Navidad pasa…


Ayer en una reunión familiar, al sonar la música tradicional de estas épocas, alguien dijo: “¡Ay como me gusta esa música! Me pone nostálgica…es que ya se va a acabar.”. Esa afirmación fue recibida con aprobación de las demás personas que estábamos allí.

Y es que es cierto. Nos da risa cuando la música navideña empieza a sonar, junto con los tradicionales jingles radiales y las decoraciones anticipadas en las tiendas, centros comerciales, en las calles e incluso, en nuestras casas. Sin embargo, al acercarse la fecha y en los breves momentos de respiro que nos da la intensa actividad con la que vivimos la temporada, nos damos cuenta que la temporada se acaba en un abrir y cerrar de ojos. Allí es donde nos entra la nostalgia…

Y es que, si somos honestos, cuando pasadas las 12 de la noche, vemos a nuestro alrededor después de la cena, regalos y abrazos….simple y sencillamente, ya pasó todo. Las sorpresas se develaron, lo que era nuevo, dejó de serlo y el sueño empieza a tomar su lugar luego del high con el que venimos anticipando la media noche. Lo que nos queda, en muchos casos, es la nostalgia de un feeling que se nos escapó como agua entre las manos…que no se puede retener. Pero, quizás…esta sea la mejor noticia de todas….

Navidad, más que una “celebración” es una conmemoración. Navidad nos invita a recordar algo que ya sucedió y que nunca más volverá a suceder: Dios, el Hijo, por voluntad de Dios el Padre y por la obra de Dios el Espíritu Santo, tomó forma de hombre y habitó entre nosotros (ver Juan 1 y Filipenses 2). La Encarnación y el nacimiento del Señor Jesús fueron eventos reales, históricos que ocurrieron en una fecha determinada, pero como todo lo que sucede en la historia humana, ya pasó. Pero ese “ya pasó” no debe bajarnos el ánimo….es un “ya pasó” que nos apunta a lo que “pasará” y eso que “pasará” nos catapultará hacia la eternidad…donde el tiempo no existe y donde no habrá más nostalgia por sentimientos que no podemos capturar.

El primer Adviento, apunta al segundo y definitivo Adviento. Conmemorar Navidad nos ayuda a mantener presente la realidad que transformó el mundo y que, luego de la muerte, resurrección y ascención de Jesús, continúa transformando nuestras vidas hasta el día que Él regrese.

¡Feliz Navidad a todos! Mantengamos viva la memoria en el presente para ser catapultados en esperanza hacia el futuro.

Canciones de Adviento: Ana y María


Adviento es la temporada que marca el inicio del calendario litúrgico cristiano. Durante los 4 domingos anteriores al 24 de diciembre, los cristianos alrededor del mundo -especialmente en las tradiciones más confesionales- tanto católicos como protestantes (la tradición ortodoxa oriental lo celebra más tarde), usan estas semanas como una época de preparación de corazón para celebrar Navidad.

Adviento entonces es una época de paciencia y espera, además de ser también una época que nos permite ver al futuro y fortalecer nuestra espera por el Segundo Adviento del Señor Jesús, cuando regrese por Su Iglesia para tenerla consigo por la Eternidad.

Los ritmos de la narrativa bíblica también nos invitan a contemplar el valor de la paciencia llena de esperanza y confianza firme en Dios.

El domingo recién pasado en la iglesia, el mensaje para el tercer domingo de Adviento se centró en la historia del nacimiento del profeta Samuel (pueden escucharlo aquí), particularmente en el relato de 1 de Samuel 1. En esta historia, Ana -una de las 2 esposas de Elcana- está sufriendo debido a su esterilidad, y luego de un período de intensa oración, Dios permite que quede embarazada. El mensaje del domingo nos ayudó a poner atención en el hecho de que este proceso, más que culminar en la bendición de quedar embarazada de Samuel, culminó en un acercamiento de Ana más cercano a Dios y a que ella depositara su confianza plenamente en Él, más que en lo que pudiera darle.

Prueba de esto es que Ana entrega a Samuel para que, bajo la tutela de Elí, crezca para servir a Dios, y yendo aún más allá, rompe en una canción/oración que, en mi opinión, apunta hacia el primer Adviento:

Luego Ana oró:«¡Mi corazón se alegra en el Señor!El Señor me ha fortalecido. Ahora tengo una respuesta para mis enemigos;me alegro porque tú me rescataste. ¡Nadie es santo como el Señor!Aparte de ti, no hay nadie;no hay Roca como nuestro Dios. (1 Samuel 2:1-2, NTV)

1 Samuel 2:1-2, NTV

Cuando leí este texto, lo primero que se me vino a la mente es un canto que, en mi opinión, es un maravilloso paralelo a otro que se dan en el contexto de lo que celebramos en esta temporada de Adviento y Navidad, la Encarnación del Señor Jesús:

María respondió:—Oh, cuánto alaba mi alma al Señor. ¡Cuánto mi espíritu se alegra en Dios mi Salvador! Pues se fijó en su humilde sierva,y de ahora en adelante todas las generaciones me llamarán bendita. Pues el Poderoso es santoy ha hecho grandes cosas por mí. (Lucas 1:46-49, NTV)

El Magnificat de María, el canto en el que ella irrumpe luego de recibir la bendición de Elisabet, es un canto de respuesta a una realidad que tanto para María, madre de Jesús, como Ana, madre de Samuel, transformó sus vidas: Dios ha puesto sus ojos en mí…

Hoy quizás tomamos esa idea por sentado, pero para dos mujeres “comunes y corrientes”, separadas por siglos, pero unidas por una historia y cultura común, ellas crecieron entendiendo que no tenían mayor lugar en la sociedad, ni mucho menos en la historia.

Sin embargo, ambas se encontraron con Dios y con la realidad del cuidado de Dios sobre sus vidas en circunstancias más que sorprendentes: Ana en su infertilidad y María con la Anunciación y tras haber concebido por el Espíritu Santo.

El canto de ambas muestra donde está su corazón: en Dios, en Su voluntad, en el entender Su soberanía y gobierno sobre toda la historia, las circunstancias y las personas. Allí encontraron ellas su esperanza y es allí donde dirigen sus cantos y oraciones.

