Samuel Anoints David, from Dura-Europos Synagogue; 250 AD; Tempera on Plaster;

Estamos en plena recta final de la primera vuelta de elecciones generales para Guatemala.  Al final de este próximo domingo ya sabremos con muy alto grado de certeza quienes serán los 158 diputados al Congreso de la República y los 338 alcaldes que gobernarán en sus respectivos municipios.  Además de eso, sabremos quienes serán los diputados que nos representarán como país ante el Parlamento Centroamericano y también quienes serán los 2 binomios que irán al balotaje, la famosa “segunda vuelta”.

De todos es sabido lo incierto que está el panorama electoral tanto por el lado de la “oferta política” como también por el ambiente que rodea las “alegres elecciones”, un ambiente marcado por escándalos, protestas, manipulaciones y demás vicisitudes que son parte de una incipiente democracia que poco o nada ha hecho por verdaderamente funcionar como tal.

En medio de todo eso, la Iglesia Evangélica en Guatemala ha intentado alzar su voz a través de diferentes frentes.  La Alianza Evangélica entró tarde al ruedo con su campaña de “Guate Ora“, las Sociedades Bíblicas de Guatemala realizaron una campaña estríctamente mediática titulada “Un Gobierno como Dios Manda” y el movimiento que despertó estos dos últimos fue el iniciado por el pastor Rony Madrid de reunirse de manera espontánea a orar en la Plaza Central los sábados a las 6am en los días que hubo manifestaciones allí mismo. Paralelo a eso, la Asociación de Exalumnos del Haggai Institute de Guatemala realizó un foro/taller para discutir y generar propuestas a partir de la “Responsabilidad de la Iglesia ante la Coyuntura Nacional“.

Del movimiento iniciado por el pastor Rony Madrid, se despertó la inquietud en un grupo de pastores jóvenes de poder generar mayor incidencia y fortalecer la conciencia cívica de los cristianos evangélicos del país.  Estos pastores se organizaron bajo el nombre “Pastores de la Próxima Generación” y como primera propuesta como grupo, presentaron la iniciativa #YoSoySamuel.  Esta iniciativa, además de contar con una fuerte campaña mediática en redes sociales, realizó un muy interesante “Foro Presidencial Cristiano” este pasado lunes 31 de agosto.

La iniciativa #YoSoySamuel llama a los evangélicos, bajo la etiqueta de #OroEscuchoVoto, a seguir el ejemplo del Profeta Samuel en el momento en que David fue ungido rey de Israel de acuerdo a la narrativa bíblica de 1 Samuel 16:1-13, particularmente la segunda parte del versículo 7 de esa narrativa.

Es importante entonces que, si se piensa en “ser Samuel” o “actuar en el espíritu de Samuel” (que espero no signifique llegar al extremo del rey Saúl con el oráculo de Éndor), es conveniente examinar el texto bíblico sobre el cual se sustenta el esfuerzo:

