han trabajado….porque saben que lo aprovecharán e incluso eso lo harán producir.
  • El siervo irresponsable: El que quiere buscar excusas para no trabajar las encontrará.  Este es el caso de este siervo que se inventa cualquier cosa e incluso distorsiona el carácter de su señor con tal de excusar su irresponsabilidad.  No merece nada.  Se hacía llamar siervo, pero resultó siendo una farsa.  No tiene recompensa.
  • El pueblo: Un pueblo rebelde que quiere hacer lo que se le da la gana no acepta la autoridad de su rey.  Incluso, con el mayor de los descaros, mandan gente a pedir que no sea coronado rey.  No hay mucho que decir….el nuevo rey les da lo que les corresponde.

3. Las Piedras (Lucas 19:28-44)

Esta es una escena sumamente agridulce.   Vemos a Jesús entrar como Rey a Jerusalén y a la gente alabarle a viva voz (a ratos pienso si  esto no fue un arranque de histeria colectiva…) listos para proclamarle Rey.  Los religiosos se ofenden y le reclaman a Jesús.  Jesús los pone en su lugar.  Dios no necesita nuestra alabanza….puede salir de las piedras si el quiere….puede salir de gente que no entiende lo que dice….pero Su Gloria es Su Gloria.

Lo más triste es la escena de ver a Jesús llorar sobre Jerusalén.  Está llorando por la misma gente que lo acaba de alabar…porque es la misma que va a pedir que lo crucifiquen.  Es la misma gente que va a ver Sus milagros, y que va a vitorear al verlo molido por la condena que injustamente se le va a dar.

¿Cuántas veces no somos así nosotros? Le alabamos cuando todo va bien…cuando parece que vamos “en victoria”….y a la hora de rajar ocote, le damos la espalda…lo negamos e incluso nos atrevemos a insultarlo.  ¡Qué gracia tan grande saber que las mismas lágrimas y dolor de Jesús que cubrieron a Jerusalén ayer nos cubren a nosotros hoy!

4. El Templo (Lucas 19:45-48)

En este momento arranca el clímax del Evangelio de Lucas.  Jesús entra al templo para purificarlo y poder enseñar allí antes de ser entregado.  ¿Podría Jesús enseñar en nuestras iglesias sin purificarlas? Algo para considerar.

 

Reto de los 90 Días #49: Lucas 18 – Orar Siempre, Quebrantamiento, Niños, Imposible, Alabanza Doble


El día de hoy en el Reto de los 90 Días nos toca Lucas 18.  En este capítulo hay varios temas importantes que vale la pena nos detengamos a considerar:

1. Orar Siempre (Lucas 18:1-8):

Jesús arranca este capítulo con un mensaje de esperanza.  El propósito de la parábola es claro: no dejemos de orar.  Nuestra arrogancia muchas veces nos lleva a creer que Dios no tiene tiempo para nosotros o que tiene cosas mucho más importantes que hacer.  Creemos también que una oración es suficiente.  Aquí Jesús nos invita a no desesperar, a orar y creer siempre y a tener la certeza de que Dios escucha y responde.

2. Quebrantamiento (Lucas 18:9-14):

Dos corazones, dos oraciones y dos respuestas.  El fariseo “ora para sí mismo” y el resultado es el mismo siempre…nada.  El corazón verdaderamente arrepentido y quebrantado por su pecado es el que encuentra en el Señor oído, justificación, perdón y restauración.  ¿Con qué corazón oramos nosotros?

3. Niños (Lucas 18:15-17):

Más que especular acerca de lo que significa “ser como niño”, quisiera enfocarme en algo más tangible pero a la vez, algo a lo que le ponemos poca atención.  A Jesús le importan los niños.  Se toma un tiempo especial con ellos y tiene un cuidado especial de ellos. Muy distinto a lo que como cristianos hacemos ahora…relegamos a los niños a un programa dominical distinto para que sean entretenidos en lugar de instruidos.  ¿Y si nos atrevemos a darle a los niños la importancia que Jesús mismo les dio?

