Reto de los 90 Días #22: Mateo 28 – Resurrección, Duda, Comisión


El día de hoy en el Reto de los 90 Días nos toca Mateo 28.  Con esta lectura terminamos el primero de los 4 Evangelios.  Este capítulo es el cierre perfecto a todo lo que hemos venido aprendiendo de la Persona, vida, obra y muerte de Jesús.  Hay tres cosas que quisiera destacar en esta ocasión:

1. Resurrección (Mateo 28:1-10)

Este pasaje es de los más hermosos de toda la Escritura.  ¡Jesús resucitó! Vemos en la historia de las mujeres que fueron a buscarlo al sepulcro nuestra historia.  Ellas iban acongojadas a rendir homenaje al muerto.  Regresaron de allí corriendo con una extraña mezcla de miedo y alegría que sólo puedo traducir como esperanza.  ¡Vieron a Jesús resucitado! Tuvieron oportunidad de caer a sus pies y adorarlo.  Comprobaron que todo lo que Él les enseñó era cierto y eso les dio una nueva energía y a proclamar el primer mensaje que Jesús resucitado les dio de anunciar que iría delante de los discípulos a Galilea para encontrarse con ellos.

¡Qué contraste con el dolor que veníamos viviendo en los 2 capítulos anteriores! La muerte fue vencida, el precio de los pecados fue pagado y ahora el acceso al Padre estaba abierto.  ¡Son noticias de gran gozo y alegría! ¿Qué causa la noticia de la Resurrección en tu vida?

2. Duda (Mateo 28:16-17)

Circulaban rumores falsos de los fariseos desesperados y dando patadas de ahogado ante la noticia y realidad de la Resurrección de Jesús.  Las mujeres habían dado el mensaje….fueron todos al lugar designado, al monte que Jesús les indicó.  Jesús está a punto de ascender al cielo y de dar sus instrucciones finales.  No puedo imaginar cuadro más sublime.

Allí, en medio de esa escena, pareciera que me encuentro yo.  Dice el texto que mientras unos adoraban a Jesús….otros DUDABAN. ¿Dudaban? ¡Sí! Dudaban.  Eran humanos….falibles…..débiles y como yo…temerosos.  ¡Qué escena más esperanzadora! No estoy solo en mis dudas y momentos oscuros.  Otros, en la misma presencia de Jesús a punto de ascender, dudaron….y Jesús no los reprendió.  Jesús estuvo con ellos y los envió en misión…..¡eso me da esperanza!

¿Qué haces tu con tus dudas?

3. Comisión (Mateo 28:18-20)

Jesús no nos deja simplemente con la evidencia de Su Resurrección y Ascensión.  No nos deja solos.  Jesús nos deja instrucciones a seguir y la certeza de que Él estará con nosotros todos los días hasta el fin del mundo.  Nos envía en misión…facultados….con propósito e instrucciones claras: enseñar lo que Él enseñó, bautizar en el nombre del Padre, Hijo y Espíritu Santo y construir discípulos….seguidores comprometidos con Él, con el Reino que nos vino a mostrar, con el prójimo que nos envió a amar.  Esta es NUESTRA misión.  Todos tenemos un papel que jugar. ¿De qué manera estás participando tu?

Reto de los 90 Días #21: Mateo 27 – Las 2 Tristezas, Pasión


El día de hoy en el Reto de los 90 Días nos toca Mateo 27.  Este es el capítulo más duro de este Evangelio.  Aquí vemos a Jesús viviendo y sufriendo en carne propia el dolor que nuestros pecados causan y la justa ira de Dios cayendo sobre Él al ponerse Él como sustituto, propiciación y expiación por nuestros pecados.

Quisiera resaltar 2 temas que me llaman la atención en este texto:

1. Las 2 Tristezas (Mateo 27:1-5)

El capítulo arranca con la historia del remordimiento de Judas por haber traicionado al Señor.  Judas reconoce que pecó y reacciona a la consciencia de su pecado.  Sin embargo, su reacción es muy distinta a la de Pedro en el capítulo 26 (69-75).  Ante la consciencia de nuestro pecado, la Biblia nos muestra que hay dos posibles reacciones: La tristeza que proviene de Dios produce arrepentimiento para salvación, y de ésta no hay que arrepentirse, pero la tristeza que proviene del mundo produce muerte. (2 Corintios 7:10 RVC) Pedro optó por el arrepentimiento para salvación…Judas optó simplemente por tristeza y remordimiento…eso lo llevó a la muerte.  ¿Qué tipo de tristeza te produce tu pecado? ¿Cómo reaccionas? ¿Buscas resolverlo tu o clamas a Él por perdón y restauración?

2. Pasión (Mateo 27:11-66)

El resto del capítulo relata lo que el Señor Jesús pasó en el proceso desde su injusto juicio hasta que fue sepultado.  Esta es la historia de lo que nuestro pecado cuesta.  No es un cuento de hadas ni un caso científico para estudiar viendo National Geographic. Esta es la historia de nuestra salvación.  Esta es la historia de la derrota del pecado.  Esta es la historia del amor de Dios.  Aquí, en el momento de mayor humillación y desgracia, es donde Dios escoge revelarse en la máxima expresión de amor que jamás en la historia se había visto ni se verá jamás.

