Hunger Games y el Evangelio: Opinión con Pinzas

Escribo este post con pinzas por dos razones principales: 1. No he leído los libros y 2. Tengo sentimientos encontrados con la película.  Recién vi la película el fin de semana pasado y salí con una sensación rara.  La película, como obra cinematográfica es muy, muy buena.  Buena actuación, escenografía, historia, música, etc.  Sin embargo, hay algo fundamentalmente enfermo en ir a ver una película en dónde la trama se centra en niños matándose entre si (no lleven a sus hijos/sobrinos a ver la película).

Respecto a los libros, creo que sí los leeré, aunque no son libros que dejaría leer a mis hijas (hoy tienen 7 y 5 años).

¿Qué me atrae de la historia que me hace reflexionar acerca del Evangelio, especialmente ahora que estamos iniciando Semana Santa?  Me atrae justamente lo que me repele más de la película…..los Tributos.

Si no han visto la película, se las voy a arruinar, así que paren de leer.  Si ya la vieron, continuen….

En la trama de Hunger Games, el pueblo de Panem (que parece una parodia sarcástica de USA en un futuro no muy distante…una USA mezclada con lo peor de Roma en su época de gloria) está dividido en distritos.  Cuándo estos distritos se rebelan contra el gobierno central que los oprime, se desata una revolución sumamente sangrienta que termina siendo derrotada por el Estado.  El Estado entonces, luego de forzar la paz (a lo Pax Romana) sobre los pobladores de los 12 distritos, decide, como manera de recordar la paz y como recordatorio de los males de la guerra (y lo que les pasa a los que se rebelan), iniciar una nueva tradición a la que le dan el nombre de Hunger Games (Juegos de Hambre) en la que cada distrito “ofrece voluntariamente” a 2 jóvenes, un hombre y una mujer, entre los 12 y 18 años de edad (los Tributos), para que participen en los Hunger Games y allí libren una batalla a muerte en dónde uno solo sobrevivirá y será colmado de riqueza y fama.

¿Qué tiene que ver esto con el Evangelio? Al ver Hunger Games, nos repele el hecho de que inocentes sean ofrecidos para morir en favor de la paz del pueblo.  ¿No es esto mismo el Evangelio? Un Inocente (el único) se ofreció a Sí mismo como pago por los pecados pasados, presentes y futuros de la humanidad y a través de la Sangre derramada en la Cruz, hacer la paz y reconciliarnos consigo mismo (Colosenses 1: 15-20). Sin embargo, a diferencia de los Hunger Games, en donde los Tributos son seleccionados al azar y van contra su voluntad a dar la vida por gente que no conocen y que jamás apreciarán su sacrificio en favor de una paz que nadie valora, Jesús dió Su vida voluntariamente, sin importar la vergüenza y a traer Paz verdadera….eterna:

7 Una vez más Jesús les dijo: «De cierto, de cierto les digo: Yo soy la puerta de las ovejas. 8 Todos los que vinieron antes de mí, son ladrones y salteadores; pero las ovejas no los oyeron. 9 Yo soy la puerta; el que por mí entra, será salvo; y entrará y saldrá, y hallará pastos. 10 El ladrón no viene sino para hurtar, matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia. 11 Yo soy el buen pastor; el buen pastor da su vida por las ovejas. 12 Pero el asalariado, el que no es el pastor ni el dueño de las ovejas, huye y abandona las ovejas cuando ve venir al lobo, y el lobo las arrebata y las dispersa. 13 Al que es asalariado, no le importan las ovejas. 14 Yo soy el buen pastor. Yo conozco a mis ovejas, y ellas me conocen a mí, 15 así como el Padre me conoce a mí, y yo conozco al Padre; y yo pongo mi vida por las ovejas. 16 También tengo otras ovejas, que no son de este redil; también a aquéllas debo traer, y oirán mi voz, y habrá un rebaño y un pastor. 17 Por eso el Padre me ama, porque yo pongo mi vida para volver a tomarla. 18 Nadie me la quita, sino que yo la doy por mi propia cuenta. Tengo poder para ponerla, y tengo poder para volver a tomarla. Este mandamiento lo recibí de mi Padre.» (Juan 10:7-18 RVC énfasis mío)

1 Por lo tanto, también nosotros, que tenemos tan grande nube de testigos a nuestro alrededor, liberémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante. 2 Fijemos la mirada en Jesús, el autor y consumador de la fe, quien por el gozo que le esperaba sufrió la cruz y menospreció el oprobio, y se sentó a la derecha del trono de Dios.

3 Por lo tanto, consideren a aquel que sufrió tanta contradicción de parte de los pecadores, para que no se cansen ni se desanimen. 4 En la lucha que ustedes libran contra el pecado, todavía no han tenido que resistir hasta derramar su sangre; 5 y ya han olvidado la exhortación que como a hijos se les dirige:

«Hijo mío, no menosprecies la disciplina del Señor,
ni te desanimes cuando te reprenda;
6 porque el Señor disciplina al que ama,
y azota a todo el que recibe como hijo.» (Hebreos 12:1-6)

La historia de Hunger Games no es ni nueva, ni ficticia.  La historia verdadera es aún más hermosa y es una historia que necesitamos conocer, vivir y en la que debemos confiar.  El Evangelio verdadero glorifica a Dios a través del sacrificio del único Tributo que pudo pagar la tremenda deuda que tenemos hacia Dios y que restituye Su Gloria a través de la Salvación y restauración de su Creación más preciada…nosotros…y por consecuencia, el mundo que Él creo para glorificarse.

Si van a ver la película esta semana o leer los libros, no olviden la Cruz….es más, lean acerca de la Cruz.

One comment

  1. Juan Callejas · abril 2, 2012

    Reblogged this on Asociación de Empresarios Cristianos and commented:

    Un comentario sobre la película de moda….

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s