4. Imposible (Lucas 18:18-30)

El punto de Jesús es perfectamente claro.  No existe forma alguna ni combinación correcta alguna de acciones que nos abra la puerta al cielo.  Esto es una prerrogativa únicamente del Dios Trino a través de sus distintas acciones y operaciones.  El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo obran a través de la gracia para rescatar al pecador.  Que nos caiga el centavo por favor…¡PARA NOSOTROS ES IMPOSIBLE!….para Él no.

5. Alabanza Doble (Lucas 18:35-43)

No hay nada que me guste más al leer los evangelios que ver la respuesta correcta a los milagros de Jesús entrar en acción.  El ciego y la gente que lo vio se entregaron en completa alabanza al Señor.  Un milagro produce alabanza…no produce miedo, ni orgullo.  Al ser testigos de un milagro, un corazón genuinamente transformado alabará….no queda otra.

Reto de los 90 Días #48 (parte 2): Lucas 17 – Nuestro Deber, Gratitud, Él Vendrá


Continuando con la lectura de hoy del Reto de los 90 Días, nos enfocaremos en Lucas 17.  Aquí nos enfocaremos en los siguientes temas:

1. Nuestro Deber (Lucas 17:1-10):

Una persona que afirma haber sido transformada por el Evangelio empieza, por Gracia y en gratitud, a actuar de una manera distinta respecto a los demás y respecto a Dios.  Primero, entiende que este cambio de actitud y comportamiento no es algo que gana mérito alguno delante de Dios y no nos da derecho a creernos superiores.  Es por esto que, en humildad, caminamos con cuidado de los demás, buscando no ser ocasión de tropiezo para otros y al mismo tiempo, caminamos extendiendo gracia y perdón a otros siempre….porque entendemos el inmenso amor y perdón que TODOS LOS DIAS recibimos de Dios cuándo llegamos a Él en arrepentimiento.  Todo esto nace de una fe genuina que, aunque pequeña, está convencida de la capacidad y poder de Dios para hacer cualquier cosa.

2. Gratitud (Lucas 17:11-19)

Uno de los peligros de anclar nuestra fe en anécdotas y no en la Palabra es que cuándo recibimos un milagro de parte de Dios, rapidito se nos olvida nuestra circunstancia anterior y por ende, se nos olvida lo dependientes que somos de Él.  La fe anclada en anécdotas es por definición, consumista y una vez consume y obtiene lo que quería (el milagro, restauración, paz, etc.) –que siempre son cosas temporales- abandona a Dios en arrogancia, como si hubiese recibido algo que merece.

3. Él Vendrá (Lucas 17:20-37)

Este mundo en el que vivimos es temporal.  Hacemos bien en recordarnos constantemente de esto y del hecho maravilloso en que Él vendrá por nosotros.  También debemos estar atentos a cualquiera que quiera afirmar que Jesús ya regresó o que cree tener el día y fecha exactos.  Debemos estar atentos y vigilantes, el Reino de Dios ya está entre nosotros y por ahora aguardamos de manera activa Su regreso sin especulaciones y ocupados en lo que es importante.

Reto de los 90 Días #48 (parte 1): Lucas 16 – 3 Lecciones, 2 Afirmaciones, la Arrogancia de las Riquezas


El día de hoy, en el Reto de los 90 Días, nos toca Lucas 16 y Lucas 17.  Voy a enfocarme en este comentario en el capítulo 16 y luego, en un artículo diferente, hablaremos del capítulo 17.