La realidad es esta: yo soy pecador.  Por naturaleza y opción propia me he rebelado ante Dios.  He escupido al cielo y he roto cualquier posibilidad de volver a regresar a Él.  Tampoco es que lo quiera.  Sin embargo….sin embargo….SIN EMBARGO….Dios me amó.  Dios, ante la imposibilidad de nosotros, sus necias criaturas, de reparar el daño, proveyó un sustituto, un pago perfecto, una ofrenda propiciatoria en la persona de Jesús…Su Hijo, co eterno y co existente con Él, 100% hombre y 100% Dios, encarnado para ofrecer voluntariamente Su vida por pecadores como yo.

Lo único que puedo leer en este capítulo es eso.  Esperanza, amor y misericordia para alguien que como yo, ha fracasado monumentalmente en vivir la fe, en amar a su esposa, en construir una familia, en vivir una vida de adoración.  A pesar de los pesares, de quien soy y de lo que hecho (y haré en el futuro), el Creador del cielo y de la tierra me ha rescatado, perdonado y transformado.  La sangre de la que leímos hoy es la sangre por medio de la cual todas las cosas fueron reconciliadas de vuelta a Él. ¡Consumatum Est!

Hoy tengo esperanza.  Hoy es un día especial para mí. Hoy doy gracias.  Sé que Él es bueno, que es justo y que nos ama.  ¡Gracias mi Señor!

Reto de los 90 Días #20: Mateo 26 – Adoración, Traición, Comunión, Velar, Condena


El día de hoy en el Reto de los 90 Días nos toca Mateo 26.  Estamos ya en el inicio de la Pasión de nuestro Señor en dónde veremos relatada la historia que hoy nos tiene vivos, el Evangelio.  Los temas que resaltan para mi en esta lectura bastante extensa son:

1. Adoración (Mateo 26:6-13)

Luego de que Jesús terminó de dar su enseñanza sobre los últimos tiempos inició la conspiración en Su contra para matarlo.  Jesús se encuentra en Betania y vemos un cuadro hermoso de una mujer que llega a adorarle de una manera que aún a los mismos discípulos de Jesús, a quienes Él mismo les había revelado todas las cosas acerca de Él y acerca de lo que sucedería, los dejó peor que sorprendidos, indignados.  Cuándo olvidamos Quién es Él, la adoración pareciera un disparate.  La mujer lo reconoció y sin importarle el precio del regalo o lo que los demás dijeran de ella simplemente le adoró y hoy, 2000 años después, seguimos contando su historia.  ¿Cómo está nuestra vida de adoración?

2. Traición (Mateo 26:13-16)

Esta es la antítesis total a la escena anterior.  Venimos de ver una hermosa escena de adoración sin condiciones ni reservas y ni bien estamos saliendo de esa imagen, vemos a Judas salir a buscar a quienes más tarde condenarían a Jesús a muerte….todo por dinero.  ¿Cuántas veces no hemos traicionado nosotros mismos a Jesús por querer perseguir tonteritas materiales, emocionales, profesionales, etc.?

3. Comunión (Mateo 26:17-30)

Aquí vemos a Jesús enseñándonos y heredándonos el segundo Sacramento que como cristianos celebramos, la comunión.  Jesús nos enseña a recordar a través de los elementos del vino y el pan el sacrificio que Él  hizo por nosotros, pagando el precio por nuestros pecados en nuestro lugar e imputándonos Su justicia para reconciliarnos consigo mismo y darnos acceso al trono de la Gracia delante del Padre.  El sacramento de la comunión es algo valiosísimo que debemos buscar celebrar siempre en nuestras iglesias y familias para que siempre tengamos presente por qué estamos aquí, por Quién estamos aquí y cómo Su vida perfecta, muerte sustitutiva y resurrección esperanzadora son el motor que mueve nuestras vidas.

4. Velar (Mateo 26:36-46)

En este pasaje vemos la angustia de Jesús al estar a las puertas de la muerte.  Él sabe lo que le va a pasar, pero más allá del dolor físico, sabe que está por caer sobre Él el peso del pecado del mundo.  Todos y cada uno de nosotros estamos a punto de matarlo.  Jesús se lleva a su grupo más cercano a que lo acompañen en esta angustia….y el cansancio los vence.  No sabemos por qué están cansados (la hora, la caminata, la cena, etc.), pero sabemos que Jesús los llama -al igual que nos previno en la parábola de las 10 vírgenes- a velar, a estar preparados a orar para NO CAER EN TENTACION.  Ante las pruebas, la primera salida es la más fácil…escapar, ceder ante la tentación huir y desistir.  Suena fácil….no encaramos el problema, anteponemos nuestro “derecho” a la paz, a ser felices, a qué se yo, antes de perseverar en oración, esperar, sufrir bien y seguir el ejemplo del Maestro.  Velemos y oremos para que no entremos en tentación.

5. Condena (Mateo 26:47-74)

El resto del capítulo relata el arresto y absurdo juicio que el Sanedrín hace con Jesús para luego condenarlo a morir.  Para ellos ya era cosa juzgada….harían todo lo posible por encontrarlo culpable “de algo”…lo que fuera, pero que fuera lo suficiente para matarlo y quitarse de encima quién había desenmascarado su religiosidad, su falsedad y su ignorancia de las Escrituras.  Jesús se mantuvo firme…aún ante el abandono de sus discípulos, aún con Pedro negándolo públicamente, Él sabía Quién era y por qué y para qué estaba aquí.  Jesús nunca cedió…a pesar de que en Su completa humanidad Él sabía lo que esto iba a demandar de Él….sin embargo, lo hizo.  Jesús nos ama…por eso lo hizo.  ¿Has reflexionado sobre esto?