1Ahora bien, el Señor le dijo a Samuel:
—Ya has hecho suficiente duelo por Saúl. Lo he rechazado como rey de Israel, así que llena tu frasco con aceite de oliva y ve a Belén. Busca a un hombre llamado Isaí que vive allí, porque he elegido a uno de sus hijos para que sea mi rey.
2Pero Samuel le preguntó:
—¿Cómo puedo hacerlo? Si Saúl llega a enterarse, me matará.
—Lleva contigo una novilla —le contestó el Señor— y di que has venido para ofrecer un sacrificio al Señor. 3Invita a Isaí al sacrificio, y te mostraré a cuál de sus hijos ungirás para mí.
4Así que Samuel hizo como el Señor le indicó. Cuando llegó a Belén, los ancianos del pueblo salieron a su encuentro temblando.
—¿Qué pasa? —le preguntaron—. ¿Vienes en son de paz?
5—Sí —contestó Samuel—, vine para ofrecer un sacrificio al Señor. Purifíquense y vengan conmigo al sacrificio.
Luego Samuel realizó el rito de purificación para Isaí y sus hijos y también los invitó al sacrificio.
6Cuando llegaron, Samuel se fijó en Eliab y pensó: «¡Seguramente este es el ungido del Señor!».
7Pero el Señor le dijo a Samuel:
—No juzgues por su apariencia o por su estatura, porque yo lo he rechazado. El Señor no ve las cosas de la manera en que tú las ves. La gente juzga por las apariencias, pero el Señor mira el corazón.
8Entonces Isaí le dijo a su hijo Abinadab que caminara delante de Samuel. Pero Samuel dijo:
—Este no es el que el Señor ha elegido.
9Después Isaí llamó a Simea, pero Samuel dijo:
—Tampoco es este a quien el Señor ha elegido.
10De la misma manera, Isaí le presentó sus siete hijos a Samuel. Pero Samuel le dijo:
—El Señor no ha elegido a ninguno de ellos.
11Después Samuel preguntó:
—¿Son estos todos los hijos que tienes?
—Queda todavía el más joven —contestó Isaí—. Pero está en el campo cuidando las ovejas y las cabras.
—Manda llamarlo de inmediato —dijo Samuel—. No nos sentaremos a comer hasta que él llegue.
12Entonces Isaí mandó a buscarlo. El joven era trigueño y apuesto, y de hermosos ojos.
Y el Señor dijo:
—Este es, úngelo.
13Al estar David de pie entre sus hermanos, Samuel tomó el frasco de aceite de oliva que había traído y ungió a David con el aceite. Y el Espíritu del Señor vino con gran poder sobre David a partir de ese día. Luego Samuel regresó a Ramá. (1 Samuel 16:1-13, NTV)
¿Qué fue lo que pasó?
1. Samuel estaba triste por Saúl y el hecho de que Dios le hubiese rechazado.
2. Dios levanta el ánimo de Samuel y lo envía a reconocer y ungir al hombre que Él (Dios) había elegido como nuevo rey.
3. Samuel tiene miedo de ir a hacer esto y Dios entonces le da una salida para que la gente de Saúl no sospeche que va a ir a ungir a un nuevo rey: lo manda a hacer un sacrificio con Isaí y su familia en Belén.
4. Isaí le presenta a cada uno de sus hijos a Samuel (a excepción de David) y Dios le indica a Samuel (no sabemos exactamente cómo o si Samuel hizo algo para que Dios le dijera) que ninguno de los 7 hijos mayores de Isaí es el que debe ser ungido, así que Samuel pregunta si hay algún hijo más y aparece David, el menor y el único que queda, así que David es ungido como rey por Samuel, aunque pasarían años hasta que ascendiera al trono.
A la luz simple de la narrativa bíblica veo algunos problemas con la manera en que la campaña #YoSoySamuel se está planteando:
1. Quien elige a David es Dios, no Samuel, el trabajo del profeta es ir a reconocerlo y ungirlo.
2. Samuel nunca “escucha” a los “candidatos”, en primer lugar porque nunca hubo candidatos o elección (el ungido ya había sido designado por Dios) y porque Samuel no va a escuchar a nadie, simplemente va a decir quién es el hombre que Dios eligió.
3. De esa cuenta entonces, no podemos afirmar que Samuel haya “votado” por alguien.
4. El sacrificio que ofreció Samuel fue por orden de Dios para evitar generar sospechas de lo que iba a ir a hacer, no fue un sacrificio de adoración a partir del cual Samuel buscará de parte de Dios dirección de “por quién votar”.
5. Se hace caso omiso del papel que juega en la Gran Historia (el “Plan de Salvación”) de Dios para el mundo, la designación de David como rey y su conexión con la historia del Israel hacia el pasado y como sirve de catapulta para el linaje mesiánico del que vendría Jesús en el momento preciso diseñado por Dios para eso.
Entonces….¿qué hacemos con la campaña?
Me parece, a título personal, que la campaña tiene una buena intención en el sentido de el despertar una mayor conciencia y responsabilidad cívica en los ciudadanos cristianos evangélicos de Guatemala.  Considero que eso es bueno y es loable.  Sin embargo, no considero que el medio que utilizaron -la historia de Samuel- sea el adecuado porque se cae en varios errores hermenéuticos en el uso del texto bíblico:
1. La campaña pareciera afirmar que la “narrativa es normativa” y por eso nos llama a “ser Samuel”.  En mi artículo anterior doy mis razones de por qué esto es un error y también el reconocido teólogo Gordon Fee nos ayuda con este tema.
2. Ungir a un rey en el Israel del Antiguo Testamento en una especie de monarquía teocrática es muy distinto a la elección de presidente, vicepresidente, alcaldes y diputados en una democracia republicana constitucional como la que intenta ser Guatemala en el siglo 21.
3. El Profeta Samuel actuó bajo la dirección directa de Dios y la prueba de esto es que lo que Dios le dijo y lo que él dijo como profeta que tenemos registrado es Palabra de Dios, está en la Biblia, fue inspirada por el Espíritu Santo y por esa razón es infalible e inerrante….¿podemos decir nosotros lo mismo? La tentación evangélica/pentecostal de empezar una afirmación diciendo “¡Dice el Señor…!” es muy problemática y pareciera poner esas “palabras” o “revelaciones” a la misma altura que la Escritura.
4. Si sigo los pasos de la campaña y el lunes 7 de septiembre me doy cuenta que no ganaron mis candidatos, puedo caer en la tentación de dudar de la soberanía de Dios, de Su Palabra o incluso, de echarle la culpa a Él por una “mala elección”.
Agreguemos a esto que el contexto bajo el cual se instituye la monarquía en Israel y por la que se abandona el gobierno de jueces, es un contexto problemático y de rebelión contra Dios mismo (además de que el pueblo no confiaba en los hijos de Samuel, lo que nos indica que quizás no fue el mejor papá (1 Samuel 8:1-5).  Samuel fue el portador de estas malas noticias cuando le tocó ungir a Saúl:
“6Samuel se disgustó con esta petición y fue al Señor en busca de orientación.7«Haz todo lo que te digan —le respondió el Señor—, porque es a mí a quien rechazan y no a ti; ya no quieren que yo siga siendo su rey. 8Desde que los saqué de Egipto me han abandonado continuamente y han seguido a otros dioses. Y ahora te tratan a ti de la misma manera. 9Haz lo que te pidan, pero adviérteles seriamente acerca de la manera en que reinará sobre ellos un rey».
Samuel advierte contra tener un rey
10Entonces Samuel transmitió la advertencia del Señor al pueblo que pedía un rey.
11—Esta es la manera en que un rey gobernará sobre ustedes —les dijo—. El rey reclutará en el ejército a los hijos de ustedes y los asignará a los carros de guerra y a sus conductores, y los hará correr delante de sus carros.12Algunos serán generales y capitanes del ejército, otros serán obligados a arar y a cosechar los cultivos del rey, y otros harán las armas y el equipo para los carros de guerra.13El rey tomará a las hijas de ustedes y las obligará a cocinar, a hornear y a hacer perfumes para él. 14Les quitará a ustedes lo mejor de sus campos, viñedos y huertos de olivos, y se los dará a sus oficiales. 15Tomará una décima parte de su grano y de sus cosechas de uvas y la repartirá entre sus oficiales y miembros de la corte.16Les quitará sus esclavos y esclavas, y les exigirá lo mejor de sus ganados y burros para su propio uso. 17Les exigirá la décima parte de sus rebaños, y ustedes serán sus esclavos. 18Cuando llegue ese día, suplicarán ser aliviados de este rey que ahora piden, pero entonces el Señor no los ayudará.
19Sin embargo, el pueblo se negó a escuchar la advertencia de Samuel.
—Aun así, todavía queremos un rey —dijeron ellos—.20Nuestro deseo es ser como las naciones que nos rodean. El rey nos juzgará y será nuestro líder en las batallas.
21Así que Samuel le repitió al Señor lo que el pueblo dijo,22y el Señor respondió: «Haz lo que te piden y dales un rey». Entonces Samuel estuvo de acuerdo y los envió a sus casas.” (1 Samuel 8:6-22, NTV)
Complicado por donde se le quiera ver.  Aún así, rescato dos entrevistas en video de la campaña de #YoSoySamuel que me parecen muy sensatas (ver entrevista a Claudia Méndez Arriaza aquí y a Gonzalo Chamorro aquí) y además, quisiera invitarlos a escuchar dos prédicas que dio el pastor Francisco Bendfeldt de la iglesia Casa de Libertad en donde considero que hace un mejor tratamiento del tema y lo centra muy bien en la esperanza del Evangelio, pueden escucharlas aquí y aquí.
¿Qué nos queda? ¡Ir a votar! ¡Vamos a votar con alegría, entusiasmo y con la fe y esperanza puesta en Dios! Hagamos uso del maravilloso don de la razón que Dios nos ha dado para examinar cada propuesta y candidato, sometamos nuestras preocupaciones y ansiedades en este respecto a Dios y permitamos que nuestra razón sea iluminada por la fe y guiada por el Espíritu Santo! Este domingo 6 de septiembre iré a votar como Juan porque #YoNoSoySamuel, #YoSoyJuan.
¡Ánimo!