En este capítulo, quisiera resaltar los siguientes temas:

1. 3 Lecciones para un Siervo (Lucas 16:1-15):

En esta parábola, Jesús nos da tres lecciones importantes tomando como ejemplo a este administrador astuto.  Es importantísimo que al leer esta parábola, resistamos la tentación de hacer “normativa la narrativa”, es decir, asumir que porque Jesús cuenta esta historia, Él está aprobando de la conducta del administrador astuto.  Sin embargo, debemos resaltar las tres lecciones que Jesús nos da:

  • Como cristianos debemos ser inteligentes en nuestra forma de relacionarnos con no creyentes.  Al encerrarnos en “la burbuja”, tendemos a perder nuestra conexión con el mundo exterior y eso nos hace perder efectividad para el reino.
  • ¿Qué tan confiables somos? El administrador astuto perdió la confianza de su señor por malversar fondos.  ¿Qué tan confiables somos con lo que Dios nos ha dado para administrar –trabajo, familia, talentos?
  • ¿A quién estamos sirviendo? No podemos ser gente de doble ánimo como el administrador astuto.  No podemos pretender servir a Dios mientras nuestra mente está preocupada en ganar dinero, ser felices o cualquier otra cosa que no encuentra su satisfacción plena y total en Él.

2. Dos Afirmaciones (Lucas 16:16-18)

Jesús en este pasaje y en continuidad con lo que viene enseñando, nos recuerda dos cosas muy importantes:

  • La Palabra de Dios no cambia, es eterna y es firme en sus resoluciones y mandamientos.
  • Jesús afirma lo anterior haciendo énfasis en el tema del matrimonio y divorcio.  Usa este ejemplo por lo importante que es el matrimonio como sombra del Evangelio desde el momento mismo de la Creación.

3. La Arrogancia de las Riquezas (Lucas 16:19-31)

Esta es una parábola sumamente dura.  Los protagonistas son un mendigo llamado Lázaro y un hombre rico –de quién no se nos da el nombre- que conoce a Lázaro.  Ambos mueren y cada uno para en distintos lados: el mendigo en el “seno de Abraham” y el rico en el infierno.

Antes de seguir, es importantísimo aclarar que esta parábola no es una indicación de que los pobres materiales se van al cielo y los ricos materiales se van al infierno.  Evitemos esa tentación y error por favor.

Lo importante a resaltar aquí es la actitud del hombre rico.  El texto nos dice que él está siendo atormentado en el infierno de manera consciente y que en medio de estos tormentos, pareciera no darse cuenta de la causa raíz de por qué está allí y continuando en la arrogancia que su idolatría por las riquezas le causó, pide a Abraham que le diga a Lázaro que literalmente le siga haciendo los mandados. ¡Imagínense eso! El pecado es tan descarado que aún en medio del sufrimiento por causa misma del pecado, podemos nosotros seguir revolcándonos en lo mismo y tratando a los demás con desprecio sin tan siquiera darnos cuenta.

Abraham, obviamente, es categórico en decir que no y nos revela algo importantísimo de nuestros corazones: por más señales, milagros y prodigios que podamos ver, si nuestro corazón no es transformado y obedece la Palabra de Dios, jamás caminaremos en la dirección correcta.

Reto de los 90 Días #47: Lucas 15 – El Valor de Uno, El Valor Más Grande, El Dios Pródigo


El día de hoy, en el Reto de los 90 Días nos toca Lucas 15.  Este es un capítulo corto que tiene 3 parábolas de Jesús hermosas y que nos revelan muchísimo de su corazón por Su Creación y por cada uno de nosotros.  Es importante que al leer estas parábolas, no olvidemos quién es la audiencia:

  • Pecadores
  • Cobradores de Impuestos (las personas más odiadas por los israelitas)
  • Fariseos

1. El Valor de Uno (Lucas 15:1-7)

Si bien la historia no se trata de nosotros y todo lo que Dios hace apunta siempre hacia Él mismo y Su gloria, una de las manifestaciones más grandes de esa gloria es el tremendo amor y misericordia que el muestra por cada uno de nosotros de manera individual.  El Salmo 139 es un testimonio a ese cuidado atento y detallado que Dios tiene de cada persona.  Jesús aquí nos muestra que Él está dispuesto a ir a buscar a cada oveja perdida….una por una, y llevarla de vuelta al redil, a dónde pertenece.  Él es nuestro Pastor….nada nos falta en Él porque en Él está todo.  Nuestro valor y dignidad descansan en el amor de Dios por cada persona que Él hizo.

