Reto de los 90 Días #19: Mateo 24 y 25 – El Fin, Regresará, Preparados, Productivos, Ortopraxis

El día de hoy en el Reto de los 90 Días nos toca Mateo 24 y Mateo 25 (en el calendario sólo aparece Mateo 25, pero ayer nos quedamos en el 23).  Estos capítulos son un reto para mí.  Quienes me conocen saben y aquí lo confieso nuevamente, que la escatología no necesariamente es lo mío.  Creo que quedé curado con leer los 12 libros de Left Behind (curado por lo terriblemente malos que son, a pesar de ser una lectura entretenida) y a la vez, siempre he tenido una visión bastante simplista del tema.  Jesús regresará por nosotros, Él gana y nosotros regresamos a casa por la Eternidad.  (Seguramente hay mucho más de por medio, pero como les he confesado, no es precisamente el tema que más me apasiona).

Sin embargo, no deja de ser importante y central a nuestra fe cristiana el discutir estos temas porque están en la Palabra.  Estos textos, al igual que el resto de la Escritura son inspirados, inerrantes e infalibles y son parte de la revelación de Dios hacia nosotros y por ende, debemos leerlos con gozo, humildad y en actitud de adoración.

Los temas que destacaron para mi el día de hoy son:

1. La Realidad del Fin (Mateo 24:1-28)

Jesús, al salir del templo luego de poner en su lugar a los fariseos y saduceos nos recuerda que llegará un día pronto en el que todo esto va a terminar.  Jesús sin embargo previene a sus discípulos de no comprar cualquier idea de que el fin ya llegó o de que Él ya regresó a la Tierra.  Es importantísimo tomar en serio lo que el Señor nos dice aquí porque existe un extraño morbo y miedo por las cosas del fin entre los creyentes.  Nos obsesionamos y salimos asustados porque empezamos a especular, a tratar de “leer las señales” y en vez de crecer nuestro afecto por el Señor y nuestra pasión por el Evangelio, nos da miedo y empezamos a pensar en las cosas que ya no vamos a hacer si Jesús regresara mañana.

Jesús en Su misericordia y gracia nos anuncia que el fin vendrá y nos da algunas señales para estar atentos.  Lo que Él nos dice es suficiente, no necesitamos obsesionarnos por los detalles.

2. Regresará (Mateo 24:29-51)

Lo más hermoso de la escatología es la seguridad de que Jesús va a regresar.  Debemos anticipar Su venida con gozo, desearla, repetir la frase de Apocalipsis 22: “Ven Señor Jesús”.  No nos acostumbremos mucho a esta vida, al pecado y a los placeres que hoy tenemos que son simplemente sombras de la Promesa.  Jesús regresará y no habrá duda que es Él cuándo regrese.  No nos dejemos engañar con espejitos.  Cuándo Él venga, TODOS se van a dar cuenta. ¡Ven Señor Jesús!

3. Preparados (Mateo 25:1-13)

Esta primera parábola de Jesús acerca del fin nos llama a un sentido de urgencia importante.  Nos llama a no ser insensatos, a estar atentos, a estar alerta y preparados.  No se trata sólo de esperar, se trata de esperar estando preparados para esperar el tiempo que sea necesario.  En la parábola el novio tardó.  No sabemos cuándo vendrá Jesús, pero sabemos que vendrá.  Debemos estar preparados para recibirlo en cualquier momento, sea cuándo este fuere. ¿Cómo te preparas tu?

4. Productivos (Mateo 25:14-30)

Durante este tiempo de espera y preparación para la venida del Señor, Jesús nos invita también a trabajar, a ser productivos.  La espera no es un acto pasivo.  El sentido de urgencia de la inminente venida de Jesús nos debe mover al evangelismo, al discipulado, a la fidelidad en todo lo que hacemos.  No sabemos cuándo regresará, pero más que “nos agarre confesados”, que nos encuentre trabajando por Él y para Él en cualquiera que sea nuestra vocación y llamado.

5. Ortopraxis (Mateo 25:31-36)

Jesús ha venido construyendo para nosotros durante 25 capítulos de este primer Evangelio una base doctrinal más que sólida.  Nos ha revelado Quién es Él, a qué vino y qué hace.  Nos ha invitado a Su Misión, a ser parte e la Gran Historia.  En el cierre del capítulo 25, nos desafía a llevar esa ortodoxia (creencia correcta) a una ortopraxis correcta (práctica correcta).  Jesús nos muestra que el camino de la fe no está vacío de la acción.  Si bien nuestra salvación no depende de ninguna acción nuestra, nuestra respuesta a tan maravillosa Gracia sólo puede ser la acción correcta de entregar nuestra vida en servicio y amor a los demás.  ¿Cómo practicas lo que crees?

¿Qué aprendiste hoy en esta lectura? ¿Cómo resumes esta semana del reto?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s