Entre el Árbol del Oakland y el Corcovado de Cayalá


Esta ha sido una semana agitada alrededor de dos sucesos comerciales en la Ciudad de Guatemala que han generado revuelo en redes sociales.

El primero suceso tiene que ver con la instalacion de un árbol navideño en Oakland Mall patrocinado por la prestigiosa marca de joyería de cristal Swarovski y el segundo suceso tiene que ver con la campaña “White Weekend Trip” de Paseo Cayalá en donde se utilizó la imagen del Cristo de Corcovado ubicado en Río de Janeiro, Brasil. Read More

La Gratitud que Necesitamos


palabras-de-reflexion-gratitudEste próximo jueves se celebra en Estados Unidos el Día de Acción de Gracias.  En Guatemala, esta fecha ha venido adquiriendo popularidad y no es extraño ver a más familias y grupos de amigos reunirse a celebrar.  Independiente de las razones de por qué o cómo llegó a implantarse esta celebración en nuestra cultura, hay aquí una inmensa oportunidad para recordar y fortalecer uno de los pilares más importantes de la vida cristiana: la gratitud.

El Salmo 100:4 nos recuerda que las llaves a la presencia de Dios son la gratitud y la alabanza.  La gratitud nos mantiene humildes ante la majestad, grandeza y absoluta soberanía de Dios sobre toda las cosas, todas las personas y todas las circunstancias.  Nos recuerda nuestro lugar como criaturas delante de un Creador que es santo y misericordioso y como consecuencia de eso, transforma la manera en que reaccionamos a lo bueno y lo malo en la vida y la manera en que tratamos y nos relacionamos con nuestros semejantes, con nuestro prójimo.

Como cristianos que buscamos vivir constantemente en la presencia de Dios, la gratitud es más que un simple lindo sentimiento que aflora en fechas especiales del año.  La gratitud para el cristiano es una respuesta a la gracia recibida y a la segura esperanza prometida por Dios a través de Jesús.

El apóstol Pablo coloca nuestra necesidad de vivir agradecidos dentro del contexto de exhortaciones e instrucciones que pueden servirnos durante esta semana de Thanksgiving como pie para nuestra reflexión este jueves y las discusiones alrededor de la mesa:

12Dado que Dios los eligió para que sean su pueblo santo y amado por él, ustedes tienen que vestirse de tierna compasión, bondad, humildad, gentileza y paciencia. 13Sean comprensivos con las faltas de los demás y perdonen a todo el que los ofenda. Recuerden que el Señor los perdonó a ustedes, así que ustedes deben perdonar a otros. 14Sobre todo, vístanse de amor, lo cual nos une a todos en perfecta armonía. 15Y que la paz que viene de Cristo gobierne en sus corazones. Pues, como miembros de un mismo cuerpo, ustedes son llamados a vivir en paz. Y sean siempre agradecidos. (Colosenses 3:12-15, NTV)

  • Pablo nos llama a ser agradecidos bajo la sombrilla de la elección soberana de Dios de nuestras vidas para salvación.
  • Nuestra gratitud y el cambio en nuestras vidas son derivados y respuestas naturales del Evangelio y el poder transformador de la gracia de Dios sobre nuestras vidas.
  • El amor, la comprensión, el perdón y la gratitud son virtudes que son inseparables para quienes han sido tocados y traídos de vuelta a la vida por el Padre a través de Jesús, en el poder del Espíritu Santo.

16Estén siempre alegres. 17Nunca dejen de orar. 18Sean agradecidos en toda circunstancia, pues esta es la voluntad de Dios para ustedes, los que pertenecen a Cristo Jesús. (1 Tesalonicenses 5:16-18, NTV)

  • En el contexto de las instrucciones finales que Pablo da en esta primera carta a los creyentes de Tesalónica, vemos que ser agradecidos es parte fundamental de nuestro cumplimiento de la voluntad de Dios.
  • Vemos que la voluntad de Dios se define en términos de lo que Dios ya ha ordenado para nosotros en lugar de la noción popular de que la voluntad de Dios es todo lo bueno que nosotros queremos y que deseamos que Dios nos conceda.
  • El gozo, la oración y la gratitud son nuevamente virtudes inseparables en la vida de aquellos que han sido verdaderamente transformados por la gracia de Dios.