Adviento es una oportunidad para esto. Para humildemente recordar la maravillosa soberanía de Dios y dejar que eso llene y ensanche nuestro corazón de esperanza.

Así terminan ambas su canto:

Ana:

»Él protegerá a sus fieles,pero los perversos desaparecerán en la oscuridad.Nadie tendrá éxito solamente por la fuerza.Los que pelean contra el Señor, serán destrozados.Él retumba contra ellos desde el cielo;el Señor juzga en toda la tierra.Él da poder a su rey;aumenta la fuerza de su ungido». (1 Samuel 2:9-10, NTV)

María:

Él muestra misericordia de generación en generacióna todos los que le temen. ¡Su brazo poderoso ha hecho cosas tremendas! Dispersó a los orgullosos y a los altaneros. A príncipes derrocó de sus tronosy exaltó a los humildes. Al hambriento llenó de cosas buenasy a los ricos despidió con las manos vacías. Ayudó a su siervo Israely no se olvidó de ser misericordioso. Pues lo prometió a nuestros antepasados,a Abraham y a sus descendientes para siempre. (Lucas 1:50-55, NTV)

Que nuestra oración de Adviento siga el ejemplo de Ana y María: volvernos a Dios, encontrarnos con Él, descansar en Su cuidado y reconocer Su gobierno sobre todo y todos.

Adviento de la mano de Lucas #2


Lucas 1 preparó nos anticipó lo que esperamos y anhelamos celebrar durante esta temporada de Adviento. El nacimiento de Juan nos apuntaba hacia el Nacimiento de Jesús. El Espíritu Santo se movió a través de María, Elisabet y Zacarías para traernos estas buenas nuevas de salvación.

Lucas 2 nos presenta el relato de Lucas sobre Navidad (es el texto que Linus usa para recordarle a Charlie Brown el verdadero significado de Navidad):

A Charlie Brown Christmas special (9 de diciembre, 1965)

El Censo y el Viaje (v.1-5)

Pareciera ser un procedimiento normal del Imperio. Saber cuánta gente tengo bajo mi dominio para poder dimensionar el alcance de mi gobierno, decidir cuántos impuestos cobrar a mis súbditos y distribuir de mejor manera mis fuerzas armadas para asegurar el dominio del territorio.

Sin embargo, el emperador Augusto fue un instrumento de Dios para hacer Su voluntad (Proverbios 21:1). Este censo sería el movimiento providencial de Dios para cumplir la profecía de que Jesús nacería en Belén.

La joven pareja de José y María, incluyendo a Jesús gestándose en el vientre de Su madre, emprendieron el viaje de 157.4 kilómetros entre Nazaret y Belén (viaje que hoy tomaría en auotomóvil aproximadamente 2 horas y 9 minutos).

Jesús nació (v.6-7)

Me encanta que Lucas no espiritualiza el evento del nacimiento de Jesús. Lucas va directo y al punto. No caben leyendas extraordinarias. La narrativa es sencilla:

  1. Llego el momento para que Jesús naciera
  2. Al nacer, la primera cuna de Jesús fue un pesebre (el lugar donde comen heno los animales de granja), y lo recostaron allí envuelto en telas.
  3. Fue allí porque no había alojamiento para ellos en Belén.

El tercer anuncio, el coro y los primeros e inesperados evangelistas (v.8-20)

En este pasaje, Lucas se da el lujo de entrar en detalle. Handel, en su obra “El Mesías”, describe toda la escena musicalmente de la forma más bella imaginable:

Un grupo de pastores, ocupado en el cuidado nocturno de sus rebaños, reciben la sorprendente visita de un ángel del Señor y son cubiertos por el “resplandor de la gloria del Señor”. Nuevamente, las hermosas palabras del ángel… “No tengan miedo…”. Seguido, los pastores son los primeros, fuera de la familia, que reciben el anuncio de que ¡Jesus nació!.

El anuncio del Evangelio, como bien lo decía Martín Lutero, debe ser seguido por un canto de alabanza…¿y qué creen? ¡Eso es exactamente lo que pasa! Irrumpe en escena un coro de ángeles que únicamente estos pastores pueden presenciar, y cantan la hermosa canción que luego, siglos más tarde, con la melodía francesa de la canción “Les Anges dans nos campagnes” y la letra original en inglés compuesta por James Chadwick , se canta en estas épocas y que conocemos como “Ángeles cantando están”.

¡Qué anuncio y qué momento! Los pastores no eran la audiencia que quizás imaginaríamos merecía recibir esta noticia que vendría a cambiar toda la historia del mundo y que cumpliría siglos y siglos de profecías y promesas de Dios.

Los pastores, en respuesta, no lo dudan y salen a conocer al bebé. Cuando pienso en esta escena, siempre pienso en el Adesde Fideles, el hermoso villancico “Venid Fieles Todos”, como esa invitación a venir a ver y adorar a Jesús, y por qué no también en la simple pero hermosa canción de ir a buscar a Jesús….El Burrito Sabanero.

La visita de los pastores sorprendió a todos. Este grupo de campesinos llegó con historias de ángeles, luces, coros y con noticias del nacimiento del Mesías. No es de sorprendernos que la reacción de la gran mayoría haya sido sorpresa, pero si es bueno parar y ver la reacción de María: “pero María guardaba todas estas cosas en el corazón y pensaba en ellas con frecuencia.(v.19). ¡Qué sabiduría vemos en esta joven madre, sabiduría que seguiremos viendo conforme avanza la historia!

El cierre este pasaje es lo más importante para mí. Los pastores no se guardaron esta noticia. Su respuesta fue regresar a sus vidas cotidianas pero ahora con una canción de alabanza en sus labios al ver la fidelidad de Dios y Su veracidad en cumplir todo lo que el ángel les había dicho.

