Pobreza y Responsabilidad de la Iglesia

http://www.elperiodico.com.gt/es/20080822/economia/66999/

“Soy albañil desde hace 23 años, y en todo ese tiempo siempre tuve contratos que me aseguraban por lo menos seis meses de trabajo al año, pero desde el mes de febrero pasado no consigo empleo… estoy desesperado”. (Silencio), Clemente Pérez suspira hondo para no perder la voz y saca fuerza de su interior antes de proseguir con su relato.

Pérez, es sólo uno de 100 mil trabajadores de la construcción que han perdido su empleo durante los primeros seis meses del presente año, a consecuencia de la contracción del mercado, asociado a la pérdida del poder adquisitivo de las familias, el alza de los combustibles, alimentos, materiales de construcción y la baja ejecución de obra pública.

La crisis económica está golpeando a todos los sectores y miles de familias de clase media-baja y de pobres, que en el pasado habían escapado de la miseria, comienzan a ver reducidos sus ingresos hasta caer por debajo de la línea de la pobreza. “El impacto será más evidente en los sectores de servicio y comercio”, subrayó Marcel Arévalo, director del Área de Pobreza de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso).

Esta es la realidad que se vive hoy en el día a día no únicamente en Guatemala, sino que alrededor del mundo, especialmente en los países en vías de desarrollo.  La realidad de la pobreza, sea cual sea su causa, está transformando nuestra sociedad de maneras que no se veían hace 5 años.  Creo que estamos ante una época en que el mundo está más consciente que nunca de que los pobres existen y de que son más que estadísticas sino vidas y familias que sufren de manera real y tangible.

Para el cristiano, la pobreza no debe ser una sorpresa.  Sabemos que es parte de lo que significa vivir en un mundo caído y lastimado por el pecado.  La Biblia misma nos asegura que la pobreza existirá siempre, hasta que el Señor regrese.

Deuteronomio 15:11
Gente pobre en esta tierra, siempre la habrá; por eso te ordeno que seas generoso con tus hermanos hebreos y con los pobres y necesitados de tu tierra.
Marcos 14:7
A los pobres siempre los tendrán con ustedes, y podrán ayudarlos cuando quieran; pero a mí no me van a tener siempre.

Ante esta situación, cuál debe ser el papel de la Iglesia? Ciertamente no puede ser un papel de indiferencia porque tratamos con el sufrimiento de individuos creados bajo la imagen y semejanza de Dios.  Tampoco puede tomar un papel de activista político ni mercantilista, porque no es la esfera de acción de la Iglesia.

Mi propuesta es que la Iglesia tiene 3 papeles:

  1. El papel pastoral, de la enseñanza adecuada a los miembros sobre la verdadera misericordia, la caridad y el amor a las personas bajo la perspectiva bíblica del valor de la persona humana.
  2. El papel de “invertirse” en su comunidad, utilizando sus recursos para traer alivio, si bien temporal, a la comunidad que atienden a través de alimentos, educación vocacional, limosnas y servicio a la comunidad.  Más que invertir en templos e infraestructura, invertir en las personas.
  3. El papel de motivar a sus miembros a la acción bajo un entendimiento claro del servicio a los demás como una demostración clara y viva del Evangelio.  La enseñanza de la verdadera libertad responsable que actúa primero pensando en el servicio a otros cómo máxima expresión de esa libertad del materialismo es clave aquí.

Esas son algunas ideas.  Espero sus opiniones para que sigamos construyendo una Iglesia más relevante y activa en nuestra sociedad que tanto lo necesita.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s