Una Esposa Excelente no se Encuentra se Forja

Una excelente esposa, quien la hallara? Es mas preciosa que joyas. — Proverbios 31:10

Recientemente leí un articulo que habla de este tema, una esposa excelente se forja con el tiempo con las situaciones. Adjunto comparto lo que aprendí y lo que a diario, pese a que me cueste, estoy tratando de aplicar como esposa.

Por mi forma de ser, a veces creo que mi esposo no ha encontrado una esposa excelente. Cuando he faltado en algo respecto a el, sobre exagerando y enojándome innecesariamente o no dándole su lugar frente las personas, me siento desalentada por mi falta de excelencia. La impaciencia y la falta de respeto han traido vergüenza a él en varias ocasiones.

My forma de ser y corazón, orientado a tareas, llevada por el desempeño me hace intentar componerme haciendo una lista: Una esposa excelente cocina comida saludable (no de lata), cose su propia ropa (o al menos plancha las camisas de su esposo!), habla únicamente palabras abundantes en gracia (no sarcasmo) y lee su biblia 4 horas al dia (¡esta bien, 4 minutos!).

¿Pero a quien estoy engañando con eso? Esta lista me trae mas condenación; evidencia concreta de que no puedo ser una esposa excelente por mi misma.

Es forjada no hallada

Mientras que todas estas cosas son signos de excelencia, definitivamente no son requerimientos. Acudiendo a la escritura para consuelo y conviccion, Dios me recuerda: una esposa excelente no es hallada sino forjada. Ningun hombre sale y encuentra una mujer que es la pura perfección y se casa con ella. ¡Ninguno de estos siquiera sabe lo que esto es aun!

Es el carácter de Dios, y no nuestros esposos, que pueden ser firmemente confiados. Nuestra identidad debe ser anclada únicamente en Cristo.”

Una mujer de Dios se convierte en una excelente esposa a medida que ella entiende que esta hecha a imagen de Dios, transformada en la imagen de Cristo y formada continuamente a lo largo de su vida a través de arrepentimiento y redención. La excelencia no se mide con listas de cosas por hacer; es manifestada en la vida de la esposa que conoce a Jesus íntimamente.

Trayendo verguenza

Una esposa excelente es la corona de su esposo, pero aquella que trae verguenza es como la podredumbre en sus huesos. — Proverbios 12:4

Cuando yo humildemente y honestamente evalúo los momentos en los que traigo verguenza a mi esposo, he sido lastimada por su destrucción. El traer podredumbre a sus huesos significa que los mios estan ya desintegrandose con desconfianza (incredulidad) y amargura. Nostras traemos vergüenza como esposas cuando:

  1. Nos enfocamos en el pecado de nuestro esposo
  2. Pensamos que nuestra opinion respect a algo es major, dando prioridad a nostras mismas sobre el
  3. Le hablamos duramente o le hablamos de forma derrogativa acerca de el a alguien
  4. Le negamos bendición, oración, sexo o ánimo de cualquier tipo en un esfuerzo por castigarlo, manipularlo o hacer que entienda el mensaje

La esposa que trae vergüenza a su esposo es una hija que no conoce o confía verdaderamente en su Padre celestial.

Si la identidad de una esposa esta centrada alrededor de su hombre, ella seguramente traera vergüenza cuando él la decepcione – como él inevitablemente lo hará.  Es el character de Dios y no el de nuestros esposos, el que puede ser completamente confiado. Nuestra identidad debe ser anclada en Cristo únicamente.

Hechas preciosas por Jesús

Somos echas preciosas por Jesús. Esta transformación del corazón es la base de cualquier belleza que nuestros esposos pueden experimenten en nosotros. No se trata de lo que hagamos sino de lo que nuestro precioso Salvador ha hecho por nosotras lo que nos llena de gracia con el poder de ser excelentes esposas. No podemos por nosotras mismas.

La excelencia no se mide con una lista de cosas que hacer; es manifestada en la vida de una esposa que conoce a Jesús íntimamente.”

Una esposa conforme al corazón de Dios entiende que no es nada fuera de la gracia salvadora de Cristo Jesús y que no tiene excelencia fuera de Él. La gracia y el amor de Cristo son preciosos para ella. Llena de sus riquezas, ella se convertira en una corona gloriosa para su esposo en la medida que ella lo ayuda, alimenta y ama desde la profundidad de la justicia de Cristo en ella.

Toma 10 minutos de ceremonia para convertirse en una esposa. Tomará una vida entera convertirse en una excelente esposa – una que entiende que la sangre de Cristo derramada en la cruz es lo que necesita para ofrecer excelencia a su esposo.

Esto es un reto que toda mujer tiene, pero como dice su palabra “Todo lo podemos en Cristo que nos fortalece” Filipenses 4:13

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s