El verdadero valor de la vida

Mi propósito

En estos días hace 1 año, viví  una de las experiencias más atemorizantes y difíciles de mi vida, pero en la que mas cerca he sentido a Dios y la que más claro me deja el significado de estos dos versos.  Celebrando que ya ha pasado un año de esa victoria, me dispuse a escribir y meditar en esto.

Hechos 20:24 …considero que mi vida carece de valor para mí mismo, con tal de que termine mi carrera y lleve a cabo el servicio que me ha encomendado el Señor Jesús…

 Filipenses 1:20 …Porque para mí el vivir es Cristo y el morir es ganancia.22 Ahora bien, si seguir viviendo en este mundo representa para mí un trabajo fructífero, ¿qué escogeré? ¡No lo sé!…

 El 1 de noviembre pasado, mi esposo sufrió una hemorragia severa, que lo deja sin vida por varios minutos, delante de los médicos, su mama y de mí.  En esos momentos, es que uno se da cuenta lo frágil a insignificante que puede ser la vida y muchas cosas pasan a segundo plano y dejan de tener valor ante el valor mismo de la vida.

 En ese instante de desconcierto, aparte del sufrimiento de pensar que estaba perdiendo a la persona que amo, pensé y ore: “Señor mi esposo ya termino la obra para la cual lo creaste? Si es así te lo entrego.” Y junto con su mama, en aquel cuarto de hospital, se lo entregamos al Señor. Los días pasaron y Dios le regalo nuevamente la vida, pero esto que vivimos nos cambio la perspectiva de vida.

 ¿Cuantas veces nos hemos puesto a pensar, si lo que estamos haciendo, queriendo alcanzar o planificando, va a contribuir para hacer la obra para la cual Dios nos creo?  

 Cuando me recuerdo la importancia de meditar en esto, me doy cuenta que nada tiene mas valor en la vida, que hacer lo que Dios planifico para nosotros. Nuestro trabajo, nuestro hogar y la amistad que ofrecemos a las personas, por ejemplo, deben tener un propósito, darle valor a nuestra vida. Así también las situaciones difíciles en las que nos podamos encontrar, deben servir para recordarnos que nuestra vida vale mas que cualquier problema, esto nos hará ver hacia arriba, ser agradecidos y rendirnos por completo a la voluntad de Dios para nosotros.

Anuncios

One comment

  1. Juan Callejas · octubre 11, 2010

    No hay nada más increíble que vivir de manera intencional para Su Gloria y tener plena consciencia de que el tiempo que tenemos, es prestado y es por la pura gracia, misericordia y amor de Dios. ¡Gracias por la reflexión!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s