Lucas termina aquí su relato “navideño” y nos adelanta una semana en el futuro:

La obediencia de José y María (v.21-24)

Jesús tuvo la bendición de crecer en una familia judía devota. Sus padres eran obedientes a las ordenanzas de Dios y, a pesar de haber vivido todo lo anterior, cumplieron con las exigencias de la ley de Moisés. Ellos no se creían más o diferentes. Eran parte del pueblo y participaban de los rituales heredados desde hace siglos y que estaban normados en la Torah.

El “viejito loco” (v.25-35)

No he visto versión cinematográfica de esta escena bíblica. En mi imaginación veo un momento sumamente cómico, tenso y misterioso. Imaginen ustedes a la joven pareja, con bebé en brazos, llegando a Jesús a presentar al templo.

En paralelo, un devoto judío, bajo la guía del Espíritu Santo, se dirige al templo a ver la esperanza de su vida cumplida en este bebé. Sin mediar palabra, al ver al bebé, lo toma en sus brazos y alaba a Dios:

“Señor Soberano, permite ahora que tu siervo muera en paz, como prometiste. He visto tu salvación, la que preparaste para toda la gente. Él es una luz para revelar a Dios a las naciones, ¡y es la gloria de tu pueblo Israel!” (v.29-32)

¿Se imaginan ustedes ser José y María? ¿Cómo reacciona uno a semejante situación y a semejantes palabras? Y por si fuera poco, el viejo Simeón, bendice a la pareja y le da unas palabras especiales y específicas a María sobre el futuro:

“Este niño está destinado a provocar la caída de muchos en Israel, pero también será la alegría de muchos otros. Fue enviado como una señal de Dios, pero muchos se le opondrán. Como resultado, saldrán a la luz los pensamientos más profundos de muchos corazones, y una espada atravesará tu propia alma.” (v.34-35)

Y por si fuera poco… (v.36-40)

José y María no solo vieron y escucharon a Simeón. Se une a la fiesta una anciana, viuda, devota y encima de todo, descrita por el texto como profetisa.

El trabajo de Ana, la profetisa, fue sencillo: “…comenzó a alabar a Dios. Habló del niño a todos los que esperaban que Dios rescatara a Jerusalén.” (v.38)

Notemos los inusuales “perfiles” de los primeros evangelistas que este texto nos muestra:

  1. Un grupo de pastores, trabajadores de campo, no necesariamente el tipo de persona en el que, en esa época, confiaba la sociedad.
  2. Una muy anciana mujer, viuda y que todos miraban a diario en el templo.

El cierre de ese pasaje simplemente nos relata como la joven familia regresaba a su vida normal, y sobre los años que vendrían para Jesús, solo sabemos esto: “Allí el niño crecía sano y fuerte. Estaba lleno de sabiduría, y el favor de Dios estaba sobre él.” (v.40)

12 años después… (v.41-52)

Lucas ya no presta más atención a la infancia temprana de Jesús y nos da el brinco al año previo al que Jesús, para la comunidad judía, sería considerado un hombre, los 13 años.

Jesús tiene 12 años y acompaña a sus devotos padres (como lo hacían cada año -v.41-) a Jerusalén para celebrar la Pascua.

Conocemos la historia. Jesús “se le pierde” a sus padres, quienes luego de no encontrarlo en la caravana que regresaba de Jerusalén a Nazaret (un viaje hoy de 146.8 kms, aproximadamente 2 horas en automóvil), regresan a Jerusalén a intentar encontrarlo.

Imaginen ustedes la angustia de José y María luego de 3 días de búsqueda por su hijo, y luego imaginen ustedes la sorpresa de encontrarlo en un robusto diálogo de altura con los fariseos y maestros de la ley en el templo…el lugar más sagrado.

Jesús, ante la preocupación de sus padres, da una sencilla respuesta….está donde le corresponde estar, haciendo lo que le corresponde hacer (v.49), respuesta que los dejó atónitos.

Después de ese incidente, no volvemos a saber más de Jesús, solo la forma en que vivía…en en obediencia a sus padres (v.51). Y nuevamente vemos a María, su madre, respondiendo con sabiduría “guardando esas cosas en el corazón” (v.51).

Terminamos viendo como creció Jesús:

  1. Sabiduría (no solo intelectual, sino de carácter)
  2. Estatura (físicamente)
  3. Favor de Dios (espiritualmente)
  4. …y de toda la gente (en sus relaciones sociales)

¿Qué les deja a ustedes este capítulo?

Adviento de la mano de Lucas #1


Estamos empezando una nueva temporada de Adviento y en este año 2019, nos queda perfecto que el primer domingo sea 1 de diciembre. Esto nos da una linda forma de arrancar y enfocarnos de manera especial en Jesús a través de la lectura diaria de un capítulo del Evangelio de Lucas. Este Evangelio, escrito por Lucas alrededor del año 60, d.C., un médico gentil (no judío) que acompañó a Pablo y además es el autor de los Hechos de los Apóstoles, nos presenta en 24 capítulos una hermosa y bien investigada panorámica de la vida de Jesús. Al finalizar el 24 de diciembre con este ejercicio, podremos sentarnos a la mesa navideña con nuestra familia con una consciencia renovada de la celebración de Adviento y Navidad. Como bien lo dice la imagen incluida en esta reflexión: “Jesús no es parte de la historia de Navidad. Navidad es parte de la historia de Jesús.”

Comencemos entonces con Lucas, capítulo 1.

El propósito de la investigación (1:1-4)

Lucas está escribiendo bajo encomienda de Teófilo un relato acerca de la vida de Jesús. Al parecer, circulan muchos relatos y versiones de los hechos (v.1-2) y Lucas busca, a través de su Evangelio, ordenar toda esta información, verificarla y escribirla de mejor manera de lo que circulaba (v.3).

A mí lo que más me llama la atención es el propósito de Lucas en escribir esto para Teófilo: “para que puedas estar seguro de la veracidad de todo lo que te han enseñado.” (v.4). Teófilo ya era creyente y la manera en que buscaba cimentar su fe era a través de la validación de los hechos y de un texto que los ordenara para facilitar su comprensión. ¡Qué gran ejemplo nos dan Lucas y Teófilo a nosotros, siglos después, en un mundo que abandonó la veracidad y validación de hechos por los sentimientos, las emociones las “micro verdades” individuales!