Ante esto, ¿cómo enfrentar esta semana especial en que hablar de gratitud estará a la orden del día? ¿Cómo darle significado a la fecha más allá de la imitación de una costumbre foránea y de un artificial pico comercial?  La respuesta va más allá del simple buscar razones por las cuales estar agradecidos.  La Biblia nunca nos manda a eso, la Biblia nos manda a ser y estar agradecidos.  Pero….¿agradecidos por qué? Agradecidos por Jesús….nada más es necesario y ninguna otra razón podría superar jamás la inmensa misericordia mostrada por nosotros los pecadores en Jesús.

El Salmo 23, en su primer versículo nos recuerda que porque “El Señor es mi pastor”, entonces “tengo todo lo que necesito”. Otras traducciones lo dicen de esta manera: “…nada me faltará.” La tradicional traducción en inglés de este texto lo refuerza más aún: “I shall not want…” (“No querré nada más”).  Meditemos en el peso de estas palabras y que nuestra oración y vida sea cada vez más volcada a agradecer con humildad y rodilla doblada.  Allí nos encontraremos en la hermosa presencia de Dios….no necesitamos más.

 

I Dare Not Utter


Un intento de poesía propia en inglés….

silence

I Dare Not Utter

I dare not utter

for words carry with the wind

and meaning gets lost

unheard…

I dare not utter

afraid that the void

will claim with no remorse

that which is yours only to listen

I dare not utter

for it may not come out right

too much too soon

or out of proper time

I dare not utter

for in silence there is wisdom

and in patience my soul is sustained

until echoes subside when you finally hear

La Reforma que sigue pendiente 499 después


05c69f81cffdecc4353988c0830f7425Este próximo 31 de octubre se marcan 499 años del día cuando un valiente monje agustino, convencido de que podía desde adentro traer los cambios a la institución a la que había dedicado su vida que la hicieran más fiel a su llamado original y al mensaje que busca transmitir, enseñar y defender.

En aquella iglesia en Wittenberg, Martín Lutero clavó sus 95 tesis con un objetivo: hacer públicas sus ideas para poder debatirlas y buscar los cambios que en ese momento tan complejo de la historia, la Iglesia –como institución universal- necesitaba. Su intención no era crear una nueva iglesia o denominación. Lutero creía que Roma no estaba enterada de lo que Tetzel estaba haciendo con la venta de indulgencias y eso le indignó y por eso alzó la mano. Lo que sucedió ese día tomó la fuerza de una pequeña bola de nieve rodando en la cima del Everest y creó una avalancha que fue imposible detener. Si bien se marca el comienzo de la Reforma el 31 de octubre de 1517, quizás fue el día que finalizó la Dieta de Wörms -17 de abril 1521-, que marcó el cisma y trazó la ruta que el protestantismo siguió hasta nuestros días, casi 500 años después.

De allí para acá el escenario es muy distinto. El cristianismo –católico, protestante y ortodoxo- tiene alcance global y las relaciones entre estas tres grandes expresiones de la fe son más amigables. Existe un espíritu de colaboración por causas comunes como la dignidad de la persona humana, la defensa de la vida desde la concepción hasta la muerte natural y de la familia y el matrimonio. Además, doctrinalmente el espacio de diálogo es más abierto y sano. Documentos como la Declaración Conjunta sobre la Doctrina de la Justificación –firmada en 1999 por el Vaticano y el liderazgo Luterano de Alemania- muestran esa voluntad entre la Iglesia Católica y algunos grupos protestantes como los Luteranos, de encontrar puntos en común e intentar cerrar heridas antiguas. Por supuesto, hay aún muchos temas de fondo que hace falta dialogar y hemos de aceptar que en varios va a ser muy difícil llegar a acuerdos o posiciones comunes. En eso, hemos de confiar en la gracia de Dios y Su guía a través del Espíritu Santo. Sin embargo, no son esos puntos pendientes los que quiero tratar en este artículo.

Cuando Lutero clavó sus 95 Tesis, su primer enunciado reza lo siguiente: “1. Cuando nuestro señor y maestro Jesucristo dijo “haced penitencia”, quiso decir que toda la vida de los fieles fuese penitencia.” En este contexto, para Lutero la palabra “penitencia” significa “arrepentimiento”, por lo que para él, la distintiva principal de la vida cristiana es el arrepentimiento continuo [1], lo que implica reconocer los pecados y volver continuamente a la Cruz para recibir perdón y esperanza.

