El egoísmo como propósito último de vida nos destina al fracaso….

Necesitamos algo más que esto, ¿no creen? Es evidente que si el egoísmo es nuestra regla de vida y nuestra vida individual nuestro fin último, estamos destinados al más grande fracaso como individuos y sociedad.  Jesús, Dios hecho hombre, nos muestra que es la vida puesta al servicio de otros la que produce verdadero gozo…no felicidad (ese engañoso y fluctuante sentimiento fundamentado en pasajeras emociones de placer), gozo que se deriva de la Gloria de Dios.  Fuimos creados por amor, por la relación íntima de amor entre la Trinidad, para entrar en comunidad con otros y poder servir, amar y encontrar propósito en los efectos del Evangelio bien vivido.

Cómo cristianos fuimos invitados a la Gran Historia, la historia de la redención del mundo entero que es posible sólo por el Amor del Padre, expresado a través del Sacrificio del Hijo y plasmada en nosotros a través de la milagrosa Regeneración de nuestra vida por el Espíritu Santo que ahora nos permite caminar libres de la idolatría del yo, de las cadenas del relativismo moral, en verdadera libertad que es guiada por el amor….la esclavitud más liberadora de todas.

En la lucha por la verdadera libertad, nos toca dar batalla no sólo contra sus enemigos, sino contra quienes la definen como un ídolo, vacía de Dios y carente de propósito real. ¡Pilas!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s