Corre tu Carrera con Aguante y Perseverancia (consejos para plantadores de iglesias)

Este texto es una adaptación del mensaje de Matt Chandler titulado “Ministerio en el Largo Plazo” que predicó en noviembre de 2009, pocos días antes de que se le diagnosticara cáncer cerebral.  (Traducido al español por Juan Callejas – mensaje original en inglés aquí).

En Hebreos 11:33, se nos cuenta de gente que, “por la fe conquistaron reinos, hicieron justicia y alcanzaron lo prometido; cerraron las bocas de leones, apagaron la furia de las llamas y escaparon del filo de la espada; sacaron fuerzas de flaqueza; se mostraron valientes en la guerra y pusieron en fuga a ejércitos extranjeros.”  En los versículos siguientes, se nos cuenta que otros, permaneciendo fieles, “sufrieron la prueba de burlas y azotes, e incluso de cadenas y cárceles.  Fueron apedreados, aserrados por la mitad, asesinados a filo de espada.”

ALGUNOS DE USTEDES CERRARAN LAS BOCAS DE LEONES.   ALGUNOS DE USTEDES SERAN DEVORADOS POR LEONES.

Se nos enseña frecuentemente que la técnica determinará en qué lugar de la lista caeremos.  Admiramos a aquellos que cierran las bocas de leones y ponen en fuga a ejércitos ajenos y hacemos de eso la norma;  nos creemos una expectativa irrealista de que podemos controlar dónde sopla el espíritu.

Sin embargo, Hebreos continúa en el 12:1, “Por tanto, también nosotros, que estamos rodeados de una multitud tan grande de testigos, despojémonos del lastre que nos estorba, en especial del pecado que nos asedia, y corramos con perseverancia la carrera que tenemos por delante.  Fijemos la mirada en Jesús, el iniciador y perfeccionador de nuestra fe,…”  No hay técnica que intentemos que determine si seremos de los fieles que cierren las bocas de leones o de los fieles que sean devorados, pero de cualquier forma, podemos exaltar profundamente la obra de Dios porque el está haciendo justamente lo que dijo que haría en Génesis 12.

DESPOJEMONOS DEL LASTRE QUE NOS ESTORBA, EN ESPECIAL DEL PECADO QUE NOS ASEDIA

La vida del creyente está marcada por el arrepentimiento. 1 de Juan 1 nos presenta dos caminos: podemos caminar en la luz o en las tinieblas, y esto lo determina la manera en que tratamos con el pecado.  El arrepentimiento es una oportunidad para crecer en santidad y entrar en una relación más íntima con Dios.  Puede confortarnos el pretender que nuestros pecados no molestan a Dios, pero si el arrepentimiento no es una ética continua en nuestra vida, somos unos mentirosos.

CORRAMOS CON PERSEVERANCIA LA CARRERA QUE TENEMOS POR DELANTE

No trates de ser alguien que no eres.  El hombre que ama a Jesús adora profundamente a Dios cuándo está siendo devorado por leones y cuándo está siendo asediado por ejércitos extranjeros diciendo: “Si este es mi rol en la expansión del reino, bendito sea Tu Nombre”.  Este es el tipo de hombre que necesitamos: hombres que jueguen bien su papel, que están contentos en aquel lugar, sin importar cuál sea, y se transforman en todo lo que pueden ser en Cristo.

Yo quiero jugar mi papel bien, y estar contento en aquel lugar, sea cual fuere.  Y quiero motivarte a tí, plantador de iglesias: no te sientas obligad a atacar a iglesias y ministerios más grandes que el tuyo.  Tampoco los idolatres.  La tentación es ya sea de idolatrar o destruir a los líderes, dependiendo de nuestro grado de amargura.  Ambas acciones están equivocadas.

¿Puedo darte un secreto de los grandes ministerios?

NADIE SABE LO QUE ESTA HACIENDO.  TODOS SIMPLEMENTE ESTAN EXPERIMENTANDO COSAS DISTINTAS

Cuándo empecé, pensaba “¡vamos a ver qué están haciendo los demás!”  Así que leíamos sus libros y decíamos, “¡qué gran idea esta!” y luego íbamos a sus iglesias y no estaban haciendo nada de eso.  El pastor simplemente había dicho “algún día haremos esto” y estaban trabajando hacia esa meta, pero no habían llegado todavía.

Mientras más acceso he tenido, más me doy cuenta que nadie sabe lo que está haciendo, estamos todos probando cosas.  Así que bienvenido.  Seamos fieles a la Palabra, fieles a nuestra historia y proclamemos con denuedo el Evangelio.

FIJEMOS NUESTROS OJOS EN JESUS

Somos perseverantes no porque caminamos bajo una definición occidental del éxito, sino porque nuestro corazón y mente son Suyas.  Dejamos todo lo que nos impide atrás y el pecado que nos asedia y corremos con perseverancia la carrera marcada para nosotros con la mirada fija en Jesús, el autor y consumador de nuestra fe.

  • ¿Está tu vida marcada por la confesión y arrepentimiento de pecados?
  • ¿Estamos tratando de ser alguien más o estamos haciendo el trabajo para el que Dios nos hizo?
  • ¿Están nuestros ojos fijados en Jesús, el autor y consumador de nuestra fe?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s