¡Feliz fin de semana!

Reto de los 90 Días #19: Mateo 24 y 25 – El Fin, Regresará, Preparados, Productivos, Ortopraxis


El día de hoy en el Reto de los 90 Días nos toca Mateo 24 y Mateo 25 (en el calendario sólo aparece Mateo 25, pero ayer nos quedamos en el 23).  Estos capítulos son un reto para mí.  Quienes me conocen saben y aquí lo confieso nuevamente, que la escatología no necesariamente es lo mío.  Creo que quedé curado con leer los 12 libros de Left Behind (curado por lo terriblemente malos que son, a pesar de ser una lectura entretenida) y a la vez, siempre he tenido una visión bastante simplista del tema.  Jesús regresará por nosotros, Él gana y nosotros regresamos a casa por la Eternidad.  (Seguramente hay mucho más de por medio, pero como les he confesado, no es precisamente el tema que más me apasiona).

Sin embargo, no deja de ser importante y central a nuestra fe cristiana el discutir estos temas porque están en la Palabra.  Estos textos, al igual que el resto de la Escritura son inspirados, inerrantes e infalibles y son parte de la revelación de Dios hacia nosotros y por ende, debemos leerlos con gozo, humildad y en actitud de adoración.

Los temas que destacaron para mi el día de hoy son:

1. La Realidad del Fin (Mateo 24:1-28)

Jesús, al salir del templo luego de poner en su lugar a los fariseos y saduceos nos recuerda que llegará un día pronto en el que todo esto va a terminar.  Jesús sin embargo previene a sus discípulos de no comprar cualquier idea de que el fin ya llegó o de que Él ya regresó a la Tierra.  Es importantísimo tomar en serio lo que el Señor nos dice aquí porque existe un extraño morbo y miedo por las cosas del fin entre los creyentes.  Nos obsesionamos y salimos asustados porque empezamos a especular, a tratar de “leer las señales” y en vez de crecer nuestro afecto por el Señor y nuestra pasión por el Evangelio, nos da miedo y empezamos a pensar en las cosas que ya no vamos a hacer si Jesús regresara mañana.

Jesús en Su misericordia y gracia nos anuncia que el fin vendrá y nos da algunas señales para estar atentos.  Lo que Él nos dice es suficiente, no necesitamos obsesionarnos por los detalles.

2. Regresará (Mateo 24:29-51)

Lo más hermoso de la escatología es la seguridad de que Jesús va a regresar.  Debemos anticipar Su venida con gozo, desearla, repetir la frase de Apocalipsis 22: “Ven Señor Jesús”.  No nos acostumbremos mucho a esta vida, al pecado y a los placeres que hoy tenemos que son simplemente sombras de la Promesa.  Jesús regresará y no habrá duda que es Él cuándo regrese.  No nos dejemos engañar con espejitos.  Cuándo Él venga, TODOS se van a dar cuenta. ¡Ven Señor Jesús!

3. Preparados (Mateo 25:1-13)

Esta primera parábola de Jesús acerca del fin nos llama a un sentido de urgencia importante.  Nos llama a no ser insensatos, a estar atentos, a estar alerta y preparados.  No se trata sólo de esperar, se trata de esperar estando preparados para esperar el tiempo que sea necesario.  En la parábola el novio tardó.  No sabemos cuándo vendrá Jesús, pero sabemos que vendrá.  Debemos estar preparados para recibirlo en cualquier momento, sea cuándo este fuere. ¿Cómo te preparas tu?

4. Productivos (Mateo 25:14-30)

Durante este tiempo de espera y preparación para la venida del Señor, Jesús nos invita también a trabajar, a ser productivos.  La espera no es un acto pasivo.  El sentido de urgencia de la inminente venida de Jesús nos debe mover al evangelismo, al discipulado, a la fidelidad en todo lo que hacemos.  No sabemos cuándo regresará, pero más que “nos agarre confesados”, que nos encuentre trabajando por Él y para Él en cualquiera que sea nuestra vocación y llamado.

5. Ortopraxis (Mateo 25:31-36)

Jesús ha venido construyendo para nosotros durante 25 capítulos de este primer Evangelio una base doctrinal más que sólida.  Nos ha revelado Quién es Él, a qué vino y qué hace.  Nos ha invitado a Su Misión, a ser parte e la Gran Historia.  En el cierre del capítulo 25, nos desafía a llevar esa ortodoxia (creencia correcta) a una ortopraxis correcta (práctica correcta).  Jesús nos muestra que el camino de la fe no está vacío de la acción.  Si bien nuestra salvación no depende de ninguna acción nuestra, nuestra respuesta a tan maravillosa Gracia sólo puede ser la acción correcta de entregar nuestra vida en servicio y amor a los demás.  ¿Cómo practicas lo que crees?

¿Qué aprendiste hoy en esta lectura? ¿Cómo resumes esta semana del reto?

Reto de los 90 Días #18: Mateo 22 y 23 – Los Invitados, Tramposos, lo Importante, ¡Ay de ustedes!