51b1Mb9YzVL._SX425_La Biblia, la máxima autoridad en materia de doctrina, fe y práctica para la vida de cada cristiano, está llena de grandes historias, de relatos históricos épicos que muestran como Dios fue interviniendo en la historia de la humanidad de acuerdo a Su soberano plan y voluntad para la restauración de la Creación. El clímax de toda la narrativa bíblica son los cuatro evangelios en donde se narra la encarnación, vida, muerte, resurrección y ascensión de Jesús, que tendrá su conclusión a Su regreso y el establecimiento final del Reino de Dios sobre la Tierra.

Como cristianos, nos sentimos inspirados por estas historias. Admiramos a los grandes hombres y mujeres de fe, dramatizamos y hasta hacemos películas sobre sus vidas y sus aventuras. Nuestros hijos aprenden a conocer la Biblia a través de estas narrativas y de ellas se extraen muchas lecciones en las escuelas dominicales de nuestras iglesias. Es muy tentador también para los predicadores el extraer “principios” a partir de estas narrativas para sostener sus argumentos de cómo deben actuar los cristianos en distintas situaciones de la vida.

Sin embargo, debemos parar un poco y reflexionar a partir de la siguiente pregunta: “Lo que fue, ¿debe siempre ser así?” ¿A qué me refiero? Tenemos la tentación de querer ser iguales a los grandes héroes de la fe y de tomar las historias narrativas de sus vidas como NORMATIVAS o PRESCRIPTIVAS para nuestras vidas.

Uno de los principios hermenéuticos (interpretación) más importantes para el estudio y enseñanza de la Biblia es que “la narrativa no es normativa”. ¿Qué quiere decir esto? Quiere decir que cuándo la Biblia nos narra un acontecimiento, simplemente está haciendo eso, narrándolo, no necesariamente implicando que debemos de allí extraer una norma para la vida o que lo que sucedió en ese evento debe siempre ser así. Si no cuidamos esto, entonces los que atacan a la Biblia tendrían razón en decir que la Biblia apoya la esclavitud, el incesto, concubinato, asesinato, etc., por los tantos hechos de esa naturaleza narrados allí.

Como cristianos, somos responsables por el estudio adecuado de la Palabra para entenderla y saber como aplicarla de manera correcta en nuestras vidas y contextos culturales, geográficos y temporales. Si hacemos esto, nuestra capacidad de evangelismo y discipulado se fortalecerá y veremos vidas verdaderamente transformadas por el Espíritu Santo a través de la Biblia.

(Este artículo fue escrito originalmente para Actitud News en su segunda edición impresa.)