Imaginen ustedes lo que eso significó para los pecadores  y cobradores de impuestos que escuchaban a Jesús referirse a ellos de esa manera.  Si no tenemos consciencia de nuestro propio pecado, de lo que eso pesa y de la ofensa que eso es para Dios, jamás comprenderemos el amor expresado en esta parábola.

¡Hay celebración cuándo un pecador es rescatado por Jesús!  No es una celebración por la “conversión”….es una celebración por el arrepentimiento.  La vida cristiana es una vida de constante arrepentimiento….es lo que nos mantiene humildes y cerca de Él.

2. El Valor Más Grande (Lucas 15:8-10)

La primera parábola hablaba del amor de Jesús hacia nosotros.  Esta parábola es una parábola acerca de nuestra respuesta a ese amor. ¿Qué tanto lo deseamos? ¿Qué tanto lo anhelamos? ¿A qué estamos dispuestos a renunciar para ir tras Él?  La comparación con encontrar una moneda después de una desesperada búsqueda por ella es muy profunda. ¿Estamos buscando? ¿Qué esperamos encontrar? Al encontrarnos con Jesús, ¿identificamos en Él todo aquello que estábamos buscando? Son preguntas duras….¿cómo responderías tú?

¡Hay celebración cuándo un pecador es rescatado por Jesús!  No es una celebración por la “conversión”….es una celebración por el arrepentimiento.  La vida cristiana es una vida de constante arrepentimiento….es lo que nos mantiene humildes y cerca de Él.

3. El Dios Pródigo (Lucas 15:11-32)

Generalmente conocemos esta parábola como la parábola del hijo pródigo.  Sin embargo, un título más adecuado sería “La Parábola de los dos Hijos Perdidos” o mejor aún, “El Dios Pródigo”.  Entender el significado de lo que significa ser pródigo es la clave aquí.  Les recomiendo leer el libro de Timothy Keller (El Dios Pródigo) sobre el tema.  Esta preciosa historia nos revela el inmenso corazón de Dios pero al mismo tiempo nos advierte de los peligros de ser cualquiera de los dos hijos aquí representados:

  • El Hijo Menor:  Todos hemos sido este hijo ya sea de manera explícita y abierta o de manera oculta, en nuestros pensamientos.  Todos hemos querido salir y darnos gusto, despilfarrar, hacer lo que se nos da la gana.  Cuándo cedemos ante la tentación del pecado y entramos en ese círculo vicioso que se auto alimenta, somos como ese hijo rebelde que busca satisfacerse él mismo sin consideración por nada o nadie más.  Cuándo el pecado nos alcanza, generalmente reaccionamos con la “tristeza del mundo” y con remordimiento y cargo de consciencia nos auto-lapidamos creyendo que así podemos justificarnos y pagar por nuestros pecados….sin embargo, cuándo el Padre nos encuentra, todo cambia…..
  • El Hijo Mayor: Todos también hemos caído de este lado.  Arrogantes, santurrones, creyéndonos mejor que los demás y creyendo que nuestra buena conducta nos merece algo….que tenemos derecho a algo más, a algo mejor.  Actuamos bien para alimentar nuestro ego, para poder ver a los demás desde arriba….Lo triste de la participación del hijo mayor en esta parábola es que su historia termina inconclusa….no sabemos qué pasa con él.  El Padre le implora que entre a la fiesta….no sabemos si entró o no.  El corazón legalista y moralista es cruel y despiadado….y se pierde de la fiesta del arrepentimiento genuino y sincero….¡Cuidado!
  • El Padre: ¿Qué podemos decir del Padre? Él está a la espera del hijo que se fue….lo toma de vuelta, lo honra al ver su arrepentimiento y celebra su regreso a la vida.  No se queda allí….sale a buscar al hermano mayor también….le implora que participe con ellos en la fiesta….ya tiene todo lo que podría imaginar, pero le hace falta celebrar la Gracia….Así es el Padre por nosotros, nos busca, nos espera, nos ama, nos recibe de vuelta….todo por y a través de Jesús.

¡Feliz fin de semana!

