More Americans say they have no religion

A wide-ranging study on American religious life found that the Roman Catholic population has been shifting out of the Northeast to the Southwest, the percentage of Christians in the nation has declined and more people say they have no religion at all.

Por email empezamos a discutir el tema de este interesante artículo que nos compartió Rodrigo. El resto del artículo está aquí:
http://www.msnbc.msn.com/id/29585222/?GT1=43001

¿Opiniones?

3 comments

  1. running4theprize · marzo 12, 2009

    el tema es que la gente hoy en día no se considera parte de una religión. El artículo menciona que el porcentaje de cristianos ha disminuido a través de los últimos años. Si esto es cierto, cuales son la razones?

    Aunque pueden ser muchos los factores, yo creo que uno de mucha importancia es que “la iglesia”, sea de “la denominación” que sea, no está cumpliendo su función. Y los culpables somos nosotros. Si! Nosotros porque somos quienes hemos pedido y demandado que nos den “una iglesia” a nuestra manera. Por eso es que oímos comentarios como: “es que no encuentro una iglesia que me guste” o “en esta iglesia si me siento cómodo”. Desde cuando la iglesia (o células, ministerios, etc.) debe ser acerca de nosotros? Y los líderes de las iglesias han caído en esa trampa y su objetivo se ha convertido en satisfacer las necesidades o mejor dicho complacer los gustos o estilos de vida de sus “potenciales seguidores”. Y no es puramente crítica a los pastores porque sé que la mayoría son personas con un corazón realmente entregado al Señor y dispuesto a servir y hacer lo que sea por El y por nosotros. Pero si creo que a pesar de esa entrega, se han dejado llevar por lo que por muchas generaciones hemos adoptado como “normal” dentro de nuestro limitado entendimiento de iglesia o religión.

    Creo que esa es la razón por la cual cada iglesia, denominación o religión ha escogido “mercadearse” o implementar una “estrategia” que les permita “diferensearse” de las otras; intentando “alcanzar así a un grupo objetivo específico” y poder ser reconocida como la más “exitosa en su nicho”. Que términos más comerciales, verdad? Pues quizás sea ese enfoque comercial lo que percibió Jesús, nuestro Salvador, en Mateo 21:12. Esa famosa escena donde llega al templo y con enojo (basado en celo por las cosas de su Padre) saca a la fuerza a los mercaderes, quienes de paso únicamente estaban cumpliendo una función importante de acuerdo a lo adoptado como normal dentro del limitado entendimiento de iglesia o religión de esa época, suena familiar?

    “¿No está escrito que mi casa será llamada casa de oración para todas las naciones?” Eso fue todo lo que les dijo en esa escena, y es la única descripción o característica que Jesús menciona con sus propias palabras y que nos deja acerca de su casa o iglesia. Como autor propio de las Escrituras, cuando Jesús mencionó: “No está escrito…?” sabia muy bien de lo que estaba hablando. Se refería a Isaías 56:1-7 “Así ha dicho Jehová: “Guardad el derecho y practicad la justicia, porque cerca de venir está mi salvación y de manifestarse mi justicia”. (Por cierto, aquí esta hablando de la llegada de Jesús) Bienaventurado el hombre que hace esto, el hijo del hombre que lo abraza: que guarda el sábado para no profanarlo, y que guarda su mano de hacer lo malo. Que el extranjero que sigue a Jehová no hable diciendo: “Me apartará totalmente Jehová de su pueblo”, ni diga el eunuco: “He aquí, yo soy un árbol seco”. Porque así dijo Jehová: “A los eunucos que guarden mis sábados, que escojan lo que yo quiero y abracen mi pacto, yo les daré lugar en mi casa y dentro de mis muros, y un nombre mejor que el de hijos e hijas. Les daré un nombre permanente, que nunca será olvidado. Y a los hijos de los extranjeros que sigan a Jehová para servirle, que amen el nombre de Jehová para ser sus siervos; a todos los que guarden el sábado para no profanarlo, y abracen mi pacto, yo los llevaré a mi santo monte y los recrearé en mi casa de oración; sus holocaustos y sus sacrificios serán aceptados sobre mi altar, porque mi casa será llamada casa de oración para todos los pueblos”.