Hoy en el Reto de los 90 Días nos toca Mateo 22 y Mateo 23.  Jesús continúa anunciando con denuedo el Mensaje del Reino a través de parábolas y sigue agresivamente denunciando la religiosidad de la época y lugar en dónde está predicando.  Estos son dos capítulos fuertes en donde vale la pena busquemos dirección del Espíritu Santo no sólo para entender, sino para que también revele en nuestros corazones si tenemos el mismo tipo de actitudes y corazón que estas personas tenían.

De estos capítulos, resaltan para mi los siguientes temas:

1. Los Invitados (Mateo 22:1-14)

Esta es una parábola interesantísima.  Muestra como los invitados “por derecho” -podría sugerir en aquella época a los judíos- a la fiesta final rechazan la invitación e incluso matan a los mensajeros que llevan la invitación (los profetas) y luego pasa a mostrar cómo el Rey invita a la fiesta a quienes no merecían estar allí.  Lo interesante es como aquellos que no merecen estar allí se sienten honrados de ser invitados y a pesar de sus limitaciones, hacen todo lo posible para arreglarse para disfrutar del evento….todos menos uno y a ese uno, que podemos suponer no le importó hacer el esfuerzo por arreglarse para la fiesta, parecería no importarle nada más que consumir lo que la fiesta ofrece….él es echado fuera y no se le permite participar.

Cuántas veces nos hemos creído “con derecho” a las bendiciones de Dios…o cuántas veces menospreciamos la Gracia de Dios en recibirnos y no nos movemos para agradarlo, para prepararnos para estar con Él.  Una parábola y mensaje durísimo.

2. Tramposos (Mateo 22:15-33)

Vuelven a entrar en escena los “boys”….los fariseos y los saduceos.  Debemos ver bien hacia las intenciones de estas personas.  Buscan atrapar a Jesús.  Quieren hacerle alguna pregunta en donde lo pongan en jaque y puedan a partir de allí desacreditarlo.  Los fariseos se preocupan por cuestiones legales y quieren agarrar a Jesús en una cuestión de tributos (aparentemente se les olvidó como Jesús siempre juega por las reglas y paga los tributos que le corresponden) y no pueden…Jesús raya la cancha y afirma las obligaciones que tenemos tanto con Dios como con las autoridades terrenales.

Los saduceos quieren ponerse más “salsas” y sabiendo que ellos niegan la resurrección, le plantean a Jesús una situación absurda en la que malinterpretan la Escritura y argumentan desde los extremos.  Jesús los baja de la moto nuevamente y les aclara algo fundamental: NO ENTIENDEN LAS ESCRITURAS.

Ambos llamados de atención debemos tomarlos muy en cuenta. ¿Cuántas veces no nos hemos enredado en argumentos falaces con desconocimiento total de la Palabra para hacer afirmaciones teológicas absurdas? ¿Cuántos hemos caído en las trampas de la Teología de la Liberación, Teología de la Prosperidad, Deísmo Moralista Terapéutico, movimientos “cristianos” judaizantes, “pare de sufrir”, etc, etc, etc? ¿Cuántos hemos querido justificar algún pecado sacando de contexto algún versículo o argumentando desde los extremos? ¡Cuidado!

3. Lo Importante (Mateo 22:34-45)

En esta porción, Jesús hace dos afirmaciones importantísimas acerca de Él y del Reino:

1. Establece la prioridad de amar a Dios sobre todas las cosas y que eso, por extensión, se traduce en amor al prójimo.  Aquí vemos cumplida la ley de Dios, en el amor que fluye de Dios y que podemos extender horizontalmente hacia nuestro prójimo (familia, iglesia, amigos, etc.)

2. Jesús pone en un jaque teológico a los fariseos y desnuda su ignorancia de las Escrituras, a la vez afirmando quién es Él.  Es la transición perfecta para hablar desde una posición de suprema autoridad y hacer las denuncias que a continuación vendrían en el capítulo 23.

4. ¡Ay de ustedes! (Mateo 23:1-39)

Confieso que este es uno de mis pasajes favoritos de la Biblia.  Es una denuncia frontal a la religiosidad y falsedad religiosa que imperaba en es época y que cuando lo leo, no deja de hacerme pensar en la cantidad lamentable de falsos maestros y pastores que hoy predican mentiras y cargan a congregaciones con absurdas reglas e imposiciones.  Es de esos pasajes que lo indignan a uno, pero que también, lamentablemente me llevan a pecar de arrogante…porque me pongo a pensar en otros y no hago una revisión de mi corazón para que el Espíritu me muestre como he fallado tantas veces en los mismos errores.  Examinemonos.