11947503_414238428760920_6856584934104593997_nTuve el privilegio de haber sido invitado a asistir del “Foro Presidencial Cristiano” organizado por el grupo de pastores que se hicieron llamar a sí mismos como los “Pastores de la Próxima Generación” y que, bajo el mensaje de campaña “#YoSoySamuel“, nos ofrecieron a los ciudadanos guatemaltecos un foro de candidatos a presidente diferente, orientado principalmente a conocer aspectos más íntimos de pensamiento y vida de cada uno de los aspirantes a la presidencia de Guatemala.

Comparto a continuación algunas reflexiones personales acerca del foro al que asistieron 13 de los 14 candidatos y candidatas al puesto más codiciado de la nación.

  1. Familia:
    1. Es interesante y admirable ver la estabilidad matrimonial de la mayoría de los candidatos y la importancia que dicen darle a la familia.
    2. Luis Pérez del PRI fue el único que mencionó venir de un hogar quebrantado por el divorcio y de como impactó eso su crecimiento y vida familiar.
    3. Ambas candidatas mujeres (Sandra Torres y Zury Ríos) no tocaron el tema de sus divorcios cuando se les preguntó acerca de su vida familiar.
  2. Viudez
    1. Fue duro escuchar a Mario Estrada y a Mario David García hablar acerca de la pérdida de sus respectivas esposas luego de muchos años de matrimonio.
    2. La realidad de los hombres solteros (por viudez o divorcio) es una a la que la iglesia aún no sabe como atender bien, y creo que estos testimonios pueden ser un importante llamado de atención.
  3. Dilemas Éticos
    1. La gran mayoría de los candidatos, al responder la pregunta de cómo habían manejado dilema éticos, se plantearon a sí mismos(as) como paladines de la justicia, siempre víctimas, siempre buscando hacer lo correcto y con certeza plena de qué es lo correcto e incorrecto.
    2. Pérez y Sosa hicieron un intento de dar ejemplos concretos de situaciones en las que se vieron en dilemas éticos a comparación de los demás candidatos que dieron respuestas genéricas.
    3. En esta pregunta, destaco la respuesta de Jimmy Morales quién fue el único que se atrevió a asumir el dilema ético como propio, personal, y públicamente confesó haber caído en adulterio y producto de eso, concebir un hijo fuera de matrimonio.  Fue la intervención más genuina de la noche, la más humana.
    4. Decepcionó la respuesta de Mario David García quién manifestó un criterio ético de “el fin justifica los medios” a la hora de responder al potencial dilema ético de haber aceptado la candidatura del Partido Patriota a pesar de ser uno de los más fuertes críticos del gobierno de turno a través de su programa de radio.
  4. Aborto y Matrimonio Homosexual
    1. Pocas sorpresas en estas preguntas, todos los candidatos consistentes con sus respuestas en otros foros y entrevistas.
    2. Pro-aborto:
      1. Mario David García
      2. Miguel Ángel Sandoval
      3. Jimmy Morales y Aníbal García se abstuvieron de votar (el que calla otorga….)
    3. Pro-Matrimonio Homosexual
      1. Mario David García
      2. Miguel Ángel Sandoval
      3. Aníbal García se abstuvo de votar
  5. “El Otro” o “La Dinámica Rompehielo de Monte Sión en Fronesis”
    1. En un intento de ser positivos, esta parte del foro se enfocó en pedir a cada candidato que dijera algo positivo de otro de los candidatos presentes.
    2. Fue un momento tenso/chistoso al ver las respuestas tan “políticas” -a excepción de quien trajo algo de realidad a la discusión, Miguel Ángel Sandoval- que los participantes intentaron dar con la mejor intención.
    3. Nos queda de lección lo difícil que es para nosotros en pensar, considerar y mencionar algo bueno de alguien más en Guatemala.
  6. Fe
    1. Los candidatos fueron bastante claros en su definición en cuanto a su vida personal de fe.
    2. Como buenos políticos, saben manejar bien el discurso para el público al que le están hablando
    3. Dos candidatos se mostraron como “no religiosos” o “no creyentes”
      1. Mario David García se presentó como “católico de cuna” pero desencantado de la religión por la Teología de la Liberación.  Se declaró como ávido lector de la Biblia y que simpatiza con el pensamiento calvinista.  Sus ideas acerca del aborto y el matrimonio homosexual no son consistentes con esto.
      2. Miguel Ángel Sandoval fue muy consistente en su pensamiento de izquierda y su aversión a la religión, a pesar de que dice estar atraído por la Teología de la Liberación de corte católico/revolucionario.

Al final, fue una experiencia interesante y un foro distinto que nos ayudó a conocer otra faceta, muchas veces desconocida, de quienes aspiran a cargos públicos.  Hay muchos importantes aprendizajes para candidatos, participantes y organizadores.  Quizás el foro haya despertado más preguntas que las respuestas que todos esperábamos, pero de eso se trata….mientras más y mejor información tengamos, mejores decisiones podremos tomar.

El llamado para nosotros como cristianos no creo que deba ser buscar “ser Samuel”.  Foros como estos destapan la necesidad profunda que tenemos de prepararnos y participar de manera más consciente de la vida pública de nuestro país, departamento, ciudad, vecindario y familia.  Nos llama al uso responsable de nuestra razón, nuestra libertad y nuestra consciencia a la hora de votar.  Nos llama también a la esperanza.  Cuando vemos a tantos candidatos que no inspiran o que no nos dan mayor esperanza, es un motivo más para alzar la mirada al cielo y confiar en Dios, en Su soberana voluntad, Su control absoluto de todo lo que sucede y sobre todo, la gracia y misericordia del Evangelio de Jesucristo.

