¡Llamada de Atención para la Iglesia!

La persecución no es algo que deba extrañarnos como cristianos. Sabemos por el testimonio de Jesús y la Palabra que de hecho, vamos a ser perseguidos y que esto es una bendición (Mateo 5:10-12). La persecución ha sido por mucho tiempo considerada por nosotros que gozamos de la libertad tan increíble de predicar el Evangelio, comprar Biblias en cualquier lado, tener canales de TV y radios cristianos, etc., como algo refundido en el pasado de “la primera Iglesia” o quizás algo que sufren los hermanos creyentes en tierras comunistas, musulmanas o de regímenes extremos anti-iglesia.

La nota publicada hoy por Prensa Libre nos hace un fuerte llamado de atención y nos muestra que la persecusión está empezando a tocar nuestra puerta mucho más fuerte y quizás, antes de lo que esperabamos. Los primeros párrafos de la nota nos dan el aviso:

“Ministros mexicanos y extranjeros han sido amenazados en el norte de ese país por el crimen, debido a que nos ven como un negocio y/o porque hemos implementado campañas para rescatar a adictos y alcohólicos”, expresó Arturo Farela, presidente en México de la Confraternidad de Iglesias Cristianas Evangélicas.
Esa organización maneja varias decenas de centros de rehabilitación en México. Uno de ellos es la clínica Templo Cristiano Fe y Vida, de Ciudad Juárez, Chihuahua, en donde el 11 de junio último un comando armado de unos 30 sicarios irrumpió y asesinó a 19 personas.”

Guatemala no está lejos de esto. Sabemos que existen “iglesias” en ciertas partes del país que son dominadas por narcotraficantes auto denominados “apóstoles”. Esta es una realidad que pronto podría manifestarse en nuestra tierra.
¿Está la Iglesia en Guatemala preparada para sufrir persecución? ¿Hemos aprendido a sufrir bien por la causa del Evangelio? ¡Es hora de que como Iglesia nos levantemos con las “armas de nuestra milicia que son poderosas en Dios” en contra de estos flagelos y que con oración, fidelidad a la Palabra y vidas que han sido transformadas genuinamente por el Evangelio, enfrentemos con la frente alzada, los pies en el suelo y la mirada puesta en Jesús, la posible persecución que se nos venga. Es hora de que de rodillas intercedamos por nuestros hermanos en México y todo el mundo que sufren persecución por causa del Evangelio y que aprendamos a sufrir bien con ellos, y a levantarlos delante del Padre con la esperanza de que El es siempre bueno y sus promesas superan estas leves y momentáneas tribulaciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s