  • ¿Practicamos lo que predicamos? ¿Queremos liderar porque hablamos bien, aunque en secreto estamos llenos de pecado y mentira? He sido culpable de esto…. (Mateo 23:1-12)
  • ¿Somos un impedimento para que quienes nos han confiado su aprendizaje puedan aprender, crecer y madurar espiritualmente? He sido culpable de esto… (Mateo 23:13-15)
  • ¿Le hemos dado importancia “espiritual” a cosas sin trascendencia y lo hemos convertido en regla/dogma en nuestros grupos en casa, familias o congregaciones? He sido culpable de esto…(Mateo 23:16-22)
  • ¿Nos hemos creído más religiosos o espirituales de los demás porque cumplimos a cabalidad con los ritos visibles? He sido culpable de esto… (Mateo 23:23-24)
  • ¿Hemos proyectado la imagen del cristiano ideal mientras que por dentro nos podrimos de basura y pecado oculto? He sido culpable de esto… (Mateo 23:25-28)
  • ¿Hemos vivido de glorias pasadas, saludado con sombrero ajeno y destruido a quienes vienen a desafiar nuestra religiosidad con la verdad del Evangelio? He sido culpable de esto… (Mateo 23:29-36)

El final del capítulo es sumamente triste. Jesús llora sobre Su ciudad.  La esperanza que me trae esto es que la historia no terminó allí.  Jesús no sólo lamentó…hizo algo al respecto.  Jesús cargó con todos esos pecados de los que he sido culpable y pagó por ellos en la Cruz….tomó mi pecado, pagó el precio y me vistió con Su justicia.  No soy perfecto….lejísimos de ello, pero en Su Gracia voy caminando hacia adelante en los días buenos en los que gano las batallas y los días en los que fracaso miserablemente cediendo ante el pecado.  Jesús, sin embargo me sostiene y me está limpiando y liberando de ese “fariseo interior” que me tiene atrapado.

Reto de los 90 Días #17: Mateo 21 – Ironía, Ordenando la Casa, Mi Historia, Cobardes, Esperanza


Hoy en el Reto de los 90 Días nos toca Mateo 21.  Con este texto entramos ya de lleno a los últimos días de Jesús en la Tierra y nos empezamos a preparar para meditar en la Cruz y la Resurrección.  El texto arranca con lo que tradicionalmente conocemos en Guatemala como el “Domingo de Ramos”, la entrada triunfal de Jesús a Jerusalén montado sobre un burro y la gente aclamándolo y alabándole al verlo entrar ante el asombro de las autoridades religiosas y políticas de la ciudad.  Con este punto de partida, quisiera destacar varios temas que salen en este capítulo:

1. Ironía (Mateo 21:1-11)

Por más hermosa que sea la historia de la entrada triunfal, por más veces que veamos la escena en películas acerca de Jesús o por más ramitas de corozo que tengamos, no me deja de sorprender lo irónico de este pasaje.  Digo ironía porque es esta misma gente que aquí al entrar le aclama como rey, quien un pocos capítulos en el texto y días en la historia, estaría gritando “¡Crucifíquenle!” y pidiendo a un conocido criminal en Su lugar para ser liberado.  Es irónico porque cuenta mucho de nuestra historia….somos eufóricos cuando nos conviene en las cosas de Dios, pero cuando la cosa aprieta, prácticamente le damos la espalda a la Cruz y lo desconocemos.  Y aún así, Jesús fue a la Cruz menospreciando esa burla y contradicción porque sabía que algo mejor vendría.

2. Ordenando la Casa (Mateo 21:12-17)

Jesús no pierde tiempo e inmediatamente va al templo y hace una denuncia pública de la religiosidad vacía del pueblo.  Va a ordenar la casa, a llamarnos a una fe genuina y no una transaccional, a respetar Su Casa.  Es increíble que en medio de todo este escenario, quienes alaban a Jesús a pesar de todo lo que sucede son los niños….los de fe pura y genuina, que lo reconocen y no tienen agenda escondida.  Los que se indignan son los religiosos…los que vieron en el hacer obras, en el cumplir con ritos, un camino más fácil, más controlable, que el de la hermosa Gracia de Dios.

3. Mi Historia (Mateo 21:18-22)

Esta porción del texto me habla a mi.  Jesús maldice a la higuera porque esta aparenta ser fructífera, pero al acercarse Jesús, ve que es pura apariencia, no hay fruto.  Tengo una lamentable historia de hipocresía y apariencias.  He sido esta higuera muchísimas veces, aparentando una cosa pero en mi corazón perdido y “ensimismado”.  Se que Jesús me rescató, y cuándo leo esta historia sé que Él tiene misericordia de mi y no me ha maldecido para que me seque.  Sin embargo, debo estar alerta, arrepentirme continuamente y dejar de parecer….y empezar a ser.

4. Cobardes (Mateo 21:23-27)

Ante la imposibilidad de hacer nada más, al regresar Jesús al templo, los fariseos solo pueden intentar seguir desacreditándolo de manera cobarde.  Jesús los desafía, ellos en lugar de clamar misericordia, de manera cobarde se retiran de la contienda. ¿No nos ha pasado a nosotros lo mismo? Increpamos a Dios buscando solución a nuestros problemas y cuándo Él nos llama al orden, nos corrige amorosamente y nos desafía a algo distinto, queremos escapar de Él, no dar la cara y seguir auto justificándonos a nosotros mismos.

5. Esperanza (Mateo 21:28-45)

A pesar de que estas parábolas son durísimas, son para mí tesoros de esperanza.  En estas dos parábolas vemos la misericordia de Dios actuando porque nos muestra a quién vino a rescatar Jesús y cómo ninguno de nosotros, por pecadores que seamos, estamos fuera del alcance de su Gracia y Misericordia.  Pudimos haber sido los hijos desobedientes que en arrepentimiento buscaron hacer la voluntad del Padre….podemos ser de los siervos de segunda mano a quienes el Señor les entregó el viñedo para que en nosotros produzca fruto.  Jesús desarma a los religiosos y empodera con Su Gracia a nosotros….los pecadores, los indignos y los que no merecemos…para dar fruto para Su Gloria y construir Su Reino sobre la Roca Angular que es Él.  Hay esperanza para todos.

