Introspección


Agradezco los comentarios a la carta abierta a la UFM publicada el pasado sábado.  Los tiempos que vivimos demandan de nosotros el ejercicio de la introspección, para luego, en conjunto, construir el camino que nos lleve adelante en la lucha por la libertad, la virtud y el desarrollo de nuestro mundo.

 

Si pudiera resumir en una pregunta los comentarios que recibí de la carta, creo que sería: ¿Cómo? ¿Cómo logramos defender las ideas de la libertad ante un mundo que parece haber cantado ya la derrota de esta “ideología”?

 

Es difícil responder de manera satisfactoria si nos limitamos a lo que parece enmarca la discusión de hoy, especialmente del lado libertario: la técnica.  La defensa de la libertad está siendo peleada con un instrumento frío y débil que necesita robustez para sostenerse en el largo plazo.  Hablar de políticas es cansado, aburrido y complicado, especialmente cuándo estas no son respaldadas para un llamado a algo más, algo trascendente a nosotros mismos.

 

Citando al Rev. Robert Sirico, del Acton Institute: falta llevar a la mesa de debate la necesidad de plantear una “síntesis de la fe y la libertad; la libertad y la virtud; y entre la prosperidad y una profunda y práctica preocupación personal por los pobres y marginados”. Para defender la libertad, necesitamos fundamentarla, y para fundamentarla necesitamos una genuina búsqueda de la Verdad como base de nuestra cosmovisión, de nuestro entendimiento acerca de la persona humana y cómo se manifiesta en la vida individual, familiar y social.

 

El cómo entonces para la UFM empieza por una profunda introspección y reflexión sobre los fundamentos.  Necesitamos hacernos preguntas difíciles y desafiar las ortodoxias con las que la UFM define su propia cosmovisión e incluso, desafiar con valor a los ídolos del liberalismo, especialmente a quienes construyen su filosofía de la libertad sobre una cosmovisión y una antropología contrarias a la que construye una sociedad libre y virtuosa en el largo plazo.

 

¿Quién es la persona humana? ¿Cuál es su propósito? ¿De dónde nace su valor innato? ¿Fuimos creados con propósito o somos producto de un mero accidente químico? ¿Qué institución sustenta a las sociedades libres y virtuosas en el largo plazo? ¿Es el mercado el único instrumento, o tienen instituciones como la Iglesia y la Familia la responsabilidad de dar robustez moral a los individuos que interactúan dentro del mercado? 

 

La esencia de la crisis está en respuestas erradas a estas preguntas, porque una mala respuesta nos reduce a valorarnos por lo que hacemos o tenemos, y no por quienes somos, y eso es el combustible del consumismo que ahoga en deudas a tantas personas, es causa de la voracidad del enriquecimiento inmediato que genera burbujas financieras que una vez se revientan, destruyen patrimonios, son causa de divorcios, suicidios y depresiones. Atrevámonos a pensar más allá y renovemos nuestro entendimiento para alcanzar aquello que es bueno, agradable y perfecto.

A los jóvenes de Hechos 29


Gracias a los avances tecnológicos recibí la semana pasada una invitación para aceptar como “amigo” a Hechos 29 en Facebook y a unirme al respectivo grupo de Hechos 29 en el mismo sitio de “networking” social.

 

Tuve el verdadero privilegio de participar en congresos anteriores durante el tiempo que tocaba violín con Locos & Cuerdas y no puedo negar el impacto que estos congresos tienen en sus asistentes tanto por la excelencia con los que son organizados, como con la variedad de contenido que se ofrece a los congresistas.

 

El tema de este año es “Sueños y Metas” y por eso quiero, a través de esta carta, exhortar y motivar a todos los jóvenes de Guatemala y otros países que asistirán al congreso del 3 al 6 de diciembre.

 

Jóvenes, estamos en un tiempo en dónde necesitamos soñar más y más.  Necesitamos inspiración para participar del Reino de Dios al que hemos sido llamados a construir y proclamar.  Necesitamos atrevernos a soñar diferente de las generaciones antiguas y de las generaciones actuales.  Es tiempo de soñar con servir.