Con mayor confianza que antes puedo decir que #YoNoSoySamuel, #YoSoyJuan, y es como Juan que saldré a votar este próximo domingo con la mejor decisión que pueda tomar en base a la información a la que tuve acceso y que busqué y que, con la esperanza puesta en Dios, confiaré en que las autoridades que sean electas, están bajo la autoridad de Dios, no porque ellos se quieran someter, sino porque Dios es Soberano. Y después de las elecciones, a continuar trabajando duro, amando a mi familia, sirviendo al prójimo y siendo/haciendo Iglesia….es así como construimos nación y ciudadanía.

Felicito al grupo organizador de este evento y los motivo a seguir adelante en su participación activa en la coyuntura nacional, no solamente la actual, sino en lo que seguirá sucediendo en los años que se vienen.  La voz profética de la Iglesia debe sonar, el Evangelio debe ser el centro de sus púlpitos y el amor por las personas a las que sirven debe ser el motor de su trabajo diario, todo esto siempre para la gloria de Dios.

El foro estará disponible a partir del 1 de septiembre en www.YoSoySamuel.org para quienes quieran verlo de nuevo o por primera vez.


11828748_1010486642329556_8911742969046100627_nGuatemala está atravesando una coyuntura que por donde quiera que se le va, clama por respuestas, por propuestas y por soluciones.  A un mes de la primera vuelta de las elecciones generales, vemos con mayor intensidad la necesidad de que los guatemaltecos participen de manera más activa, más propositiva y sobre todo, con objetivos claros de acción y con resultados concretos a la vista.

Adicional a eso, el escenario internacional nos plantea retos que no podemos evitar enfrentar y a los que es necesario hablarles desde la fe, desde la Biblia, desde la Iglesia. Los cambios culturales, las modificaciones legales a instituciones fundamentales para la sociedad como el matrimonio en Irlanda, Estados Unidos y más recientemente en Argentina, el escándalo de Planned Parenthood y el aborto, entre muchas otras cosas más, exigen de cristianos que se atrevan a alzar la mano y decir ¡PRESENTE!

Este sábado 8 de marzo, con el auspicio de la Asociación de Alumnos de Haggai Institute de Guatemala, buscamos abrir el espacio para escuchar acerca de cuatro grandes temas en los que la Iglesia -o como mínimo, los cristianos que asistamos al evento- tiene algo que decir.  Bajo la temática general de “La Responsabilidad de la Iglesia ante la Coyuntura Nacional”, trataremos estos temas que no solo son de actualidad, sino son fundamentales para la construcción del futuro de nuestra nación y todos quienes habitamos en ella y sus futuras generaciones.  Los temas son:

  1. La Soberanía de Dios y la Esperanza del Evangelio (escuche la conferencia aquí)
  2. ¿Cuál es la responsabilidad del próximo gobierno en la defensa de la persona y la familia ante la presión internacional? ¿Cómo puede apoyar la Iglesia?
    1. Escuche la parte 1 aquí
    2. Escuche la parte 2 aquí
  3. ¿Qué debemos buscar en los candidatos y planes de gobierno en la próxima elección? (escuche la conferencia aquí)
  4. ¿Cuál debe ser la respuesta cristiana ante la corrupción que nos afecta?
    1. Escuche la parte 1 aquí
    2. Escuche la parte 2 aquí

Además, no solo se irá a escuchar ponencias de diferentes conferencistas.  Este evento brinda la oportunidad de reunirnos en mesas de trabajo y trazar propuestas, líneas de pensamiento y acción que podemos llevar a la opinión pública y que pueden servirle de guía a congregaciones locales, ministerios para-eclesiásticos, grupos en casa, familias e individuos que deseen buscar lineamientos bíblicos de pensamiento y acción.

¡No se lo pierdan! La cita es este sábado 8 de agosto en el Colegio Manos a la Obra (Roosevelt) de 3pm a 8pm.  El costo es de Q60 por persona y eso incluye alguito de comer y tomar.


Hijo, di así en cualquier cosa que quisieres:  Señor, si te agradare, hágase esto así.  Señor, si es honra tuya, hágase esto en tu nombre, Señor, si viere que me conviene, otórgame esto para que use de ello a honra tuya y si conoces que no es provechoso a mi ánima, desvía de mí este deseo.

Que no todo deseo procede del Espíritu Santo, aunque parezca justo y bueno al hombre.  Dificultoso es juzgar si te incita buen espíritu o malo, o si te mueven tu propia voluntad.  Muchos son engañados al fin, que parecía en el principio ser movidos e inducidos por buen espíritu.  Y por eso, con verdadero temor y humildad de corazón, debes desear y pedir cualquier cosa que al pensamiento te ocurre para desear, y especialmente, con entera renunciación, someterlo todo a mí y decir:

¡Oh Señor!, tú sabes lo mejor: haz esto o aquello, como más te agradare: dame lo que quisieres y cuando quisieres.  Haz conmigo como sabes, para que sea mayor honra tuya.  Ponme donde quisieres, yo estoy en tu mano, vuélveme y revuélveme a la redonda:  ves aquí tu siervo aparejado para todo.  No deseo, Señor, vivir para mí: mas plega a tu misericordia que viva dignamente para ti.

