Mayordomía (5): Las Instituciones

“El que no provee para los suyos, y sobre todo para los de su propia casa, ha negado la fe y es peor que un incrédulo.” (1 Timoteo 5:8  NVI) La mayordomía empieza en casa y es aquí en dónde comenzamos nuestra discusión sobre la mayordomía de las instituciones sociales.

Hablar de “instituciones sociales” puede hacernos pensar inmediatamente en grandes edificios o en dependencias del Estado.  Cuándo hablamos de “institucionalidad” generalmente nos referimos a eso, a mantener bien las instituciones que conforman el Estado.  En este artículo, veremos que las instituciones son algo muchísimo más profundo que esto.  Las instituciones son un don de Dios que recibimos a través de la capacidad que El nos da de organizarnos de manera voluntaria con el fin de cooperar y desarrollar la sociedad de acuerdo a los mandatos que nos ha dado de “multiplicarnos” y también de “sojuzgar” la Tierra.  Las instituciones son entonces algo profundamente humano, y la primera y más fundamental de ellas es la institución de la familia, que se sustenta en el matrimonio.

Es por esto que una de las tareas de la mayordomía cristiana como la hemos venido discutiendo es la protección, promoción y fortalecimiento de esta institución. Es en el seno de la familia correctamente entendida según el diseño bíblico –Lev. 18:22, Mal. 2:13-16, Mat. 19:3-8, Mar. 10:2-12 y Rom. 1:20-28- (El compromiso público y permanente entre un hombre y una mujer, delante de Dios y los hombres, de amarse sacrificialmente reflejando el amor de Cristo por Su Iglesia –Ef. 5:21-33-), en la que el ordenamiento moral de una sociedad es construído y fortalecido.  Es en el seno familiar que aprendemos humildad (no somos el centro del universo), aprendemos la vulnerabilidad de la vida al ver la fragilidad de un bebé o un anciano, aprendemos a sacrificarnos en beneficio de otros, a cooperar para un objetivo común – todas las virtudes que una sociedad de hombres y mujeres libres y responsables necesita para salir adelante.

Por esta razón debemos proteger al matrimonio y la familia de concepciones equivocadas de la sexualidad humana, del matrimonio y de hacernos insensibles al pecado que nos acecha (ver advertencias en Is. 5:20, Mal. 2:17-18, 1 Ped. 3:10-12 y 1 Juan 1:8-10) y que busca destruir esta institución.  Debemos protegerla también de que otras instituciones, como el Estado e incluso la mercantilización del cuidado de los niños y ancianos, usurpen los roles dados por Dios a cada miembro de la familia y nos roben de la dignidad que cumplir nuestro deber nos da y la gloria que podemos dar a Dios haciendo esto.

De la misma manera, otra institución fundamental que Dios nos ha confiado como humanos –a pesar de nuestra propia y natural incapacidad e inclinación hacia el pecado- es la Iglesia.  Jesús es la cabeza de la Iglesia y nosotros somos el Cuerpo (Rom. 12:5, Gal. 3:28, Col. 3:11) y estamos llamados a ser fieles en esto (Heb. 10:24-25, Sant. 5:13-20).

Vivimos tiempos difíciles para la institución de la Iglesia.  Desde los recientes escándalos sexuales que han surgido en la Iglesia Católica, hasta la mala reputación que tiene la Iglesia Evangélica por malos manejos financieros, líderes infieles en su matrimonio, etc., la Iglesia como institución –de la que todos los creyentes somos parte- está sufriendo, y cuándo una parte se duele, como nos enseña Pablo, el Cuerpo entero sufre (1 Cor. 12:26).

Debemos entonces también proteger y fortalecer a la Iglesia, participando como individuos y familias, viviendo la fe y enseñando en contraposición al enfoque que hoy hay en sólo la historia negativa de la Iglesia, todos los aportes que ha brindado a nuestra civilización a través de ayudarnos a dar un marco conceptual correcto al entendimiento de los derechos humanos, el impacto que tuvieron hombres que vivieron su fe de manera pública como William Wilberforce y Martin Luther King, el impacto positivo en la educación a través de la alfabetización con el uso de la Biblia en Europa, etc.  Debemos defenderla de malos entendimientos de la idea de “separación Iglesia-Estado”, entendiendo que esta es una separación de las instituciones pero nunca una eliminación de vivir nuestra fe en la esfera pública.  Debemos fortalecer el papel que la Iglesia cumple en la formación, a través de la predicación y enseñanza del Evangelio, del carácter de aquellos individuos que luego saldrán a formar empresas, hacer gobierno, formar nuevas familias o que salen a servir a los más necesitados.

Defender y proteger estas instituciones es tarea de todos nosotros como mayordomos de la multiforme gracia de Dios, manifestada en estas dos instituciones de la familia y la Iglesia, pero también en incontables otras más como los colegios, universidades, empresas, asociaciones, fundaciones y otras que nos ha regalado y confiado Dios para Su Gloria y nuestro gozo.

Anuncios

4 comments

  1. c:medrano · abril 30, 2010
    • Juan Callejas · mayo 1, 2010

      Gracias Carlos. Nos encantaría tener su opinión concreta para poder tener una buena discusión al tema.

      Me gusta

  2. INES GODOY · octubre 30, 2010

    HOLA A TODOS. BUENO. LA MAYORDOMIA TIENE MUCHAS ARISTAS. ESTA LA MAYORDOMIA DEL CORAZON: TU LO GOBIERNAS.DE EL MANA LA VIDA. ISAIAS 29.13.
    ESTA LA MAYORDOMIA DE LOS DONES Y TALENTOS QUE DIOS NOS DA A TODOS SUS HIJOS: LOS ESTAS USANDO? 1 DE PEDRO 4.10.
    ESTA LA MAYORDOMIA DE LAS FINANZAS: COMO ADMINISTRAS TU DINERO? ESTAS OFRENDANDO, DIEZMANDO? 2 DE CORINTIOS 9.6 AL 10.
    ESTA LA MAYORDOMIA DE LA LENGUA: DIOS NOS DIO DOMINIO PROPIO. 2 DE TIMOTEO 1.7. ADMINISTRAS BIEN TU LENGUA? SANTIAGO CAP.3.
    POR ULTIMO LO QUE LE DAMOS NO MUCHA IMPORTANCIA Y ES ” TU TIEMPO” COMO ESTAS ADMINISTRANDO TU TIEMPO?. ECLES.3.1 AL 8. ANALICEN CADA SITUACION. BENDICIONES.

    Me gusta

  3. Pingback: Mayordomía (1 de 6): Introducción | Discusión Inteligente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s