De ese anhelo central de Lutero que debía ser la guía para la Iglesia que él buscaba reformar, poco queda dentro del protestantismo del siglo 21. Nunca fue tan cierto y tan necesario tomar en serio el viejo adagio de los primeros reformadores: “Ecclesia reformata semper reformanda et secundum verbum Dei” –“Iglesia reformada, siempre reformándose, y de acuerdo a la palabra de Dios.” Vivimos en una época en donde el espíritu de la Reforma se ha diluido en la cultura del entretenimiento, donde la doctrina se sacrifica en aras de la “relevancia”, donde se llenan las conferencias de “liderazgo” y nunca se realizan conferencias de “servicio” y dónde el Evangelio de Jesucristo ha sido sustituido por el engaño del falso “Evangelio de la Prosperidad”.

Han pasado 499 años y la Reforma es más necesaria que nunca…pero no para dividir, sino para que la Iglesia Protestante…la Iglesia Evangélica, se reencuentre con aquellas 5 grandes ideas que le dan su razón de ser y el mensaje que se ha de predicar:

  1. Sola Scriptura: La centralidad de la Biblia como Palabra inspirada, inerrante e infalible de Dios como máxima autoridad y guía para la fe y vida cristiana. No podemos seguir reduciendo la Biblia a tweets y memes de versículos sacados fuera de contexto.
  2. Solus Christus: La centralidad de la Persona, vida, obra, sacrificio, resurrección y ascensión de Jesús como foco central de la vida y enseñanza cristiana. Debemos cuidarnos de la cultura de “celebridades” cristianas, de nuestra obsesión por el liderazgo y de crear “magisterios paralelos” colocando a pastores, predicadores o autores por encima de Jesús.
  3. Sola Fide: Nuestra salvación es únicamente a través de la fe. El moralismo y legalismo que busca agregar a nuestra fe cualquier obra o coartar la libertad y responsabilidad de cada cristiano es contrario al Evangelio.
  4. Sola Gratia: Nuestra salvación es únicamente a través de la gracia, expresada a través del sacrificio de Jesús en la Cruz, cuando murió en nuestro lugar para pagar el precio por nuestros pecados.
  5. Soli Deo Gloria: Como cristianos, vivimos para la gloria de Dios. Nuestras vidas han de reflejar gratitud a Dios, adoración genuina hacia Él y evitar la búsqueda de gloria personal y medir el “éxito” de la iglesia usando los mismos criterios con los que se mide el éxito de una empresa u organización humana cualquiera.

Poco a poco se ven luces dentro del movimiento evangélico de Guatemala que buscan retomar la asignatura pendiente de la Reforma en nuestro país. Tenemos una gran tarea por delante, pero confiamos en la gracia y soberanía de Dios para ver un nuevo, más brillante y glorioso amanecer. En palabras de los reformadores del siglo XVI: “Post tenebras, lux” – “Después de las tinieblas, luz”.

Si hemos de impactar Guatemala de una manera que nos ayude a echar raíces profundas de fe, esperanza, libertad y amor, como evangélicos tenemos la ardua tarea de empezar a hacer esto en casa. ¡Ánimo, Dios ha estado, está y estará con nosotros en esto!

[1] Mateo 4:17

Razones para Creer


yocreo-2(Este artículo lo escribí originalmente para y fue publicado por Revista Contrapoder el jueves 6 de octubre de 2016 bajo el título “En Defensa de la Religión”)

Creer. Creer…¿en qué? Creer…¿por qué? Creer…¿para qué? Vivimos un momento de la historia en que pareciera ser que todo debe ser cuestionado y debe ser cuestionable…especialmente todo aquello que reclama para sí mismo alguna medida de autoridad, se hace más que necesario e importante para quienes nos consideramos personas de fe estar listos para esto: “Si alguien les pregunta acerca de la esperanza cristiana que tienen, estén siempre preparados para dar una explicación; pero háganlo con humildad y respeto.” (1 Pedro 3:15b-16a , NTV)

 “Tomo nota de lo que dices acerca de orientar las lecturas de tu paciente y de ocuparte de que vea muy a menudo a su amigo materialista, pero ¿no estarás pecando de ingenuo?  Parece como si creyeses que los razonamientos son el mejor medio de librarle de las garras del Enemigo.” De esta manera es dirige Escrútopo a Orugario en la primera de las Cartas del Diablo a su Sobrino, de C.S. Lewis –autor de las Crónicas de Narnia-.