 

El mundo hoy nos rodea con ideales de prosperidad, riqueza, éxito y liderazgo.  Nos seducen con invitaciones al poder, a la influencia y a la afluencia como fin en sí mismos.  Hemos caído presas en nuestras iglesias del mismo mal.  Hemos sido seducidos a creer que a través del involucramiento en actividades y el liderazgo de grupos iremos subiendo la escalera corporativa del éxito cristiano.  Se nos ha invitado a ser líderes sin antes enseñarnos como servir.  Se nos invita al éxito y la prosperidad, sin enseñarnos a sufrir con dignidad, fortaleza y fe.  Se nos ha invitado a crecer, sin primero aprender a menguar.  El precio de la vida cristiana ahora se mide con el tamaño de nuestra ofrenda, y no con nuestras vidas ofrendadas al servicio de los demás.

 

Los reto entonces a soñar diferente.  A soñar con vivir el Evangelio con nuestra vida rendida ante la Cruz con Jesús como nuestro centro, foco y meta.  No usemos a Jesús como medio para alcanzar nuestra meta terrenal.  Sirvamos a nuestro hermano, al necesitado y al no creyente.  Atrevámonos a creer que el Evangelio, Su Palabra y Su Gracia son suficientes y no dependamos de modelos y escenarios.  Acerquémonos a los demás en dónde ellos están antes de llevarlos a dónde nosotros estamos.  Seamos humildes para escuchar a cada persona, de la misma forma que El nos salvó a cada uno de nosotros siendo como somos.  Demos no para tener más, sino para aprender a despojarnos de la tiranía de lo material.  Soñemos grandes sueños para nuestras vidas profesionales, pero no para ser líderes, sino porque a través de nuestra profesión es que podremos levantar al pobre y al necesitado de su situación.  Aprendamos a sufrir y del sufrimiento de otros, y démosle gracias a Dios porque a través de ese sufrimiento somos santificados.

 

Adelante entonces! A soñar y a trazarse metas que glorifiquen siempre y antes que nadie y únicamente el nombre de nuestro Señor!

Retos para los Emergentes Latinoamericanos


Últimamente he esatdo participando activamente en un foro de discusión sobre la Iglesia Emergente en Latinoamérica (es un grupo en Facebook ( http://www.facebook.com )llamado “Iglesia Emergente”).  Es un grupo interesantísimo en el que participan varias personas de todo el continente (principalmente de Chile, República Dominicana y su servidor de Guatemala) en el que discutimos varios temas importantes en la búsqueda contínua de traer mayor sentido a la tarea de “hacer iglesia” dentro del contexto Latinoamericano y la cultura “post-moderna” en la que vivimos.

Veo 2 retos principales: el primero tiene que ver con temas doctrinales centrales a la fe cristiana y el segundo tiene que ver con la aplicación de la fe, específicamente en el ámbito de la acción social y cómo se relaciona este entendimiento con ideas acerca del papel del Estado y la economía, por ejemplo.

Sobre el primer reto, creo que es importante para la Iglesia en Latinoamérica en general, trabajar fuertemente en la enseñanza profunda y relevante de las doctrinas fundamentales del cristianismo, especialmente aquellas que tienen que ver con la Biblia (infalibilidad, inerrancia y suficiencia), Cristología (nuestro entendimiento de la persona y obra de Jesús y aspectos relacionados a la Trinidad, nacimiento virginal, resurrección), Eclesiología (la naturaleza, funcionamiento y papel de la Iglesia) y Misiología (papel de cada cristiano en llevar el Evangelio al vecino y a afectar su propia cultura con el mismo).  Este es un reto clave que debe ser enfrentado con mucha seriedad, porque dentro del contexto del movimiento Emergente, no existe una posición clara al respecto de muchos temas debido a la variedad de formas que el movimiento está tomando y que difieren fuertemente una de la otra.  Existen serios peligros de caer, por un lado, en un fundamentalismo arrogante y por el otro, en un liberalismo que echa por la borda los pilares de la fe y abre de par en par las puertas a herejías con las que la Iglesia ha lidiado por cientos de años.  El impacto de tanta confusión es especialmente fuerte en las nuevas generaciones de jóvenes que están empezando a buscar su lugar dentro de la iglesia, tanto dentro de las iglesias tradicionales, como dentro de aquellas comunidades que se han formado a partir del rechazo a modelos tradicionales y a la mega iglesia como fenómeno eclesiástico de masas.