La respuesta a un primer anuncio (v.5-25)

En este pasaje Lucas nos relata la historia de cómo fue anunciado el nacimiento de Juan el Bautista. Juan fue concebido en la vejez de sus padres, el sacerdote Zacarías y Elisabet, una pareja piadosa que amaba a Dios y que el pueblo conocía por su devoción y entrega (v.5-6). Sin embargo, ellos también sufrían la dura prueba de que nunca habían tenido hijos, algo no solo emocionalmente duro, sino, lamentablemente, sujeto al juicio público durante esa época (v.7).

Al ser sacerdote, Zacarías tuvo la oportunidad de estar de turno sirviendo y ministrando en el templo en Jerusalén y le tocó, por sorteo, entrar al santuario y ofrecer incienso a Dios. Es allí donde un ángel sorprende a Zacarías y lo asusta (v.8-12).

El ángel utiliza una de las frases más conmovedoras para calmar el miedo de Zacarías: “¡No tengas miedo, Zacarías! Dios ha oído tu oración.” (v.13). Lucas no nos da detalles de qué oraban Zacarías y Elisabet en su intimidad como pareja o como personas, pero el ángel le asegura que producto de que Dios ha escuchado, ellos tendrán el hijo que tanto han deseado…a pesar de su vejez. Pero este hijo no es cualquier hijo. Está llamado a cumplir una función especial y a ser criado de una forma especial para cumplir esa misión (v.13-17). Algo especial también en este pasaje es que vemos en un solo capítulo al menos 3 ocasiones en que la pequeña familia de Zacarías, Elisabet y Juan son llenos del Espíritu Santo (v. 15, 41 y 67), un testimonio maravilloso de la obra activa de Dios en la vida de las personas y que las transforma para siempre.

Es difícil imaginar lo que Zacarías sentía en esos momentos. Entre susto, emoción y su propia fragilidad humana, Zacarías se la juega pidiendo pruebas al ángel de lo que le acaba de anunciar (v.18). La consecuencia, por supuesto, no se hace esperar y el ángel Gabriel no solo valida la noticia sino que deja a Zacarías mudo como evidencia de lo que había sucedido, algo que sorprende a quienes esperaban que Zacarías saliera del santuario y les da a entender que allí dentro algo había sucedido que no era normal. (v.19-22).

Me encanta la ternura con la que termina este pasaje, porque vemos a los ancianos Zacarías y Elisabet ser obedientes al anuncio del ángel y a Elisabet gozarse por el regalo de la vida (¡algo que debemos nosotros re-aprender!): “¡Qué bondadoso es el señor! -exclamó ella-. Me ha quitado la vergüenza de no tener hijos.!”

Otro anuncio, otra respuesta (v.26-38)

Este pasaje es de los más sublimes de todas las Escrituras. El momento de la Anunciación, cuando el mismo ángel que habló con Zacarías, ahora habla con María y le da la más increíble noticia de todas.

La Anunciación inicia con una declaración de parte del ángel que para nosotros los evangélicos es difícil de procesar pero que necesitamos recuperar si es que anhelamos tener, enseñar y vivir de acuerdo a una cristología integral: “¡Saludos, mujer favorecida! ¡El Señor está contigo!”. (v. 28). ¿Se imaginan ustedes lo que ha de sentir una joven adolescente, del área rural de Israel, que está anticipando su boda con José, el recibir semejante saludo? Ciertamente María era una jovencita especial. Me encanta que ante esta situación su reacción no es de miedo (como Zacarías, quien debería entender mejor de estas cosas), sino de sorpresa y análisis: “Confusa y perturbada, María trató de pensar lo que el ángel quería decir.” (v.29)

La respuesta de Dios a través del ángel es una más de las 365 veces que en la Biblia vemos la misma frase: “No tengas miedo…” (v.30). María recibe la noticia de el inmenso favor de Dios que ha recibido y de la misión que se le está encomendando: ser la madre de Jesús, el Hijo de Dios, el Mesías, Dios hecho hombre (v.31-33).

La respuesta de María no es de incredulidad o de busca de pruebas (como Zacarías), sino de buscar entender la manera en que esto llegaría a suceder, dado que aún no es una mujer casada (v.34). Aquí es dónde el ángel le responde a María sobre el milagro que sucederá a través del cual ella, cubierta por el Espíritu Santo, concebiría a Dios el Hijo, por voluntad de Dios el Padre…¡qué momento más trinitario! (v.35-37). Nuevamente vemos la extraordinaria humildad de esta jovencita ante semejante anuncio: “Soy la sierva del Señor. Que se cumpla todo lo que has dicho acerca de mí.” (v.38)

Los primos se conocen (v.39-45)

Lucas continua su relato contándonos acerca de la especial visita que hace María a Elisabet. María, recién embarazada de Jesús, visita a su prima, la anciana Elisabet que tiene ya 6 meses de embarazo (v.39-40). Aquí sucede el segundo momento de llenura del Espíritu Santo que leemos en el capítulo 1 (v.41). Como resultado de esta llenura especial, Elisabet bendice a la joven María, reconociendo el lugar especial que tiene, no por ella misma o por algún mérito propio, sino porque es la madre de su Señor. Elisabet reconoce la presencia del Espíritu Santo entre ellas y honra a María por su fe: “Eres bendita porque creíste que el Señor haría lo que te dijo.” (v.42-45).

Ni siquiera en Broadway pasa esto (v.46-56)

Este es un pasaje sublime y lamentablemente de los menos predicados en nuestras iglesias evangélicas. El Magnificat:

María, al mejor estilo de los musicales de Hollywood o de Broadway, irrumpe en una canción hermosa, santa, disruptiva. Una canción que resalta:

  1. La gratitud y asombro de María ante el honor que Dios le ha concedido (v.46-49)
  2. El cuidado de Dios por los humildes y por Su pueblo (v.50-53)
  3. La fidelidad de Dios a Su pacto (v.54-55)

¡Cuánta profundidad en esta canción! ¡Cuánto que reconocer y sobre lo que debemos meditar!