(Tomás de Kempis, “La Imitación de Cristo”, Tratado Tercero, Capítulo XVI)


Lord Acton dijo, “Ninguna nación puede ser libre sin la religión. La religión crea y fortalece la noción del deber. Si los hombres no se mantienen rectos por causa del deber, deben hacerlo por miedo. Mientras más sea por miedo, menos libres serán. Mientras más fuerte sea la noción del deber, más libertad tendrán.” En esta cita, Lord Acton ha dado con la piedra fundamental de una sociedad libre: la verdadera religión. Acton nos traslada la función principal de la religión: moldear a los hombres para la libertad del deber. Acton nos indica que tanto la libertad como el sentido del deber presuponen la religión; en otras palabras, el deber y la libertad son engendros naturales de la religión verdadera. La historia nos muestra que el miedo y la libertad son fuerzas contradictorias. Entonces, sostengo, al igual que Acton, que la religión verdadera produce un apropiado sentido del deber a partir de un entendimiento correcto de la libertad.

En primer lugar, la religión verdadera basada sobre un fundamento firme de verdad, sirve principalmente para servir a los hombres en definir y aplicar la libertad. Es necesario iniciar con una buena descripción de lo que significa la religión verdadera. “La idea básica de la religión es entonces, la vida que es con Dios – una vida vivida en reconocimiento de Dios, en comunión con Él.” La religión, entonces, sirve para traer al hombre hacia una posición correcta y apropiada delante de su Dios y hacedor. Esto presupone que existe un Dios y de que Él ha diseñado un método y patrón para el deber, que Él es digno de nuestro respeto y que nosotros estamos en una posición para darle el honor debido. Es sobre este fundamento en que la religión debe sostenerse si es que busca ser efectiva. Sin embargo, únicamente la religión verdadera funciona en esta “libertad hacia el deber”. La verdadera religión funciona principalmente para ayudar a los hombres en su definición y aplicación de la libertad. Leer el resto de esta entrada »


La religión no puede ser otra cosa que libertad y aún así mantenerse como religión verdadera. El miedo, que es la antítesis de la verdadera religión y el corazón de la religión falsa, promueve la autonomía y, en consecuencia, produce esclavitud. La religión verdadera, anclada en el amor, promueve la sumisión y, en consecuencia, produce libertad. Si la libertad es la capacidad de actuar libre de presión externa, entonces es la influencia restrictiva de la religión aquello que preserva la libertad. Para estar seguros, el miedo se enmascara como una restricción eficiente, pero es una pseudo-restricción. Restringir a partir del miedo es como poner un dique a un río: Funciona con un tiempo pero únicamente a partir de forzar al río a hacer lo que no quiere hacer. Eventualmente, el dique se romperá, y los esfuerzos restrictivos solamente habrán exacerbado el problema. La restricción de la religión es diferente. Esta no le coloca un dique al río; cambia su curso y luego permite que fluya libremente. El miedo podrá cambiar las acciones de las personas, pero únicamente la religión puede cambiar su naturaleza.

Luego de décadas de comunismo y de la influencia restrictiva del miedo en Checoslovaquia, Vaclav Havel se lamentaba acerca del “ambiente moral contaminado” que existía allí. Conceptos como amor, amistad, compasión, humildad y perdón habían prácticamente desaparecido. “Aprendimos a no creer en nada, a ignorarnos los unos a los otros, a que no nos importara nada más que nosotros mismos.” Los checos no tenían religión. Y sin religión, como argumentó Edmund Burke, “es absolutamente imposible” vaciarnos a nosotros mismos de “toda la lujuria de la voluntad egoísta”. Donde no hay religión, no hay restricciones reales. Caminamos de acuerdo a nosotros mismos, haciendo todo aquello que el miedo no condene. Andamos tropezándonos cual eunucos éticos.

La verdadera religión, por el otro lado, cambia al hombre y le hace responsable. El miedo, al igual que al ponerle dique a un río, nunca podrá genuinamente alcanzar esta meta; lo único que puede hacer es dilatar la irresponsabilidad. La diferencia entre la religión y el miedo es la diferencia entre el “debería” y el “si no lo haces, entonces…”. A través de la presión externa, el miedo hace lo que la religión logra a través de la transformación interna. Cuando se dirigió en una ocasión al congreso de Estados Unidos, Havel advirtió, “Aún somos incapaces de entender que la genuina columna vertebral de nuestras acciones –si es que estas han de ser morales- es la responsabilidad. La autonomía, por definición, imposibilita la responsabilidad porque reclama para el hombre lo que únicamente pertenece a Dios – la completa, no desafiada e inescrutable determinación y ejecución de la voluntad. ¿Ante quién se es responsable sin la religión? ¿A uno mismo? Si es así, entonces es ante nadie. Cuando Dios es reconocido “como la norma viva y punto de referencia para toda la existencia”, entonces puede haber verdadera responsabilidad, pero no antes. Leer el resto de esta entrada »


Como cristiano, hoy me sentí muy triste, avergonzado y enojado con la manera en que se presentó la iniciativa de ley que busca hacer obligatoria la lectura de la Biblia en las aulas nacionales, públicas y privada (pueden leer mi postura al respecto aquí y aquí).

