Mayordomía (1 de 6): Introducción

¿Por qué hablar de mayordomía? Vivimos en tiempos difíciles en los que la utilización de fines escasos para la consecución de fines ilimitados exige de nosotros mayor profundidad y consciencia de cómo usar los recursos. Ante un 2010 en el que se anticipan desafíos económicas por causa del aumento del salario mínimo, la eminente reforma fiscal y la lenta recuperación de la economía a nivel mundial y local nos deben motivar a buscar la dirección de Dios en cuánto al uso de Sus recursos de maneras que lo glorifiquen a El, sirvan a los demás y nos ayuden a florecer como seres humanos. De allí la importancia de este tema.

Abordaremos el tema desde 5 perspectivas diferentes que nos ayudarán a formarnos una idea completa y bíblica del concepto y nos facilitarán su aplicación en nuestras vidas:
1. Mayordomía de nuestros talentos
2. Mayordomía de nuestro prójimo
3. Mayordomía de las instituciones
4. Mayordomía del medio ambiente
5. Mayordomía de las finanzas

Antes de comenzar con estas aplicaciones específicas del concepto de mayordomía, es importante que definamos el término mucho más allá de las definiciones que tradicionalmente usamos. Este concepto lo usamos principalmente en círculos cristianos para tratar todos los asuntos relativos a las finanzas de la iglesia. Hablamos de buena o mala mayordomía generalmente en referencia a cuánto damos, cómo damos, con qué frecuencia damos y a veces, quienes se atreven, a cómo se debe manejar el dinero que recibe la iglesia.

Para propósitos de nuestra serie, saquemos la idea de mayordomía de la esfera eclesíastica/religiosa, y pensemos en nuestras vidas de manera integral, sin compartimentalizar nuestras distintas esferas de acción. En un sentido integral, la mayordomía se refiere a la administración responsable de los recursos para que, de manera eficiente y enfocado en el propósito para el que fueron designados, se entregue un resultado positivo al dueño de los recursos en cuyo nombre los administramos.

Esta definición nos presenta algunos principios generales acerca de la mayordomía que nos servirán para guiar nuestra discusión durante las próximas 5 ediciones:
1. Dios es el dueño de TODOS los recursos (Salmo 24:1)
2. Dios nos designó a nosotros como mayordomos de esos recursos (Génesis 1:26-28; Génesis 2:15; 1 Pedro 4:10)
3. La buena mayordomía de los recursos exige su buena administración, en obediencia, en libertad, en servicio de los demás y en busca del bien común (Juan 8:31-32; Gálatas 5:13; 1 Pedro 2:13-17; Filipenses 2:2-4; Mateo 20:25-28)
4. La buena mayordomía exige que en el uso de los recursos que nos han sido confiados y en el servicio a los demás a través de ese uso, busquemos siempre la Gloria de Dios para darle sentido a esas acciones (Colosenses 1:15-20; Colosenses 3:23-24)

Con estas ideas en mente, acompáñenme durante esta primera mitad de 2010 a explorar como vivir de manera integral un estilo de vida fundamentado en la buena mayordomía de toda la “multiforme gracia de Dios” que se nos ha sido dada a través de los recursos, relaciones, talentos, oportunidades y desafíos que Dios, a través de Su Gracia, nos permite vivir.

Los invito también a descargar y leer gratis mi tesis de graduación de la Universidad Francisco Marroquín titulada: “Mayordomía y Trascendencia: Dos Principios Bíblicos Clave de Economía” que publiqué en 1999 en este link.

11 comments

  1. Daniel Najar · enero 25, 2010

    Mayordomía del Reino

    Si ser mayordomos significa administrar los recursos de otro (Dios) y darle honor en el proceso mientras los hacemos productivos, debemos preguntarnos cuales son los intereses del dueño.

    El tema conductor tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento es : El Reino de Dios. El interés supremo del dueño de los recursos es el establecimiento de su Reino y por lo tanto, la mayordomía debería estar encaminada a este objetivo. Los fundamentos de ese Reino como la justicia, la paz, la santidad y el amor, ¿no deberían convertirse en los catalizadores de las decisiones que tomamos día a día para adminstrar esos recursos?

    Un problema grave es entonces, nuestra incapacidad para adentrarnos en la visión que el dueño tiene de su Reino y por lo tanto de sus recursos. Así que, si reflexionamos en cómo ser mayordomos en el siglo XXI, deberíamos hacerlo sin descuidar esta visión global. Habremos de ser entonces, mayordomos “glocales”. Administrando para el aquí y ahora, con cierto toque regional, pero también haciéndolo con la mirada global del Reino supremo.    

    Me gusta

    • Juan Callejas · enero 25, 2010

      ¡Excelente comentario Daniel! Definitivamente no podemos perder de vista el objetivo grande del Reino y de esto precisamente se trata la serie, de aterrizar la idea en 5 ámbitos concretos de acción: nuestras vidas, nuestra relación y responsabilidad hacia el prójimo, nuestro papel en las instituciones y el medio ambiente, y nuestra actitud y actuar frente a las finanzas.

      Me gusta

  2. Alan · febrero 17, 2010

    Hola soy Alan,

    Es verdaderamente increible que Dios nos de avisos a través de estos artículos para lo que ha de venir y debemos ser simplemente diligentes.

    Muchas gracias

    PD ¿ Y las demás partes del artículo (2, 3, 4, 5, 6)

    Me gusta

  3. arelisbaez · abril 19, 2010

    Hola, es muy bueno el artículo pero faltan las otras partes, para cuando las tendremos?????

    Me gusta

    • Juan Callejas · abril 19, 2010

      ¡Hola Arelis! Las partes 2 y 3 ya están en el blog. En esta semana espero tener la parte 4 lista.

      Me gusta

  4. Pingback: Los números de 2010…¡gracias por todo el apoyo y nos vemos en 2011! « Discusión Inteligente
  5. luishectorp · marzo 17, 2014

    hay algunos conceptos que deberían ser revisados concienzudamente con la intención de limar asperezas en cuanto a las connotaciones antojadizas y a veces (no siempre) mal intencionadas que se les ha venido aplicando en los últimos 100 años, a una serie de expresiones , frases y palabras que se han ido usando tanto en ciencias como , tecnologías, restandoles a ellas su real y profunda eficacia, erróneamente escondida o “controlada” por convenir al sistema imperante. como en el caso de la administración sabia, o mayordomía inteligente. como se narra en las sagradas escrituras.

    Me gusta

  6. hector paulet rodriguez · octubre 16, 2014

    Dios ampare a científicos y tecnologos de manera especial hoy, ya que es época de “grandes conexiones entre ellos y los legos (empíricos) que siempre hemos esperado que se nos tome en cuenta ya que muchas veces no encontramos el gramado conveniente tan solo por circunstancias de soberbia que en su momento despreciaron y echaron al tacho tanta información, entre la cual hasta se dice que se fue mucha escritura que puede haber sido “inspirada por Dios. sigamos orando por esta buena intención y que siga rodando.

    Me gusta

  7. fitzgerald young · abril 25, 2015

    Hola Juan Callejas, mi nombre es Fitzgerald Young, estoy interesado en leer tus articulos pero no pude acceder, podrías enviarlos a mi correo ? Les dejo para los que esten interesados en seguirnos, un link donde vamos mostrando los pasos que estamos dando en el desarrollo del concepto de Mayordomía aplicado a lo cotidiano como visión. Gracias. facebook.com/eco.effata

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s