Se cumple la primera promesa (v.57-66)

La primera promesa que Dios hizo se cumple. Nace el hijo de Zacarías y Elisabet, y entre el dilema familia del nombre que llevaría el niño (algo importantísimo en esa cultura), Zacarías obedece la instrucción del ángel y le dan el nombre designado: Juan.

Es muy interesante ver la reacción de las personas ante este suceso, sobre todo por la forma en que se le dio el nombre a Juan. Las reacciones son dignas de consideración:

  1. Todos se enteraron (v.65)
  2. Temor reverente (v.65)
  3. La noticia se difundió (v.65)
  4. Meditación y reflexión sobre lo sucedido y sobre el futuro que tendría este niño (v.66)

El Espíritu sigue obrando (v.67-80)

“Entonces su padre, Zacarías, se llenó del Espíritu Santo y dio la siguiente profecía:” (v.67)

Zacarías, el religioso incrédulo del que leímos al inicio del capítulo, transformado por la gracia de Dios a través de la concepción, proceso de gestación y embarazo de su hijo, tras nueve meses de silencio absoluto, esa ahora usado por Dios como profeta y para anunciar el Evangelio.

  1. Anuncia la salvación de Dios a través de la venida del Mesías (v.68-71)
  2. Nos recuerda que esto es el cumplimiento de una promesa de Dios, Quién nuevamente se muestra fiel a Su pueblo (v.71-73)
  3. Nos recuerda que no solo hemos sido salvos de algo, sino hemos sido también salvos para algo (v.74-75)
  4. Se vuelve a su pequeño hijo Juan, lo bendice y lo comisiona para el plan que Dios tiene para él. (v.76-79)

La obra del Espíritu Santo continúa sobre la vida del pequeño Juan, quien crece para cumplir con la misión que le fue encomendada por Dios:

“Juan creció y se fortaleció en espíritu. Y vivió en el desierto hasta que comenzó su ministerio público a Israel.” (Lucas 1:80)

¿Qué destacan ustedes de su lectura de Lucas 1? ¡Compartan sus impresiones!

Una razón para dar gracias


Thanksgiving es uno de mis días favoritos del año, sino mi día favorito. Desde que tengo memoria, gracias a una experiencia que mi mamá tuvo en Estados Unidos, en mi familia siempre hemos celebrado este día con el tradicional menú de pavo y demás acompañamientos que se acostumbra.

Para nosotros, una familia sostenida por el matrimonio de 44 años de mis papás y compuesta además por nosotros, sus 5 hijos y 3 hijas, además de 3 cuñadas, 1 cuñado, 5 nietas y 3 nietos, este día siempre ha guardado un significado especial cuando vemos hacia atrás y reflexionamos para agradecer a Dios por Su misericordia, provisión, gracia y cuidado.

Este año, el texto bíblico que me lleva a la reflexión es el Salmo 136 que comparto a continuación:

1¡Den gracias al Señor, porque él es bueno!Su fiel amor perdura para siempre.

2Den gracias al Dios de dioses.Su fiel amor perdura para siempre.

3Den gracias al Señor de señores.Su fiel amor perdura para siempre.

4Den gracias al único que puede hacer milagros poderosos.Su fiel amor perdura para siempre.

5Den gracias al que hizo los cielos con tanta habilidad.Su fiel amor perdura para siempre.

6Den gracias al que ubicó la tierra en medio de las aguas.Su fiel amor perdura para siempre.

7Den gracias al que hizo las lumbreras celestiales:Su fiel amor perdura para siempre.

8el sol para que gobierne de día,Su fiel amor perdura para siempre.

9y la luna y las estrellas para que gobiernen de noche.Su fiel amor perdura para siempre.

10Den gracias al que mató a los hijos mayores de Egipto.Su fiel amor perdura para siempre.

11Él sacó a Israel de Egipto.Su fiel amor perdura para siempre.

12Actuó con mano fuerte y brazo poderoso.Su fiel amor perdura para siempre.

13Den gracias al que separó las aguas del mar Rojo. Su fiel amor perdura para siempre.

14Hizo cruzar a salvo a Israel.Su fiel amor perdura para siempre.

15Pero arrojó al mar Rojo al faraón y a su ejército.Su fiel amor perdura para siempre.

16Den gracias al que guió a su pueblo por el desierto.Su fiel amor perdura para siempre.

17Den gracias al que hirió de muerte a reyes poderosos.Su fiel amor perdura para siempre.

18Mató a reyes poderosos:Su fiel amor perdura para siempre.

19a Sehón, rey de los amorreos,Su fiel amor perdura para siempre.

20y a Og, rey de Basán.Su fiel amor perdura para siempre.

21Dios entregó las tierras de estos reyes como herencia:Su fiel amor perdura para siempre.

22como preciada posesión a su siervo Israel.Su fiel amor perdura para siempre.

23Él se acordó de nosotros en nuestras debilidades.Su fiel amor perdura para siempre.

24Nos salvó de nuestros enemigos.Su fiel amor perdura para siempre.

25Él provee alimento a todo ser viviente.Su fiel amor perdura para siempre.

26Den gracias al Dios del cielo.Su fiel amor perdura para siempre.

Salmo 136, NTV

En este salmo podemos ver varias razones por las cuales el salmista da gracias a Dios:

  1. Por Quién es Dios (versículos 1 al 3)
  2. Por las grandes cosas que Dios ha hecho (versículos 4 al 9)
  3. Por el favor que ha mostrado al pueblo de Israel y como intervino específicamente en sus vidas (versículos 10 al 22)
  4. Por la misericordia y provisión de Dios (versículos 23 al 26)

Sin embargo, en esta ocasión quisiera resaltar el refrán que se repite en todo el salmo: Su fiel amor perdura para siempre.

Cuando hemos tenido años con fuertes altibajos, o años difíciles y sumamente desafiantes por cuestiones económicas, de salud, relacionales, años en los que quizás nos hemos alejado de Dios o donde nos cuesta ver el futuro, esta frase es un ancla segura que nos da, aunque no todo haya salido bien, una razón profunda para estar agradecidos: Su fiel amor perdura para siempre.

