34

Hoy tengo la bendición de cumplir 34 años de vida.  Dios ha sido bueno, hoy es bueno y tengo la certeza de que el seguirá siendo bueno en el tiempo que El decida aún tenerme en esta Tierra, antes de llamarme a Casa.  Me gustaría ocupar este espacio para poder listar algunas de las muchas cosas, formas y maneras con las que Dios ha hecho evidente Su gracia en mi vida.

  1. La Cruz: No tengo palabras cuándo estoy parado frente a la realidad de que Dios envió a Su Hijo Jesús a morir en mi lugar, por mis pecados para que en el poder de Su Resurrección y por el Espíritu Santo, sea reconciliado con El.
  2. Mi esposa: El matrimonio es la evidencia más grande, después de la Cruz y la Resurrección, que el Evangelio es real y existe.  En Su misericordia eterna, Dios me ha revelado quién soy, cuánto me falta y sobre todo, cuánto me ama, al regalarme una esposa bella, paciente, generosa y virtuosa.  ¡Qué bendición poder amar y ser amado por una mujer como ella!
  3. Mis hijas: Tengo dos hermosas princesas de 5 y 3 años que continuamente me recuerdan la simpleza del evangelio y la fe, con las que río, juego, peleo y aprendo todos los días.  La responsabilidad de cuidar por esas dos preciosas vidas aún en mi debilidad, me obligan a ver hacia arriba y agradecer que el verdadero soberano y buen Padre es Dios.
  4. Mi familia: Tengo el privilegio de ser parte de una familia grande, en dónde soy el mayor de 8 hermanos y hermanas. Dios continuamente nos muestra en esa hermosa dinámica con nuestros padres y nuestra relación de hermanos, lo que una comunidad fundamentada más allá de los lazos de sangre y centrada en la Cruz debe ser.
  5. Mis amigos: Hombres y mujeres con las que tengo el privilegio de caminar la vida, de crecer, aprender y maravillarnos juntos al compartir lo bueno que Dios es con nosotros.  Saber que se tiene con quién reír y con quién llorar es una muestra más de la evidente Gracia de Dios.
  6. Mi iglesia: Mi otra familia, una familia más grande en número, tan disfuncional y a la vez llena de Gracia como la experiencia humana.  Un grupo de personas imperfectas que buscan al Señor y centrados en la Cruz, crecemos juntos, sufrimos juntos, nos gozamos juntos y vivimos juntos la hermosa experiencia de adorarle a El juntos. Casa de Libertad es una verdadera obra de la Gracia de Dios.  No somos nosotros, se trata de Él.

Al final….se trata de la maravillosa y sublime gracia de Dios, la que me permite hoy poder escribir y agradecer por estos 34 años de vida que celebro con gratitud, humildad y esperanza de saber que si los primeros 34 han sido así, lo que viene será aún mejor, pero nunca comparable con la Gloria que nos espera a quienes confiamos en Él, del otro lado.

¡Salud a todos los cumpleañeros del 22 de septiembre!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s