Democracia, les guste o no.

Las reacciones a las recientes elecciones son sorprendentes. Nos jactamos de ser ciudadanos responsables que velan por la democracia y que exhortan a otros a emitir un voto consiente. Sin embargo, veo una gran contradicción entre esto y las reacciones que muchos han tenido referente a los resultados electorales.

No se vale que insulten a un sector de la población que votó por determinado candidato como “estúpidos, ignorantes, mantenidos, etc” (no sigo con los comentarios porque son denigrantes para las personas). Por un momento parece que la mayoría olvida esos valores de igualdad y justicia sólo porque el candidato de su elección no fue la opción ganadora.

Mis queridos chapines, si esta es la democracia que ustedes conocen, con razón tenemos los gobernantes que nos merecemos. Si para ustedes la democracia es que todos voten de acuerdo a lo que ustedes prefieren, con todo respeto, están equivocados. El propósito mismo de la democracia desde Aristóteles era para que los individuos obtuvieran al menos una parte del ideal de libertad, que es la eterna búsqueda del hombre. ¿Qué sentido tiene que ustedes busquen un país en dónde se proteja la seguridad, justicia, igualdad, libertad, y otros valores supremos, si ustedes lo primero que hacen es insultar a quienes libremente o en las condiciones particulares que fueran, escogieron su voto y lo ejercieron con todo el derecho que se les otorga?

Considero que es muy hipócrita de nuestra parte si nos unimos y hacemos organizaciones políticas y ponemos en nuestro “status” de facebook o en nuestro twitter que apoyamos a Guate, que invitamos al voto inteligente, que queremos seguridad y justicia, o que deseamos un mejor país, y a la vez no respetamos la voluntad política de nuestros guatemaltecos.

Sí, es cierto, el panorama político se ve duro, y el país necesita de nuestro trabajo para lograr la educación de nuestros niños, para reducir el TERRIBLE caso de desnutrición que se vive en el país, y para empezar a soñar con una educación cívica para nuestras futuras generaciones. Sin embargo, no podemos, de manera arrogante, llegar a pensar que todos vamos a llegar a las mismas preferencias de candidatos ni que vayamos a valorar las mismas características, porque nosotros tenemos la verdad absoluta.

Guatemala empieza a cambiar cuando dejemos a un lado nuestros prejuicios y empecemos por respetar la dignidad humana de quienes piensan de manera diferente a nosotros. Todos somos hechos a imagen y semejanza de Dios y como tal debemos ser respetados. No nos metamos a juzgar las decisiones si antes no estamos conscientes de la realidad de los que más sufren en nuestro país. La mayoría, sino TODOS los que leen este pequeño comentario, tienen acceso a internet, techo sobre el cual vivir, comida diaria, y demás bendiciones que Dios les ha dado y no pueden simpatizarse con la realidad de un 80% de nuestra población. Si este año no se logró el resultado que esperaban de sus candidatos…se trabaja más para las próximas elecciones y no nos rendimos por amor a nuestra Guatemala. Pero antes y sobre todo, se empieza por aplicar la regla de oro descrita en Mateo 7:12 “Así que en todo traten ustedes a los demás tal y como quieren que ellos los traten a ustedes.”

Amar a Guatemala, implica amar a quienes la integran, nos guste o no sus decisiones.

4 comments

  1. Juan Callejas · septiembre 13, 2011

    ¡Excelente post! No debemos olvidar que la democracia es simplemente un medio para la toma de decisiones y poderlas contar de manera eficiente. La democracia no es un fin en sí mismo, especialmente cuándo de manera arrogante queremos votar y controlar el resultado. Si bien “vox populi” NO ES “Vox Dei”, el respeto a la diversidad de opiniones en materia política es justamente lo que nos abrirá las puertas a un diálogo genuino, franco y amoroso de los issues que son importantes para nosotros como individuos, familias y sociedad. Preocupa el fanatismo político -una especie de religión que se aviva en Guatemala cada 4 años-, especialmente cuándo las campañas contraponen “buenos” contra “malos”, “mayorías morales” contra lo único que puede contraponerse “los inmorales”, etc. Cuidado con el mesianismo político. ¡Gracias Natalia por este mensaje tan necesario!

    Me gusta

  2. Pingback: Democracia, les guste o no. (via Discusión Inteligente) « Asociación de Empresarios Cristianos
  3. Pingback: Democracia, les guste o no. (via Discusión Inteligente) « Revista Emergente
  4. Pingback: Articulo Indexado en la Blogosfera de Sysmaya

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s