Sin Dios, la filosofia de la libertad se cae solita……

Ayer, en el programa TODO A PULMON , Marta Yolanda Díaz Durán, su locutora principal, discutía sobre la situación de Guatemala y también sobre el Objetivismo de Ayn Rand con Will Thomas y Ricardo Rojas.  Generalmente, me parecen atinados los comentarios del programa en cuánto a temas de política, economía y en términos generales, de la idea de libertad individual que se podría decir, compartimos hasta cierto punto.  Digo hasta cierto punto, porque ayer en una discusión durante el programa sobre el valor de la persona humana, Marta Yolanda fue incapaz de fundamentarlo en algo más profundo que el hecho de que somos, según ella, “animales racionales” y por ende, eso nos distingue y nos hace más valiosos que el resto de los demás animales o seres vivos.

Esa posición antropológica es lo que hace tan débil una concepción de la libertad humana fundamentada en algo tan vacío y egoísta como el objetivismo, filosofía que busca sus respuestas únicamente en la realidad objetiva y descarta la idea de Dios, lo sobrenatural y la fe.

La Palabra de Dios nos da fundamentos más sólidos.  Nos presenta la doctrina del Imago Dei, fuente muchísimo más sustancial, profunda y verdadera para el valor y dignidad de la persona humana que nuestra reducción a meras casualidades biológicas que de paso, pueden pensar.  La Palabra también nos presenta con la idea de que lo más real y último en este mundo es Dios y que de El, a través de la maravillosa interrelación de la Trinidad -Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo- la realidad cobra sentido en la persona y obra de Jesús, por medio de quién y para quién todo fue hecho y quien sostiene todo con la Palabra de Su Poder (Hebreos 1:1-4).

Si hemos de defender la libertad individual y el valor del individuo, hagámoslo con bases más sólidas, eternas y consecuentes con una visión de la persona humana que no la hace medio ni del Estado, ni del mercado, sino instrumentos y agentes de reconcilación para la Gloria de Dios, por la Obra de Jesús y en el Poder del Espíritu Santo.

2 comments

  1. Luis Marcos Tapia · mayo 28, 2010

    El problema es que esos fundamentos más sólidos parten del hecho de fe cristiana y no se pueden universalizar. Son más sustanciales, profundos y verdaderos para los creyentes cristianos pero para los no cristianos son mera fantasía sin fundamento alguno. En cambio un fundamento basado en la racionalidad del objetivismo, como tu le llamas, es universalizable y por tanto demanda respeto por toda persona. Desde una perspectiva secular perfectamente se puede defender la persona humana frente al Estado o al Mercado. Otra cosa es que desde mi fe cristiana invito a otros a mirar al ser humano como más que mero animal, pero eso tiene que ser por invitación, no por imposición.
    Saludos. Luis.

    Me gusta

    • Juan Callejas · mayo 28, 2010

      Interesante comentario Luis. El problema es que el objetivismo, o cualquier otra filosofía, viene cobrando el mismo carácter de religión cuándo se presupone que puede responder a las mismas preguntas que la religión, sin necesariamente apelar a la fe. Al final de cuentas, dices lo mismo, con un fundamento distinto….el que proponen los Randianos. Definitivamente no es una imposición, es una reflexión que hago al ver lo débil que queda la filosofía de la libertad cuándo esta carece de un fundamento más completo que el que el cristianismo nos da. Es insostenible en el largo plazo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s