El razonamiento detrás del argumento de Escrútopo es un contra argumento de lo que la cultura hoy grita a voces: debemos alejarnos de la fe y la religión porque son irracionales.  Este es uno de los argumentos más poderosos en contra de la fe hoy en día, pero Escrútopo –como buen viejo diablo- reconoce el error en este pensamiento. Él sabe que la fe NO ES irracional y que la religión no nos aleja de la razón…al contrario, nos libera de la esclavitud de nuestra naturaleza animal e instintiva: “Si llego a perder la cabeza, y empiezo a tratar de defenderme con razonamientos, hubiese estado perdido, pero no fui tan necio.  Dirigí mi ataque, inmediatamente, a aquella parte del hombre que había llegado a controlar mejor, y le sugerí que ya era hora de comer.” (“Cartas del Diablo a su Sobrino”, C.S. Lewis).

 ¿Por qué es importante para el ser humano, entonces, creer, tener fe y profesar una religión?  Es importante responder a estas tres preguntas porque en la fluidez cultural que vivimos hoy, mucho del mensaje que se predica –desde los púlpitos y desde las redes sociales- es de que lo único que se necesita es “creer” o “tener fe” pero pareciera que es “creer en creer” o “tener fe en la fe” y esa ha sido la mayor frustración que genera tanta animosidad hacia la religión porque, entendiblemente, esa trampa del pensamiento positivo nos deja vacíos, insatisfechos y muchas veces, con sentimientos de culpa cuando no pareciera que tenemos suficiente fe para hacer que las cosas sucedan a nuestro favor.  Nuestra fe necesita un objeto un “en qué creer” y además, la experiencia de fe es una experiencia profundamente comunitaria e individual a la vez, aunque nunca individualista.  La fe, además, siempre apunta hacia fuera de sí misma, nunca ve hacia adentro –contrario al mantra cultural de “cree en ti”-, sino que busca constantemente aquello más grande que nosotros, aquello que sostiene, da forma y sentido a todo lo que nos rodea y orienta nuestra visión de futuro y esperanza.

En un mundo profundamente individualista y terriblemente desesperanzado, es a través de la fe y la religión –encontrada en la tradición judeocristiana- que tenemos la posibilidad de considerar “al otro”, a valorar y respetar a la persona humana en su dignidad e individualidad intrínsecas y de allí sale la posibilidad de construir comunidades que valoran la libertad individual, la responsabilidad y la solidaridad.  Es también a través de la fe judeocristiana que podemos hablar de manera concreta y certera de esperanza.  La esperanza en la tradición judeocristiana –la “escatología”- nos apunta hacia una solución definitiva y final al problema del mal, y elimina el miedo natural que nos genera la muerte…ese miedo que nos permite intuir que no fuimos diseñados para morir y que debe haber algo mejor.   Recordemos la desesperanza que el príncipe Hamlet plasmó en su inolvidable soliloquio:

La muerte, aquel país que todavía

está por descubrirse,

país de cuya lóbrega frontera

ningún viajero regresó, perturba

la voluntad, y a todos nos decide

a soportar los males que sabemos

más bien que ir a buscar lo que ignoramos.

Así, ¡oh conciencia!, de nosotros todos

haces unos cobardes, y la ardiente

resolución original decae

al pálido mirar del pensamiento.

Así también enérgicas empresas,

de trascendencia inmensa, a esa mirada

torcieron rumbo, y sin acción murieron.

(Hamlet, Acto 3 Escena 1, William Shakespeare)

 

Finalmente, a través de la religión podemos dar sentido a nuestra inclinación natural a creer en algo.  La tradición judeocristiana nos apunta hacia Jesús como “autor y consumador de la fe” (Hebreos 12:2) y ancla en realidades históricas y objetivas nuestra esperanza.  En la concepción, vida, ministerio, muerte, resurrección y ascensión de Jesús vemos consumadas todas nuestras esperanzas (la posibilidad de ser verdaderamente humanos, el inmenso amor y misericordia de Dios por la humanidad, la realidad de las consecuencias de nuestra naturaleza malvada y la redención de esa naturaleza, y la esperanza real de vida eterna).

