¿Escuela de Magos o Formadora de Discípulos?


Magician
Estoy leyendo un libro de Pedro Luis Alonso llamado “En el Nombre de la Crisis: Transformaciones Religiosas de la Sociedad Guatemalteca Contemporánea” (Artemis Edinter, 1998)

En el libro se discute el papel de la ciencia, la magia y la religión como 3 instancias que ayudan al ser humano en la compresión de aquellas situaciones, preguntas y fenómenos ante los cuales no sabe responder. Lo que me sorprendió es la definición que cita el autor de Bronislaw Malinowski (sociólogo polaco 1884-1942) del concepto de “magia”.

Dice Malinowski:

“La magia es la creencia en poder lograr ciertos resultados mediante ritos y fórmulas especiales que consiguen sus efectos de manera incomprensiblemente mecánica.”

¡Wow! Leo la definición, la leo y la releo y no puedo dejar de sentir frustración al ver lo bajo que hemos caído como Iglesia…como cristianos, al reducir nuestra fe, aquella sustentada en el amor del Padre, expresado a través de la vida, muerte y resurrección del Hijo y la gracia y guianza del Espíritu Santo, a simple, mundana y asquerosa magia.
Read More

¿Hasta cuándo? No hacer nada es lo mismo que odiar a nuestro prójimo.


This Too Shall Pass
No es secreto para nadie que en Guatemala estamos atravesando una crisis institucional que no se limita únicamente a los temas de seguridad y criminalidad. Es más, la inseguridad y alta criminalidad que hay en Guatemala y su consecuente impunidad por la infiltración del crimen organizado, el narcotráfico y la corrupción en todos los niveles del gobierno es únicamente el resultado de la tremenda debacle institucional que vivimos en nuestras familias, empresas, iglesias, centros educativos y demás instituciones civiles.

De allí nace mi pregunta…¿hasta cuándo? El miedo, consecuencia de nuestra ignorancia e indiferencia, nos tiene paralizados. Nos sentamos tranquilamente de brazos cruzados mientras somos testigos de abusos a todo nivel y los aguantamos, nos tragamos las palabras y vemos.

Vemos sin hacer nada porque así nos han enseñado: “No te metás”, “Vos no sabés”, “Sos patojo y no entendés las cosas de adultos”, “¿Quién sos vos para preguntar?”. Como cristianos, se nos enseña más a ser buenos que a defender lo que es bueno, lo que es justo, lo que es correcto. A eso, agreguemos que nos han sido robadas y nosotros mismos nos hemos robado de las herramientas morales para exigir lo contrario a lo que diariamente vemos. Hemos cedido nuestras herramientas a la inmediatez del dinero rápido, a la facilidad de la piratería, a la evasión del uso responsable de nuestra libertad no como una forma de licencia consciente para hacer lo que antes era tabú, sino como herramienta empoderadora para servir al prójimo.

¿Hasta cuándo? ¿Hasta cuándo nos levantaremos? ¿Hasta cuándo preguntaremos? ¿Hasta cuándo propondremos? ¿Hasta cuándo actuaremos? Nos toca….y ya…..no hay como expresar la urgencia con la que necesitamos cada uno responder a esas preguntas y definir cuál va a ser nuestro papel. Si de verdad vamos a amar bien, no tenemos opción, no hacer nada es lo mismo que odiar a nuestro prójimo.