    Casa de Oración entonces. No les parece curioso que una de las cosas que menos se hace actualmente en nuestras iglesias es orar? Tomen tiempo en el próximo servicio. De 2 horas que dura el servicio, con suerte oramos 10 minutos. La bienvenida y anuncios duran más! No creen que deberíamos ser nosotros entonces los que demandemos, propongamos y velemos porque “la iglesia” deje de darle tanto peso a la más nueva tendencia de lo que sea y que en lugar de eso regrese a su raíz, a aquello que Jesús nos dejó como fundamentos y que hemos malinterpretado y a lo que NO le hemos dado el valor y significado que se merece y demanda?

    Las estadísticas según el articulo indican que de todos modos “las nuevas tendencias o estrategias” de las iglesias no están funcionando, por mucho que nosotros que estamos en el medio creamos que alguna de ellas pueda ser la solución. Por algo éstas no son suficientes y no están siendo efectivas o relevantes. Pero que pasa si viéramos una iglesia o casa de oración como un lugar donde todos sus miembros, individualmente, tienen una fuerte vida devocional y de oración. Un lugar donde todos están comprometidos a orar el uno por el otro. Un lugar donde se obtiene un entendimiento bíblico de quién es Dios y cómo nos podemos relacionar personalmente con El a través de la oración. Un lugar donde los líderes son reconocidos no por su carisma, don de palabra o unción, si no por su vida de oración y por el ejemplo especificó que le dan a la congregación de ésta. Un lugar donde la oración es un estilo de vida y no es reducido y visto como un programa o ministerio. Un lugar donde pasar tiempo en la presencia del Señor es la prioridad y lo que produce humildad, pureza, unidad, compasión, etc. Un lugar donde es esta presencia lo que es suficiente para todos. Yo deplano no me podría resistir a un lugar así y confió en la promesa del Señor que aunque no lo parezca por lo “aburrido que es orar”, un lugar como este sería atractivo y suficiente para llenar las necesidades e incluso los gustos de su pueblo.

    Lo que estaba haciendo Jesús en esa escena de Mateo 21 era limpiando su templo. Purificándolo podríamos decir. Y podríamos interpretar que antes de levantar su nueva estructura necesitaba derribar la vieja. Pero muchas veces tampoco dejamos que El haga eso con nuestra propia estructura, la que tenemos en nuestra mente y corazón. Jesús mismo dijo que no se puede echar vino nuevo en odres viejos (Mateo 9:17). De esto yo interpreto que nuestro Salvador nos está haciendo un llamado e invitación a que con humildad entreguemos todos los paradigmas que a través de nuestra vida hemos adoptado como normales y verdaderos y a que dejemos que con su soberanía y poder, a través de una relación genuina e intima fundamentada en la oración, El mismo nos dé revelación y nos permita recibir ese vino nuevo.

    Pablo dijo en I Corintios 2:4-5 : “Ni mi mensaje ni mi predicación fueron con palabras persuasivas o de sabiduría, sino con demostración del Espíritu y de poder, para que vuestra fe no esté fundada en la sabiduría de los hombres, sino en el poder de Dios.” Yo estoy convencido que si hacemos de la oración nuestra prioridad y le pedimos al Señor que lo que creemos no esté basado en lo que a lo largo de nuestra vida hemos oído de personas sino que esté basado en la revelación a través de su poder y su palabra, vamos a ver más claro que nunca la necesidad no de una religión sino de una relación. Entonces vamos a anhelar en serio ser parte de una iglesia… de su verdadera casa de oración.

    Me gusta

  2. Juan Callejas · marzo 12, 2009

    ¡Buenísimos comentarios! ¿Cuál es nuestro papel entonces en reformar la iglesia? Tenemos que trabajar en:
    1. Nosotros como miembros individuales
    2. Nuestras familias como “primeras iglesias”
    3. Los cuerpos locales en los que participamos
    4. La iglesia universal

    Este es un tema super “grassroots”, pero empieza por estando y participando como miembros del cuerpo, no separándonos del cuerpo…nos morimos.

    Me gusta

    • running4theprize · marzo 12, 2009

      Estoy de acuerdo, el separarnos no ayuda. Simplemente es una salida facil y donde muy posiblemente “yo” soy el centro de esa desicion.

      Sin embargo, el quedarse y participar activamente tratando de crear “reformas” positivas en la iglesia es una tarea dificil y que para algunos es casi imposible debido a la ya tan fuerte e impenetrable estructura jerarquica que pueda tener su iglesia local.

      Cules son algunas de las cosas practicas que podemos hacer entonces? Estamos listos individualmente para iniciarnos en este camino? Tenemos claro cual es el rol que biblicamente nos corresponde jugar y cual es el stadard biblico que debemos anhelar que nuestra iglesia alcanze?

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s