El amor de Dios no es un concepto místico, vago o desencarnado. El amor de Dios tiene una manifestación concreta que no debemos olvidar jamás:

Conocemos lo que es el amor verdadero, porque Jesús entregó su vida por nosotros.

1 Juan 3:16a, NTV

Cuando vemos a Jesús, entendemos por qué el amor de Dios es fiel y por qué el amor de Dios perdura para siempre. Quizás por esto es que cuando celebramos el día de “acción de gracias”, podemos al mismo tiempo reflexionar en como los autores antiguos escribían esta idea de la “acción de gracias”: εὐχαριστία (eucaristía).

La acción de gracias de la Cena del Señor es un recordatorio de que Su fiel amor perdura para siempre, porque nos recuerda que Jesús entregó su vida por nosotros.

Con o sin pavo, reuna a su familia hoy y levante una oración al cielo dando gracias a Dios de que a pesar de circunstancias favorables o desfavorables, la esperanza de sus corazones está anclada en que Su fiel amor perdura para siempre.

Entronar a Jesús en Lakewood


Este pasado domingo, Kanye West, el conocido y controversial rapero, convertido de manera radical (y para muchos, sorpresiva) al cristianismo, tuvo la oportunidad de presentar su nuevo álbum “Jesus is King” (Jesús es Rey) durante el servicio dominical de la iglesia Lakewood, presidida por el famoso predicador Joel Osteen.

El servicio, partido en 3 partes, siguió la siguiente agenda:

  1. Alabanza dirigida por el coro y banda gospel de Kanye West, parte de su movimiento “Sunday Service” . (del minuto 43 a 1:18 aprox)
  2. Un breve mensaje de Joel Osteen. (de 1:18 a 1:35 aprox)
  3. Alabanza dirigida por Kanye West y todo el coro y banda.

Lo más destacado, en mi opinión, son los dos momentos de alabanza. El mensaje de Osteen fue nuevamente antropo-céntrico, anecdótico, vacío de Biblia y Evangelio. Sin embargo, entre las canciones del nuevo álbum de Kanye y coros gospel tradicionales, y alguna viejas conocidas canciones evangélicas, esa tarde de domingo, Lakewood Church fue saturada con el mensaje del Evangelio sin reservas:

  1. Se reconoció el pecado
  2. Se pidió perdón
  3. Se reconoció que el único camino para el perdón de pecados y la salvación de los pecadores es fe en Jesús y Su obra redentora en la Cruz
  4. Hubo adoración enfocada únicamente en Dios
  5. Se cantó muchísima Biblia y se llamó a los asistentes a la Escritura, al discipulado, a la comunidad bíblica.

Espero con todo mi corazón que el movimiento “Sunday Service” siga creciendo y siga siendo saturado de valentía y pasión por comunicar el Evangelio y proclamar el nombre de Jesús de una manera directa, frontal, creativa y bella como lo hacen con esta música, no solo en Lakewood, sino en las cárceles donde Kanye llega a evangelizar y los demás lugares donde sea llevado este mensaje.

Como en todo, siempre será bueno escuchar distintas voces que apoyan o disienten de lo sucedido:

Una valiosa entrevista con el Rev. Robert Sirico, fundador del Acton Institute:

Una fuerte crítica en el Washington Post puede ser leída aquí.

Discierna usted y forme sus propias conclusiones.

Rompamos el Paradigma: ¡Pintemos dentro de las líneas!


Nunca fui bueno para las clases de arte en el colegio. De hecho, en cuanto tuve la oportunidad, sustituí la clase de arte para llevar únicamente clases de música. No soy muy bueno para dibujar, pintar y ese tipo de destrezas finas.

Sin embargo, desde hace un tiempo, he estado coloreando usando libros de “pintar para adultos”. He llegado al punto de comprar mi caja de 48 colores y estoy considerando ya mejor comprar de 60. Me he dado cuenta también de que me gusta que siempre esté bien afilada la punta de mis crayones y cuando me pongo a colorear, me doy cuenta de que puedo pasar horas entretenido y lejos del teléfono y las pantallas.

Algo que me gusta de estos libros de pintar para adultos y también de los kits de acuarela de “paint by numbers” es que nos permiten -especialmente a los que no somos muy diestros en estos temas- colorear figuras de manera guiada que luego se ven bastante bonitas. La única condición para hacerlo exitosamente, es que debemos respetar las líneas y pintar dentro de los espacios marcados.

Parece sentido común, pero vivimos en un momento cultural en donde esta idea es constantemente cuestionada. Ya sea en el mundo de los negocios, en la educación o hasta en la religión, se nos motiva a atrevernos a “desafiar los límites” y “pintar fuera de las líneas” porque debemos “pensar fuera de la caja”. Estos conceptos se usan para motivarnos a innovar, a desafiar el status quo o a -usando la idea favorita de muchos- romper paradigmas.

Este es el paradigma que quisiera desafiar. Quizás, el camino para la verdadera innovación, cambio sostenible y para verdaderamente progresar sea justo el pintar dentro de las líneas.

Pensemos en un músico virtuoso como la talentosísima Gunhild Carling:

su arreglo tan innovador y divertido de la canción “Happy” fue posible porque ella se sometió a las reglas y limitaciones de la teoría musical y de cada instrumento que interpreta. La libertad que tiene para tocar está contenida dentro del marco de la música y es justo porque ella sigue las reglas, pinta dentro de las líneas y se mantiene dentro de la amplia caja de la música que puede sorprendernos con esta increíble interpretación.

Para apreciar el talento de Juan Carlos Plata (el más grande -en mi opinión- goleador del futbol guatemalteco), era necesario que Plata respetara las reglas del juego y jugara dentro del rectángulo de juego.

Nuestra cultura nos trata de hacer creer la idea de que no tenemos limitaciones. Esto es falso. Como seres humanos somos finitos y estamos sujetos a limitaciones físicas, espaciales, de tiempo, de fuerza, intelecto, etc. Las personas más libres y más innovadoras son justo las que logran, dentro de ese marco natural de restricciones, combinar los recursos que tienen disponibles para crear algo nuevo, pero ese algo nuevo será sostenible y BUENO sí y solo sí, respeta las reglas y dignifica a la persona humana dentro de su diseño y propósito.