Como creación “maravillosamente compleja” (Salmo 139:14) de Dios, fuimos diseñados para creer en y conocer a Dios de manera directa y en relación con los demás.  Blaise Pascal, el ilustre filósofo y matemático del siglo XVII, lo dijo así: “En el corazón de todo hombre existe un vacío que tiene la forma de Dios.  Este vacío no puede ser llenado por ninguna cosa creada.  Él puede ser llenado únicamente por Dios, hecho conocido mediante Cristo Jesús.” La posibilidad de que nuestra fe tenga sentido y sustancia comienza cuando reconocemos ese vacío y depositamos nuestra confianza y esperanza en Alguien infinitamente mayor que nosotros y vivimos esa esperanza en comunidad con otros conectados por una historia común que trasciende culturas, geografías y épocas.  La fe y la religión son inseparables porque como individuos, nuestra vida solo tiene sentido en comunidad.  La religión nos da ese espacio para encarnar nuestra fe, enriquecerla y fortalecerla.

Podemos insistir en querer tener “fe” aparte de la pertenencia a una religión o comunidad de fe.  Ese camino nos llevará a la construcción de nuestro propio “dios”, ese genio de la lámpara que nunca nos desafía y que nos alcahuetea en todo.  Nuestra mirada no será hacia arriba, sino hacia nuestro propio ombligo y poco a poco nos tornaremos más egoístas, menos humanos y nuestra esperanza irá languideciendo hasta que no nos quede otra más que ceder a la esclavitud de las circunstancias y las satisfacciones inmediatas en la infructuosa búsqueda del gozo.

Fuimos creados para más.  Fuimos creados para ser y para pertenecer.  Nuestros corazones anhelan conocer el amor y dentro de nosotros reside esa fuerte intuición de que tiene que haber algo mejor, algo más permanente, algo eterno que valga la pena.  El mundo visible y lo que podemos conocer de él a través de la ciencia y la investigación nos puede empezar a encaminar a encontrar esto que anhelamos y buscamos (Romanos 1:20)  pero la Verdad que anhelamos encontrar, la Verdad que libera (Juan 8:31-32), la Verdad que es objetivamente conocible (Juan 14:6) la hallaremos cuando nuestra fe y esperanza esté depositada en Jesús.  Cuando descubramos esto nos daremos cuenta que la fe y la religión no son una camisa de fuerza ni una opresiva lista de reglas y prohibiciones.  Cuando descubramos esto aprenderemos a vivir y convivir en verdadera libertad, amor y esperanza.

Gracia a los 40


IMG_0573¡Hoy es mi cumpleaños! Se llegó el día de cumplir 40 años de nacido.  Para mí, marcar cada año de vida siempre ha sido algo importante y cada año siempre llama a la reflexión y a revisar un poco dónde he estado, dónde estoy y hacia dónde voy.

Cumplir 40 me invita a escribir algunas de estas reflexiones y agradezco a cada uno de ustedes que tome un tiempo para leer estas líneas.

Este año quiero reconocer y celebrar la gracia de Dios.  Por definición, hablar de la gracia de Dios sobre mi vida -o sobre la vida de cualquier persona- es hablar de lo que no merezco, lo que no he ganado y que a pesar de la falta de mérito e incluso a pesar de mucho demérito, Dios en Su misericordia ha decidido soberanamente otorgarme.

Durante estos años he aprendido a buscar evidencias de la gracia de Dios en mi vida.  Estas evidencias me han llevado a conocerle un poco más, a maravillarme un poco más y a reconocer mi fragilidad e incapacidad un poco más.  Dios ha sido bueno.  He experimentado lo que significa estar rodeado de Su amor al reconocerlo en la incondicionalidad, paciencia y misericordia que mi familia me ha mostrado.  He aprendido del milagro de la vida y un poco del amor del Padre a través de mi corta e sumamente falible experiencia como papá de dos hermosas niñas.  He aprendido a conocerle como verdaderamente suficiente en los momentos cuando verdaderamente no he tenido a nada ni a nadie más, y en eso, conocer la gracia que sostiene y empuja hacia adelante.  He conocido lo mucho que me falta y el gran amor derramado en la Cruz cada vez que el Espíritu me hace doblar rodilla en arrepentimiento.  He degustado -imperfectamente- la libertad del perdón hacia quienes me han lastimado y la libertad que viene cuándo he sido perdonado por mis múltiples ofensas y pecados.