Pero quizás lo que más me entristece es ver cómo fue tratado en el Salón del Pueblo del Congreso de la República el Lic. Carlos Mendoza, secretario de la Asociación Guatemalteca de Humanistas Seculares, quiénes también han fijado una postura al respecto de esta ley que puede leerse aquí. El grupo que organizó el evento trató a Carlos de una manera indigna, irrespetuosa y que violenta el espíritu democrático de la libertad para pensar diferente y discutir de manera abierta, racional, humilde y propositiva, las distintas ideas.

¿Por qué defender a Carlos? Primero, como compañeros de promoción en la licenciatura en economía de la Universidad Francisco Marroquín, hay una afinidad y cordialidad que con los años no se ha perdido.  Sin embargo, hay un profundo abismo que nos separa: Carlos es ateo, yo soy cristiano. A pesar de eso, Carlos es un ser humano creado a imagen y semejanza de Dios, con una dignidad intrínseca como persona por esta misma razón y por ende, digno de respeto y consideración.

En definitiva, pienso muy diferente a Carlos en muchas cosas, hemos tenido la oportunidad de debatir de lados opuestos de la mesa temas como el que está en cuestión hoy, pero siempre ha prevalecido el respeto y la voluntad de escuchar y la oportunidad de plantear los argumentos propios.  Carlos sabe que considero que él está equivocado en su ateísmo y él está convencido también de que yo estoy equivocado en mi cristianismo, pero nuestras discusiones nunca han llegado al desprestigio, al insulto ni mucho menos.

El precio de mi libertad para poder vivir y expresar tanto en la esfera privada de mi vida como en la palestra pública mis ideas y cosmovisión cristiana es permitir y defender que Carlos pueda hacerlo también.  En el momento que yo violente su libertad, pongo en riesgo la mía.  Es no lo podemos permitir, eso nos destruye a todos y va en contra del espíritu cristiano del amor al prójimo.

Efesios 4:15 nos llama a hablar la verdad en amor siempre, y sobre esas líneas, debemos actuar de manera consecuente y aprender a debatir de manera inteligente, misericordiosa y constructiva.

Oro porque Carlos pueda llegar al conocimiento de la Verdad y que pueda poner su esperanza en Jesús, pero estoy consciente que la coerción o el uso de la fuerza no son el camino para eso.  Dios tiene un plan para la vida de Carlos y a mi me llama a amarlo como prójimo, respetarlo como persona, valorarlo como amigo y a dialogar con él en las oportunidades que puedan existir para que pueda “dar razón de la esperanza que hay en mí.” (1 Pedro 3:15-16)  

Nos falta mucho por aprender y crecer como Iglesia.  Oremos y pidamos al Señor la orientación para hacer las cosas bien y ser fieles a la Escritura.  El camino cristiano es el amor, no la tiranía ni la imposición por la vía de la ley de la fe.


El día de hoy, 15 de julio, el diputado Marvin Osorio presentó su iniciativa de ley que busca hacer obligatoria la lectura de la Biblia en las aulas públicas y privadas de educación primaria y secundaria de todo el país.  Desde que en enero se presentó la idea, me he opuesto por cuestiones de fe, de consciencia y de libertad a esta propuesta.

Los argumentos que he dado se fundamentan en el respeto a la libertad de culto, consciencia y pensamiento de los guatemaltecos.  También he expuesto que es prerrogativa de la familia el inculcar en los niños los valores morales y religiosos que de acuerdo a su libre y responsable ejercicio de consciencia, determinen que son los que convienen para dirigir sus vidas.

Lamentablemente, la batalla alrededor de este tema ha tomado otros matices.  El día de ayer, Enrique Pazos del diario digital Nómada, publicó un blog titulado: “Leer sí, pero no la Biblia” en el que presenta sus argumentos de por qué él también se opone a esta iniciativa.  Sin embargo, lo que hace Pazos en su artículo ya no es argumentar sobre la base de la libertad o incluso sobre la base de que vivimos en un estado laico.  Pazos toma otro enfoque y se dedica a demeritar la Biblia ya ponerla por debajo de las obras de otros “grandes pensadores” – incluso citando a Locke, quién en sus obras citó ampliamente el texto bíblico para sustentar sus ideas, pero ese es otro tema.

Pazos cae en el mismo error que el diputado Osorio, ambos reducen la Biblia a un simple libro de “principios y valores morales”.  Osorio considera que la sola lectura del texto bíblico nos va a convertir en mejores personas, mientras que Pazos considera que lo que enseña la Biblia ya no es relevante.  Pazos llega al extremo de considerar que los libros de los “grandes pensadores” que el cita, pueden llegar a sustituir a la Biblia misma.

La vision de Pazos y de Osorio es exactamente la misma y es sumamente escueta.  La Biblia no es primordialmente un libro de “principios y valores”, no es un libro de reglas ni tampoco una colección de mitos o fábulas con algún tipo de enseñanza moral.