El segundo reto tiene que ver con la aplicación, específicamente con el ámbito de la acción social y el papel de la Iglesia y otras instituciones dentro del contexto de eliminar la pobreza y demás problemas sociales.  El movimiento Emergente a abrazado fuertemente la idea de la “Justicia Social” como paradigma de acción.  Dependiendo qué tan conservador o liberal sea la expresión específica del movimiento, algunos, especialmente en Latinoamérica, están regresando a explorar la Teología de la Liberación (el Evangelio de acuerdo a Marx).  Las implicaciones que tienen los puntos mencionados arriba sobre doctrina tienen repercusiones directas en como entendemos al hombre (antropología), su acción (praxeología) y sus efectos en traer mayor o menor prosperidad material, justicia y estabilidad.  Mucho de esto también es una justa respuesta al énfasis en el enriquecimiento material que los proponentes de la Teología de la Prosperidad hacen y que han causado tanta frustración, especialmente en América Latina y Àfrica dónde los más pobres generalmente son las primeras víctimas de estos movimientos.

Dejo los 2 retos sobre la mesa para que iniciemos la discusión y empecemos a buscar consensos, alineamientos y propuestas sobre como apoyarnos entre aquellos que buscamos una profunda reforma en la Iglesia en América Latina.

Open Letter to my American Friends


It’s November 5th and to many of you, your worst election fears have been realized, while at the same time, to many of you your election dreams have come true.

 

 I am incredibly blessed to have so many friends in the US (and from the US that live abroad) and within those relationships, to share many common ideas and also to respectfully disagree and debate many important issues.  I am also blessed to have had the opportunity to work in the US (in Grand Rapids, MI), to have studied there as well (in Virginia Beach, VA), to have travelled to many other places in the US for work and leisure, and to have worked with two of the greatest American corporations, Colgate Palmolive (2004-2005) and Whirlpool Corporation (2006-present).

 

All these experiences and relationships have given me a great love and appreciation for your country and culture, and at the same time, has made me aware of our own issues in Latin America, and also of many areas in which I think the US has many opportunities to grow and improve.

 

With all this in mind, I write this letter to all of you in the hopes it can provoke introspection, reflection and discussion as we look forward to what will definitely is a great change in the US and in the world with Barack Obama at the helm of the US government.

 

To my friends that lean to the right…..do not lose heart.  This 4 year hiatus is an opportunity to re-think, reflect and strengthen the core beliefs of the ideas that support a free and virtuous society.  It is a time for reassessing the methodologies that have been used to defend free markets, small governments and a way of life that places its trust on the responsible use of the freedoms and rights bestowed upon everyone not by governments but by the Creator Himself.  Let this defeat be a call for a new generation of people passionate about freedom and are able work grassroots with one another instead of placing their faith on a political party machine and on a messianic view of any given candidate.  It is a time for renewal of those who love and defend freedom, individual drive and responsibility.  I would also advise you to open your view of the rest of the world with humility and a desire to learn and be taught.  There is much going on and much to learn outside the US that will most certainly contribute to a stronger vision of the world and a more inclusive message about freedom.

 

To my friends that lean more to the left….congratulations! Congratulations on being able to profoundly transform the understanding of the political process and to challenge the reigning paradigms of partisan politics.  Change is definitely possible. Remember always to value individual freedom over the fatal conceit of centralized planning.  Remember that your nation was built from the ground up on the entrepreneurial spirit and drive that thrives only under freedom and under the guarantee of private property, and the value and dignity of every individual human person.  Remember that the family is the cornerstone for building a free and virtuous society that learns to grow in prosperity and spread it through enterprise that creates jobs, generates wealth and allows for human flourishing.  Remember that governments produce nothing, that politicians are not saints, and that even the president is fallible.

 

To my Christian friends…..keep on praying.  Build the Kingdom not through the establishment of a human king, but through serving one another in love and preaching the Gospel.  Remember not to make anything other than Jesus ultimate in your lives and never forget that He is Sovereign and that nothing escapes His plan and purpose.  Build your families, reform the Church and flee from the temptations of legislating your faith.  We have a much more powerful ally in His Spirit than any Congress, Senate, Constitution or President.  Revisit the basics and build up your communities from there, and you will see how His Faithfulness will sustain you and show you what is there for you to learn through these challenging times.

 

To all, remember always that change is good and that we constantly need to revise our own paradigms to make sure we don’t fall in the same traps as those that have come before us.  Remember that the world continues, as always, to look to you for answers, leadership and opportunity.  Here’s to the next 4 years!!!!