¿Qué viste tu en este capítulo?

El Reto de los 90 Días #16: Mateo 20 – Suficiente, la Misión, Obsesión con lo Mismo, Denuedo


Hoy en el Reto de los 90 Días nos toca Mateo 20.  Poco a poco nos acercamos al clímax de este primer Evangelio y a la fecha, Jesús nos ha llevado a través de un viaje durísimo pero lleno de misericordia a través de nuestro corazón reflejado como un espejo en las historias de milagros, los tropiezos de los discípulos y la arrogancia de los fariseos.

El pasaje de hoy no es menos hermoso y desafiante. Quiero destacar los siguientes temas:

1. Suficiente (Mateo 20:1-16)

Esta parábola tiene muchas aristas.  Yo la he usado con mayor frecuencia para enseñar sobre temas de economía, justicia y temas relacionados.  Sin embargo, en esta ocasión quiero destacar un lado que me brinca de la página y es la verdad de la suficiencia de Jesús, Su Vida, Su Sacrificio, Su Resurrección, Su Gracia.  El problema con los trabajadores de la “primera hora” con el dueño (ojo…el conflicto es con el dueño, no con los trabajadores de la última hora) es que quieren más.  Se les ofreció un pago por su trabajo, una recompensa por su esfuerzo y se les pagó lo acordado….pero para ellos no era suficiente a la luz de que otros que entraron más tarde recibieron lo mismo que ellos.  ¿Se parece a nosotros? Creemos que “merecemos” más de Dios (más que la Salvación, más que la Gracia, más que Su Amor inmerecido) porque ya “pagamos derecho de piso” o tenemos “derecho de antigüedad” por haber estado en la iglesia por años, etc.  Se nos olvida que ya lo tenemos todo…más de lo que merecemos (y que encima de todo, no es ganado por nuestro esfuerzo) y queremos “un nuevo nivel” (¡Alguien que me encuentre esta frase en la Biblia por favor!)….lo queremos en forma de salud, dinero, relaciones bonitas, etc….y se nos olvida que SU GRACIA ES SUFICIENTE.  Nos creemos con más derechos que otros “pecadores”, olvidando que todos partimos con un saldo tan negativo que es imposible, aparte de la Cruz, tan siquiera “quedar tablas”.  Y sí…Dios bendice, sana, restaura e incluso, puede prosperar….pero no es un derecho, no es un “privilegio de ser hijos del Rey”….es GRACIA SOBRE GRACIA….inmerecida y por amor. ¿Cuándo aprenderemos esto?

2. Misión (Mateo 20:17-19)

Jesús siempre nos recuerda Su Misión.  Se nos olvida muy rápido lo que Él vino a hacer y lo confundimos con tantas otras cosas triviales.  No pasemos este pasaje por alto y reflexionemos en el Evangelio.

3. Obsesión con lo Mismo (Mateo 20:20-28)

Quienes me conocen, saben que tengo un conflicto con la obsesión que tiene la Iglesia en Guatemala con el liderazgo.  Todo el mundo quiere ser líder…todos aspiran a llegar más alto, a tener más gente a su cargo, a tener mayor influencia.  Estamos obsesionados con el tema.  Hay libros, seminarios, prédicas, programas radiales….en fin…..de todo para ser un mejor líder.  Nadie quiere servir…..

Este pasaje nos baja de la moto.  Jacobo y Juan, unos hermanos cobardes hijos de mami, le piden a su mamita que les consiga “hueso” con Jesús en el cielo…(ojo con el descaro…Jesús acaba de hablar de Su muerte…..).  Rapidito Jesús los baja de la moto….les recuerda que no se trata de quién está a la cabeza, sino de quien sirve y de quien sirve bien.   Estamos llamados a servir, no a enseñorearnos sobre otros.  El tema del servicio no es “sexy”….no llenará centros de convenciones, pero es lo que Jesús predicó y enseñó…..

4. Denuedo (Mateo 20:29-34)

¿Qué importa el qué dirán? ¡Jesús está pasando por aquí….el puede sanar!  Los ciegos…que nunca habían visto a Jesús o Sus milagros…solo habían escuchado lo que Él podía hacer.  Escucharon que Él venía y se dejaron ir con todo…buscándolo con toda su fuerza y corazón….no les importó la multitud, la pena ajena ni el qué dirán….lo querían a Él….sólo a Él.  Jesús tuvo misericordia de ellos y los sanó.  Leo este pasaje y me llama la atención como esto opera de la misma forma hoy en día.  Ayer tuve la bendición de leer el blog de KC Reed, misionera de The Village Church en Casa de Libertad y leo esa misma pasión y denuedo en buscar a Jesús de manera más apasionada y profunda….se los recomiendo.

¿Qué podemos aprender de este pasaje hoy?

