A Wilberforce le tomó 20 años.

Estaba leyendo la biografía de William Wilberforce. Para los que no lo conocen, él fue quien promovió que se aboliera el tráfico de esclavos en Inglaterra, y su lucha duró 20 años. Esta lucha le costó su salud desde muy joven, sus alianzas políticas, demandó tiempo, estudio, preparación y pasión. Dentro de uno de sus primeros discursos en el parlamento, él dijo lo siguiente (me permito citar en inglés porque no quiero cambiar el sentido a algunas palabras que utilizó):

Policy, Sir, is not my principle, and I am not ashamed to say it. There is a principle above everything that is political. And when I reflect on the command that says, ‘Thou shalt do no murder,’ believing the authority to be divine, how can I dare set up any reasonings of my own against it? And, Sir, when we think of eternity, and of the future consequences of all human conduct, what is here in this life which should  make any man contradict the principles of his own conscience, the principles of justice, the laws of religion, and of God?

Sir the nature and all the circumstances of this Trade are now laid open to us . We can no longer plead ignorance, we cannot evade it, it is now an object placed before us, we cannot pass it. We may spurn it, we may kick it out of our way, but we cannot turn aside so as to avoid seeing it. For it is brought now so directly before our eyes that this House must decide, and must justify to all the world, and to their own consciences, the rectitudes of their grounds and of the principles of their decision…Let not Parliament be the only body that is insensible to national justice.”

Creo que Wilberforce tenía la audacia, coraje, y fe suficiente, así como los argumentos necesarios para enfrentar a un parlamento que estaba ausente en defender la vida y libertad de quienes estaban sufriendo grandemente en África y otras colonias. Esto hace falta…una visión enfocada…una mente que piense en principios que van antes que cualquier estrategia política, y una perseverancia que puede costar salud, vida, y puede traer consigo muchos sacrificios, pero la recompensa es grande.  Veo estos ejemplos….y me dan ganas de seguir, no tiro la toalla…para adelante…

Guatemala, Yo NUNCA te abandonaré.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s