Reto de los 90 Días #46: Lucas 14 – Cena con los Legalistas, Invitación a dejar los Ídolos, Sal


El día de hoy en el Reto de los 90 Días nos toca Lucas 14.  Esta es una lectura corta, pero bastante fuerte y agresiva en contra de dos temas que tienen el potencial de destruirnos como cristianos: el legalismo y la idolatría.  ¿Qué aprendiste de la lectura?

1. Cena con los Legalistas (Lucas 14:1-24)

Jesús no rechaza a nadie, por eso aceptó ir a cenar a casa de un importante fariseo.  El marco del evento es interesante.  Era un día de reposo….lo que significa que nadie debía trabajar…pero si esta fue una gran cena en casa de alguien importante, podemos asumir con un alto grado de certeza que los siervos de este prominente hombre trabajaron para organizar la cena, cocinar, limpiar, etc. (Un detalle importante para lo que sucede después).  El otro detalle importante es que los fariseos estaban allí en la cena para acechar a Jesús y todas sus acciones y preguntas tienen ese propósito.

Podemos asumir también que la presencia del hombre enfermo de hidropesía fue a propósito.  Los religiosos siempre van a explotar a los menos afortunados en función de sus intereses “ministeriales”, exhibiendo a estas personas como un show, antes de buscar ayudarles (pero ese es otro tema).

Es en ese contexto y ambiente en el que Jesús les da varias lecciones clave a estos pseudo-líderes:

  • El valor de la persona humana por encima de los ritos, reglas y tradiciones religiosas: Jesús los increpa y revela su hipocresía porque sabe que cualquier haría el bien por alguien cercano sin importar si es día de reposo o no.  El argumento de Jesús es todavía más fuerte porque revela la hipocresía de sus acusadores al evidenciar que ellos mismos ayudan a sus animales en los días de reposo.  Jesús, por supuesto, sana al hombre.
  • La invitación al Reino es inclusiva: Jesús no rechaza a nadie y antes prefiere dejar fuera a los que creen que “merecen” estar allí para hacer lugar a quienes no lo merecen, que saben que no son dignos y que no tienen esperanza alguna de ser dignos.  Ninguno de nosotros puede, por mérito propio, tan siquiera darse el lujo de imaginar que tal vez “se ganó el cielo”.  Si Dios nos invitó es precisamente porque somos indignos y Él escogió amarnos así para transformarnos.  La Gracia es la tarjeta de invitación….no el mérito.
  • Habrá gente que quede fuera: Como lo hemos venido viendo a lo largo de estos 46 días, el Evangelio produce una de dos reacciones posibles en una persona: aceptación total o rechazo total.  Como contraparte, las implicaciones de estas reacciones hacen evidente que habrá gente que quedará fuera porque no aceptaron la invitación.  Habrá quienes pongan cualquier excusa para no aceptar la invitación hoy: que no estoy listo, que quiero arreglar mi vida primero, que quiero encontrarme a mi mismo, que tengo mi propia espiritualidad, etc…. Sin importar la excusa, quienes no acepten la invitación no entrarán. Punto.

2. Invitación para dejar los Ídolos (Lucas 14:25-33):  

Este texto podemos leerlo de una de dos formas: como una amenaza a dejar todo (que ciertamente nos produce una ansiedad increíble por el “alto precio” que suponemos tendríamos que pagar) o como una invitación a dejar los ídolos y enfocarnos en Él, teniendo como contexto lo que hemos venido leyendo en los primeros 24 versículos del capítulo.

Yo veo la segunda opción como la más consistente con el Evangelio.  La familia, hijos, esposa, papás, etc., no son malos en sí mismo.  Son regalos de Dios….pero cuándo se vuelven prioridad por encima de nuestro compromiso con Él, se vuelven ídolos que nos alejarán de Él.

3. Sal (Lucas 14:34-35):

La idolatría nos incapacita para cumplir con el propósito y mandato de Dios para nuestras vidas de ser sal y luz en el mundo.  Este cierre de capítulo debe ponernos a reflexionar sobre el impacto que estamos teniendo.  Si nuestras prioridades están torcidas, nuestro impacto será nulo.