Reto de los 90 Días #15: Mateo 18 y 19 – Niños y Cuidado Mutuo, Perdón, Divorcio, Nos Recibe, Moralismo vs Dios,


El día de hoy, en el Reto de los 90 Días nos toca Mateo 18 y 19.  Esta secuencia de capítulos está cargadísima y espero todos busquemos la guía del Espíritu Santo para que con un espíritu humilde aprendamos todo lo que el Señor nos enseña allí.  Los temas que allí vi y que me llaman la atención para ir comentando juntos son:

1. Niños y Cuidado Mutuo (Mateo 18:1-14)

Este pasaje se conforma de tres secciones de las que podemos aprender mucho si las leemos por separado, pero si las leemos de corrido vemos algo hermoso que sucede aquí.  Vemos a Jesús dando un valor especial a los niños, tanto a los que por edad aún son niños, pero extendiendo también la analogía a quienes son niños en la fe.  Jesús valora la fe de un niño, tanto en ellos como en nosotros, porque esta es verdaderamente genuina, honesta y sin pretender algo o buscar alguna agenda oculta.  Luego, Jesús nos hace un llamado….si todos debemos ser como niños, debemos cuidarnos mutuamente.  El llamado a no hacer caer a los más pequeños es un llamado al cuidado mutuo a protegernos, acuerparnos y defendernos de la mentira, del pecado, de la herejía, etc.

Jesús cierra esta sección recordándonos la Gracia.  Jesús ese ese que deja todo por una oveja perdida, que va y la busca, que la rescata y la cuida.  Las ovejas perdidas somos nosotros…o al menos en algún momento lo fuimos.  Jesús no se rinde en la búsqueda por los perdidos. ¿Nos hemos rendido nosotros alguna vez? ¿Hemos descartado a alguien o lo hemos dado por perdido? ¿Qué dice eso de nuestro caminar cristiano?

2. Perdón (Mateo 18:15-35)

Es importante que no perdamos el contexto de lo anterior al entrar a esta exposición tan hermosa que Jesús hace sobre el perdón.  El versículo 15 inicia con la frase “por tanto”, lo que indica que lo que Jesús está por decir está íntimamente relacionado con lo expuesto arriba.  Ese cuidado mutuo, humildad y amor por los perdidos que Dios muestra, es lo que debe movernos a buscar reconciliar todas nuestras relaciones.  Jesús en este pasaje carga a la parte ofendida a ir a buscar el perdón y la reconciliación…SIEMPRE, por eso la reprensión a Pedro sobre cuántas veces debemos perdonar.  Jesús nos sube el estándar siempre y nos lleva a buscar el perdón Y la reconciliación.  ¿Fallamos si no hay reconciliación? No.  Fallamos si no somos intencionales y proactivos en buscarla INDEPENDIENTEMENTE de quién sea el ofensor o el ofendido.

Ahora, Jesús sabe lo difícil y casi imposible que estoy puede parecernos, por eso nos cuenta la parábola de los dos deudores.  El propósito de esta parábola es mostrarnos el tamaño de nuestra ofensa hacia Dios en relación a cualquier ofensa que alguien pudiera haber cometido en nuestra contra, y de cómo Dios nos perdona a nosotros nuestra ofensa hacia Él….a pesar de lo grande que esta es.  Esto fue posible por la Cruz….por eso es tan importante que entendamos bien el Evangelio.

3. Divorcio (Mateo 19:1-12)

Nuevamente, no perdamos el hilo porque este pasaje puede muy fácilmente sacarse de contexto.  Recordemos la sombrilla que traemos sobre la humildad, el cuidado mutuo y el perdón.  Veamos por partes el pasaje:

1. Es MUY IMPORTANTE leer el pasaje en el contexto de lo que está sucediendo.  La INTENCION de los fariseos es de tender una trampa a Jesús.  A ellos no les interesa el tema de matrimonio y divorcio tanto como les interesa atraparlo y poder desacreditar la enseñanza de Jesús.  Leamos bien la pregunta de los fariseos antes de seguir adelante.

2. Es importante como Jesús, antes de responder a la pregunta puntual acerca del divorcio, defiende y DEFINE al matrimonio como algo diseñado por Dios, y por ende, indisoluble por el hombre (esto nos ayuda a entender mejor Efesios 5).  La frase de Jesús al final del versículo 8: “al principio no fue así” es importantísima porque sitúa al matrimonio como algo anterior al pecado y la caída, lo que le da un carácter aún más sagrado a la institución que fue diseñada para reflejar la relación de Jesús con la Iglesia (algo que vemos remarcado también al leer al profeta Oseas).

3. Jesús va a la raíz del asunto nuevamente: la dureza de corazón.

4. No podemos leer la famosa “claúsula” fuera del contexto de los primeros 8 versículos y mucho menos ajeno a todo lo que leímos en el capítulo 18.  La reacción de los discípulos es comprensible.  El matrimonio es algo serio que no debemos tomar a la ligera.

4. Nos Recibe (Mateo 19:13-15)

En ese momento, Jesús recibe a los niños.  Es increíble esto porque Jesús acaba de hablar de algo crucial para el desarrollo y vida de los niños…la integralidad del matrimonio de sus padres.  ¡Qué hermosa enseñanza! Jesús nos pide que seamos como niños….y nos cobija bajo el amor incondicional que Él muestra por Su Iglesia…Su Novia.  Jesús no abandona a Su Novia….y siempre recibe a los que son como niños.