Las reglas nos guían y orientan. La “caja” nos da un marco de referencia de límites generales dentro de los que podemos “jugar el juego” con libertad. Como cristianos, esto aplica a nuestra forma de abordar la lectura y enseñanza de la Escritura, la predicación y la forma de hacer iglesia.

Como cristianos, no existimos en un vacío teológico/histórico/cultural. Nos hará bien tener un marco de referencia hermenéutico y saber cuáles son las líneas dentro de las que debemos colorear y discernir con qué color es mejor hacerlo.

¡Pintemos dentro de las líneas! En palabras del gran teólogo Peter Kreeft:

“En una era de relativismo, la única rebelión posible es la ortodoxia.”

Arthur Fleck, Romanos 1 y la Pérdida de la Esperanza


(Es posible que este comentario tenga spoilers…)

El fin de semana tuve la oportunidad de ir a ver Joker, la película del momento que relata la “historia de origen” del famoso villano de Batman, pero esta vez contada desde la óptica del personaje y alejada del mundo de ciencia ficción y efectos especiales que rodea la historia.El fin de semana tuve la oportunidad de ir a ver Joker, la película del momento que relata la “historia de origen” del famoso villano de Batman, pero esta vez contada desde la óptica del personaje y alejada del mundo de ciencia ficción y efectos especiales que rodea la historia.

La película es fuerte, impactante, desgarradora, perturbadora y muy, muy humana…demasiado humana quizás para una audiencia acostumbrada a películas que resuelven el argumento o que nos dejan enganchados para lo que siga…en el caso de Joker, quizás la sensación que queda es que no queremos que siga.

Joker es la historia del espiral descendiente de Arthur Fleck, un hombre con serios problemas mentales que vive dentro de una Ciudad Gótica presentada como una ciudad hundida y hasta embarrada de corrupción, inseguridad, violencia y creciente odio entre distintos grupos de personas.

La película abre con la terrible situación de la suciedad de Ciudad Gótica y las plagas de ratas que “está afectando aún hasta a los ricos”. Vemos una ciudad al borde del colapso, a un empresario millonario -Thomas Wayne, padre de Bruce Wayne (quien en la narrativa que conocemos, se convertiría en Batman)- que se presenta ante la ciudad como el único salvador de la misma y a Murray Franklin, el presentador de televisión que, a mi criterio, representa la cultura de entretenimiento que busca -aunque fracasa- adormecer a Ciudad Gótica a través de la televisión.

La tragedicomedia de Arthur Fleck, que lo lleva a convertirse en Joker es un espiral descendiente de varios factores:

  • Una crianza desafortunada y en pobreza
  • Enfermedad mental
  • Ciudad Gótica como lugar donde creció, vive y trabaja

Vemos progresivamente como Fleck se va quebrando hasta que se transforma y se presenta ante Ciudad Gótica como el héroe que las masas buscan…alguien que -sin querer quizás- está lo suficientemente loco como para hacer frente “al sistema” y da rienda suelta a su frustración, ira y furia a través de al menos 4 asesinatos que representan lo que la sociedad percibe como sus fuentes de opresión: los ricos y los medios de comunicación.

En Joker no hay redención, no hay héroe, no hay epifanía que mueva a la acción justa. Lo que me quedó a mi luego de la película fue una perfecta ilustración del espiral descendiente de la humanidad cuando la ira pasiva de Dios es soltada sobre un pueblo que elige abandonarse a hacer lo que quiera, sin consideración por el otro y por las consecuencias de sus acciones:

18Pero Dios muestra su ira desde el cielo contra todos los que son pecadores y perversos, que detienen la verdad con su perversión. 19Ellos conocen la verdad acerca de Dios, porque él se la ha hecho evidente. 20Pues, desde la creación del mundo, todos han visto los cielos y la tierra. Por medio de todo lo que Dios hizo, ellos pueden ver a simple vista las cualidades invisibles de Dios: su poder eterno y su naturaleza divina. Así que no tienen ninguna excusa para no conocer a Dios.21Es cierto, ellos conocieron a Dios pero no quisieron adorarlo como Dios ni darle gracias. En cambio, comenzaron a inventar ideas necias sobre Dios. Como resultado, la mente les quedó en oscuridad y confusión. 22Afirmaban ser sabios pero se convirtieron en completos necios. 23Y, en lugar de adorar al Dios inmortal y glorioso, rindieron culto a ídolos que ellos mismos se hicieron con forma de simples mortales, de aves, de animales de cuatro patas y de reptiles.24Entonces Dios los abandonó para que hicieran todas las cosas vergonzosas que deseaban en su corazón. Como resultado, usaron sus cuerpos para hacerse cosas viles y degradantes entre sí. 25Cambiaron la verdad acerca de Dios por una mentira. Y así rindieron culto y sirvieron a las cosas que Dios creó pero no al Creador mismo, ¡quien es digno de eterna alabanza! Amén. 26Por esa razón, Dios los abandonó a sus pasiones vergonzosas. Aun las mujeres se rebelaron contra la forma natural de tener relaciones sexuales y, en cambio, dieron rienda suelta al sexo unas con otras. 27Los hombres, por su parte, en lugar de tener relaciones sexuales normales, con la mujer, ardieron en pasiones unos con otros. Los hombres hicieron cosas vergonzosas con otros hombres y, como consecuencia de ese pecado, sufrieron dentro de sí el castigo que merecían.28Por pensar que era una tontería reconocer a Dios, él los abandonó a sus tontos razonamientos y dejó que hicieran cosas que jamás deberían hacerse. 29Se llenaron de toda clase de perversiones, pecados, avaricia, odio, envidia, homicidios, peleas, engaños, conductas maliciosas y chismes. 30Son traidores, insolentes, arrogantes, fanfarrones y gente que odia a Dios. Inventan nuevas formas de pecar y desobedecen a sus padres. 31No quieren entrar en razón, no cumplen lo que prometen, son crueles y no tienen compasión. 32Saben bien que la justicia de Dios exige que los que hacen esas cosas merecen morir; pero ellos igual las hacen. Peor aún, incitan a otros a que también las hagan. (Romanos 1:18-31 NTV)

Romanos 1:18-30, NTV

Joker es eso, una oda a la desesperanza, a la cultura en la que vivimos hoy…polarizada, paranoica por el miedo a todo -a la comida, a quien piensa distinto, al medio ambiente, a que nazcan más personas, a los políticos…a todo-. Joker no ofrece redención y el final de la película nos deja sin palabras porque nos deja sin esperanza. No hay lugar para un héroe y no hay marcha atrás a la debacle.