La Biblia es la manera en que Dios eligió revelarse a Sí mismo a la humanidad a través de textos redactados por autores humanos -inspirados por el Espíritu Santo- en circunstancias históricas, sociales, culturales y geográficas concretas.  La Biblia apunta hacia un lugar, hacia Jesús (Lucas 24:25-27, Juan 20:30-31, Hechos 8:26-39) y encuentra su máxima expresión en la encarnación misma de Jesús (Juan 1:1-5 y 14). Por supuesto que en todo esto, encontramos instrucciones y mandamientos que son útiles para nuestra vida (solo con leer el Salmo 119 podemos empezar a meditar sobre esto), pero la Biblia va muchísimo más allá.  Es por esta razón que no podemos ponerla a la par de otros textos de grandes pensadores -que, dicho sea de paso, Sr. Pazos, también deben ser interpretados de acuerdo a su contexto cultural, geográfico y social si es que buscamos entenderlos y aplicarlos bien-, y es por esta misma razón que tampoco podemos relegar su enseñanza al sistema de educación formal, porque requiere preparación que excede el mandato del ministerio de educación y que, por la naturaleza misma del texto, obliga a tocar temas acerca de la naturaleza y carácter de Dios, del ser humano, de la salvación, del futuro, etc., que deben ser discutidos en su ámbito de acción propio: la familia y la iglesia.

La oposición a la lectura obligatoria de la Biblia en clase debe sostenerse, pero esto NO SIGNIFICA oponerse a leer la Biblia en sí.  Debemos leer la Biblia, ¡por supuesto! Debemos leer también, si así lo deseamos, a los grandes pensadores de la humanidad.

Incentivar la lectura no debe ser usado como un arma de ataque a aquellos quienes leemos, creemos, buscamos vivir y aplicar y dirigir nuestras vidas de acuerdo a la Biblia y además, cumplir con nuestra responsabilidad de enseñarla a nuestros hijos e hijas. La libertad de todos lo exige.


No cabe duda que la época electoral saca lo peor de cada uno de nosotros como personas.  Cada 4 años nos vuelve a interesar lo que pasa en el país y en este proceso en particular, creemos que estamos involucrados porque fuimos a protestar, le dimos “like” o “retweet” a algo o de repente, empezamos a ver noticieros.  Patético.

En una publicación del 9 de julio, la página de Facebook “Levanta tu voz Ciudad Capital” ilustra muy bien lo poco que hemos avanzado, a pesar de que creemos que hacemos mucho.  En esa publicación, estas personas subieron una foto, un “meme” -demasiado ofensivo a mi criterio para publicarlo aquí- que ilustra a un grupo de mujeres indígenas mayores sosteniendo una bolsa que le ha otorgado uno de los partidos políticos que lidera la contienda.  El texto que enmarca el meme dice: “Si votas nulo, ellas decidirán tu futuro.”

¡¿Qué?! ¡En pleno siglo 21, casi 20 años de la firma -para bien o para mal- de los acuerdos de paz que pusieron fin a un conflicto armado de 36 años en el que murieron miles de guatemaltecos, pareciera que el fantasma del racismo y la exclusión no ha sido exorcizado!

El nefasto miedo capitalino al “voto rural” o “voto indígena” que parte de la premisa que son “ignorantes”, “acarreados”, “comprados”, “vendidos” y que por eso, debe rescatarlos el voto capitalino porque ese sí es “culto” y “se informa” de los planes de gobierno.

Estos memes y esta página de Facebook siguen alimentando el miedo entre guatemaltecos, la división sobre la base de etnia y condición socioeconómica.  No hay propuesta de construcción de nación, de genuina ciudadanía, de solidaridad, de valoración de la dignidad de la persona humana, de cada persona humana.

Me duele que sigamos pensando así.  Me duele que sigamos perpetuando estas ideas falsas y que destruyen.  Me duele que cada 4 años, de repente, nos recordemos que hay gente en todo el país que necesita ayuda pero que durante cada 4 años, nos desaparecemos -como individuos, familias, iglesias, empresas, etc.- y cedemos el terreno a que los políticos y sus organizaciones llenen ese vacío.

Como cristianos, estamos llamados a ya no ver a los demás con ojos meramente humanos (2 Corintios 5:16a), estamos llamados a amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos y la parábola del Buen Samaritano nos muestra que nuestro prójimo es toda persona, aún los que son diferentes a nosotros. Como cristianos creemos que cada uno de nosotros fue creado a “imagen y semejanza de Dios” y que esa es la fuente de nuestra dignidad, de nuestra identidad y de nuestros derechos y responsabilidades.

Si creemos esto, entenderemos entonces que el voto es una cuestión de libertad, de libertad de pensamiento, de libertad de expresión, de libertad de elegir y ser electo y de libertad de consciencia.  Bajo este entendimiento, entenderemos que todos los votos de los guatemaltecos y guatemaltecas son igualmente válidos, valiosos y dignos.  Bajo ese pensamiento podremos empezar a construir una verdadera nación, a ser verdaderos ciudadanos, verdaderos chapines que, a partir de los intereses y metas individuales de cada quién, aprenderemos a trabajar en paz, a cooperar, a colaborar y aún a competir de manera digna, respetuosa y constructiva.

No podemos seguir perpetuando el miedo, el odio, la división, el racismo y la exclusión entre guatemaltecos.  La diversidad étnica y cultural que tenemos nos enriquece y, a pesar de que hace complicado muchas veces entendernos y ponernos de acuerdo, es esa diversidad y el debate libre de las ideas la que nos terminará sacando del hoy en el que estamos.

¡Digamos NO a memes como el de esta página! ¡Denunciemos! ¡Tengamos una contienda electoral y un despertar ciudadano fundamentado sobre bases sólidas y no sobre fantasmas del pasado que quieren venir a espantarnos de nuevo!