5. Moralismo y Dios (Mateo 19:16-30)

Entra en escena nuevamente el moralista….el que quiere ganarse el cielo a punta de sus acciones.  Este pasaje es un marcado contraste con todo lo que hemos venido leyendo que nos lleva a la Gracia, al amor incondicional, a Jesús.  El joven rico lo quiere comprar todo….con plata o con buenas acciones.  Es increíble su arrogancia…solo llega a preguntar qué tiene que hacer….Jesús le contesta, en su arrogancia le dice que ya lo ha hecho todo….Jesús se compadece de Él y lo tira al extremo….al ver la imposibilidad de las obras, el joven, en lugar de caer de rodillas ante la Gracia se va decepcionado. ¿Cuántas veces no hemos hecho nosotros lo mismo?

Ahora, nuevamente, Jesús no nos deja desamparados.  Es evidente que para nosotros como individuos, como humanos, esto es IMPOSIBLE.  NO SE PUEDE “GANAR EL CIELO” POR ESFUERZO O MERITO HUMANO.  Sin embargo….para Dios TODO ES POSIBLE.  Allí descansa todo…en la maravillosa verdad de que todo es por Gracia, por Amor, porque Él QUIERE y PUEDE. ¿Sobre qué y en dónde descansa nuestra esperanza?  Por eso vale la pena dejar todo por Él……

¿Cómo te hablaron estos capítulos? ¡Discutamos!

¡Feliz Semana!

Reto de los 90 Días #14: Mateo 17 – Moralismo y Paz, Fe, Atención a Medias y Cumplir las Reglas


El día de hoy en el Reto de los 90 Días nos toca Mateo 17.  ¡Ya llevamos 2 semanas! ¡Cómo vuela el tiempo! Espero vayamos todos creciendo y aprendiendo mucho en este hermoso viaje a través de los evangelios.

Hay varios temas importantes en este texto.  Tal vez lo más impresionante es el pasaje sobre la Transfiguración…algo que difícilmente terminaremos de entender qué fue y cómo fue, pero lo que si sabemos es que fue algo importante para afirmar la identidad de Jesús y Su misión aquí en la Tierra.

De este capítulo, resalta para mí lo siguiente:

1. Moralismo y Paz (Mateo 17:1-13)

De todo lo que se puede decir acerca de la Transfiguración, para mi destaca esta casi caricatura de la reacción moralista que usualmente tenemos cuando estamos frente a Dios, frente a Su Majestad.  Está Jesús en plena transfiguración, un milagro que como dije al inicio, es prácticamente imposible de describir y vemos a Pedro reaccionando de la manera en que nuestro corazón moralista reacciona…quiere hacer algo para agradar a Jesús y a sus “invitados”.  ¿Se dan cuenta de lo absurdo que es esto? Imaginen el cuadro…en lugar de adorar, Pedro quiere “hacer algo”, en lugar de quedar boquiabiertos ante la escena y ver al Dios-Hombre en plena Majestad, Pedro quiere hacer las de Bob el constructor y hacer una cobachita. ¿Puntos por procedimiento? No creo.  La única respuesta allí era adoración y rendición total.

Jesús en Su misericordia no los regaña, sino les trae paz.  Su exhortación ante la reacción de Pedro, Juan y Jacobo es impresionante y una que no debe de escaparse de nuestra mente y corazón….“no tengan miedo”.

2. Fe Genuina (Mateo 17:14-21)

Este pasaje es un fuerte llamado de atención.  A los discípulos les parecía bastar con fórmulas, con seguir una serie de pasos y quasi encantamientos para librar al pobre muchacho víctima de un demonio.  Obviamente, no pudieron.  Jesús, regresando de su Transfiguración les pone los pies en la tierra y los llama al corazón del asunto: se trata de Fe.  ¿Cómo vivimos nuestra vida cristiana? ¿Creemos que el seguir una serie de pasos, tips o fórmulas mágicas nos llevarán a experimentar a lo máximo el poder del Espíritu Santo en nuestras vidas? ¿Nos hemos atrevido simplemente a creer y ser guiados?

3. Atención a Medias (Mateo 17:22-23)

Jesús luego de transfigurarse, liberar al muchacho del espíritu que lo poseía, vuelve a anunciar la Noticia…Su muerte y Su resurrección. ¿La reacción de los discípulos? Tristeza…. Lo único que se me ocurre a mi es que solo pusieron atención a la primera mitad…la de la muerte.  ¿Por qué reaccionar tristes ante la derrota de la muerte en la resurrección? Suena absurdo…quiero pensar que no pusieron atención a todo. ¿Cuál es nuestra reacción al mensaje del Evangelio?

4. Cumplir las Reglas (Mateo 17:24-27)

Me causa risa la manera en que Jesús reacciona ante el cobro del impuesto del templo. Literalmente, los patos le tiraron a las escopetas.  Le estaban cobrando impuestos al Rey, al Arquitecto, al Dueño, al Creador….a Dios. ¿Se dan cuenta de esto? Jesús mejor se ríe….pero en lugar de simplemente dejarlos burlados, Jesús es humilde y reconocer la autoridad temporal delegada sobre estas personas y accede, paga sus impuestos.  Jesús SIEMPRE juega limpio, juega por las reglas, obedece. ¿Seguimos nosotros su ejemplo?  No se trata solo de cuestionar las reglas…hay que jugar por ellas y cumplirlas también.

¿Qué te llamó la atención de esta lectura? ¡Discutamos!