Joker es difícil de ver porque desafía a una sociedad que se ha negado a ver su propia maldad y corrupción, y siempre ha buscado, como lo hizo Arthur Fleck, a culpables externos.

Joker es una película importante porque se atreve a seguir la trayectora hermenéutica de las micro-narrativas individualistas, privadas y egoístas del post modernismo a su última consecuencia…la locura, la soledad, el odio, la venganza, la violencia y la incapacidad de encontrar, aún en el peor de los entornos, circunstancias y vidas, un rayo de esperanza.

“Yesterday” y la gloria de un mensaje que no es nuestro


Ayer tuve la oportunidad de ver la película “Yesterday”. Una linda historia ficticia sobre un mundo donde de la noche a la mañana, la memoria de Los Beatles, la Coca Cola, los cigarrillos y Harry Potter, aparentemente había desaparecid.

Jack Malik, el protagonista de la película, es un ex maestro de primaria, empleado de un club de compras y aspirante a cantante que, luego de un apagón mundial que borra de la historia la música de Los Beatles, es el único que recuerda su música.

Jack aprovecha esa oportunidad -incrédulo aún de que nadie recuerde esta música- para “relanzar” esa música -haciendo creer al mundo que él es el autor- y luego de una serie de encuentros afortunados, se coloca a sí mismo como la más grande estrella de la música pop y autor de canciones que cambiarían el mundo….al menos para todo el mundo menos dos curiosos personajes que lo ven atónitos cuando canta y que lo siguen de evento en evento…y ponen a Jack muy nervioso.

Es luego de que Jack lanza en vivo este disco que se postula a ser un parteaguas en la historia musical -un disco con todos los más grandes éxitos de Los Beatles-, que Jack entra en contacto con sus dos extraños seguidores. ¡Ellos también recuerdan la música y de quién es realmente! Jack se asusta mucho pero luego pasa algo hermoso e inesperado: estos dos extraños personajes solo quieren agradecerle a Jack por volver a compartir con el mundo esta música. Para ellos, “un mundo sin los Beatles sería un mundo muy triste”. Al final, para ellos no importaba quién cantara la música, lo que les importaba era que la música sonara, que sonara en toda su integridad y que TODOS pudieran escucharla.

Para no arruinarles el resto de la película, termino aquí de contar, pero paso a la reflexión que me causó verla:

Nosotros como cristianos, al igual que Jack, hemos recibido un mensaje que no es de nuestra autoría -el Evangelio-, que apunta a un Autor mucho más grande que nosotros -Dios- y que a la vez, el mundo lo necesita. Y porque el mensaje no es nuestro y porque el mundo lo necesita, la gloria por dar ese mensaje nunca puede ni debe ser nuestra.

Nuestra cultura evangélica tiene su propio culto a las celebridades. Construimos grandes iglesias diseñadas para optimizar la vista al escenario y la transmisión audiovisual. Tenemos eventos para premiar autores de libros y producciones musicales. Tenemos nuestro propio cine, nuestras revistas, periódicos, canales de TV, estaciones de radio…en fin, todo lo necesario para construir una celebridad.

Lo curioso es que todo este andamiaje debería estar construido y orientado para apuntar afuera de nosotros mismos y afuera de sí mismo, apunta al Autor. Jack, en la película, resolvió su crisis cuando visitó a John Lennon -quien seguía vivo, no era músico y tenía 78 años-, y allí entendió el por qué y para qué de la música que estaba haciendo. El mensaje del Evangelio, para que sea transformador y no sea una parte más de una industria mediática evangélica necesita trascender a quienes lo comunican, escriben acerca de él y cantan acerca de él….si no apunta a Dios, a Jesús, simple y sencillamente se pierde y no sirve para nada.

Nuestro rol no es capitalizar sobre el mensaje para construir nuestra plataforma. Nuestro rol es entregarle al mundo lo que siempre, por gracia, les perteneció, el glorioso mensaje del Evangelio de nuestro Señor Jesucristo. Nada es más valioso. Nada es más importante. Nada es más necesario.

El mundo puede vivir sin los Beatles y su música. El mundo no puede vivir sin Jesús y Su Evangelio.

Consejos antiguos de cómo abordar la Biblia


Tomados de “La Imitación de Cristo” de Tomás de Kempis, Libro I, Capítulo 5.

Capítulo 5: DE LA LECCION DE LAS SANTAS ESCRITURAS

1. En las Santas Escrituras se debe buscar la verdad, no la elocuencia. Toda la Escritura. santa se debe leer con el espíritu que se hizo. Más debemos buscar el provecho en la Escritura que no la sutileza de palabras. De tan buena gana debemos leer los libros sencillos y devotos como los sublimes y profundos. No te mueva la autoridad del que escribe si es de pequeña o grande ciencia; mas convídete a leer el amor de la pura verdad. No mires quién lo ha dicho, mas atiende qué tal es lo que se dijo. Los hombres pasan; mas la verdad del Señor permanece para siempre (Salmo ll6, 2). 

2. De diversas maneras nos habla Dios sin acepción de personas. Nuestra curiosidad nos impide muchas veces el provecho que se saca en leer las escrituras, cuando queremos entender y escudriñar lo que llanamente se debía pasar. Si quieres aprovechar, lee con humildad fiel y sencillamente, y nunca desees nombre de letrado. Pregunta de buena voluntad y oye callado las palabras de los Santos; y no te desagraden las sentencias de los viejos, porque no las dice) sin causa.