Quienes me conocen, saben de mis imperfecciones, conocen mis debilidades y aún así, algunos han permanecido con paciencia y amor a mi lado.  Sepan que mi gratitud es profunda y que uds. han sido verdaderas fuentes de la gracia de Dios para mi vida, gracia que espero a través de mi amistad, amor y servicio, poder también darles siempre.

“12No quiero decir que ya haya logrado estas cosas ni que ya haya alcanzado la perfección; pero sigo adelante a fin de hacer mía esa perfección para la cual Cristo Jesús primeramente me hizo suyo. 13No, amados hermanos, no lo he logrado,pero me concentro sólo en esto: olvido el pasado y fijo la mirada en lo que tengo por delante, y así 14avanzo hasta llegar al final de la carrera para recibir el premio celestial al cual Dios nos llama por medio de Cristo Jesús.” (Filipenses 3:12-14, NTV)

Mi deseo hoy es que en los años que Dios tiene planificados para mi, me permita vivir para Su gloria siendo obediente, fiel, humilde y agradecido.  Mi anhelo es amar bien, servir bien y hacer el bien.  Espero ser usado por Dios para que mis hijas puedan conocerle, amarle y servirle.  Espero poder dar a conocer a otros la “multiforme gracia de Dios” (1 Pedro 4:10)ser un buen hijo, tío, hermano y amigo.

Sé que jamás podré pagar a Dios el amor, misericordia y gracia que me ha mostrado.  Solo puedo doblar rodilla, agradecer y -tomando una frase de Gloria Estefan- levantar a mi Dios y Salvador esta oración: “…con los años que me quedan por vivir, te mostraré cuánto te quiero…”.

Han sido 40 años…40 años en los que puedo afirmar que en definitiva, la gracia de Dios cambia todo….TODO.

15 de septiembre, 1821: ¿Qué estamos conmemorando?


 

Hoy es 15 de septiembre y se marcan 195 años desde la firma del acta de independencia de España.  Hoy hablamos mucho, en medio de la algarabía de las antorchas, mercaditos, banderas y demás, de que vivimos en un país libre, soberano e independiente.  Sin embargo, cabe hacerse la pregunta si esto es así o si simplemente -gracias la presión de grupo que ejercen las redes sociales- estamos “celebrando” para no vernos mal ante los demás y también, si es importante preguntarnos si conocemos o no lo que celebramos.
Fue hasta hace unos 2 años que por primera vez leí con detenimiento el acta de independencia.  Comparto a continuación el texto de la misma:

Palacio Nacional de Guatemala, quince de septiembre de mil ochocientos veintiuno.

Siendo públicos e indudables los deseos de independencia del gobierno español que por escrito y de palabra ha manifestado el pueblo de esta capital recibidos por último correo diversos oficios de los ayuntamientos constitucionales de Ciudad Real, Comitán y Tuxtla en que comunican haber proclamado y jurado dicha independencia, y excitan a que se haga lo mismo en está ciudad siendo positivo que han circulado iguales oficios a otros ayuntamientos determinado de acuerdo con las Excma. diputación provincial que para tratar de asunto tan grave se reuniesen en uno de los salones de este palacio la misma diputación la Excma. audiencia territorial, el venerable Sr. deán y cabildo eclesiástico, el Excma. ayuntamiento, el M. I. claustro el consulado y M. I. colegio de abogados, los prelados regulares, jefes y funcionarios públicos congregados todos en el mismo salón: leídos los oficios expresados discutido y medito detenidamente el asunto y oído el clamor de Viva la Independencia que repetía de continuo el pueblo que se veía reunido en la calles, plaza, patio, corredores y antesala de este palacio, se acordó por esta diputación e individuos de Excmo. ayuntamiento:

1.Que siendo la independencia del gobierno español la voluntad general del pueblo de Guatemala, y sin perjuicio de lo que determine sobre ella el congreso que debe formarse, el Sr. Jefe político la mande publicar para prevenir las consecuencias querían temibles en el caso de que la proclamase de hecho el mismo pueblo.

2.Que desde luego e circulen oficios a las provincias por correos extraordinarios para sin demora alguna se sirvan proceder a elegir diputados representantes suyos, y éstos concurran a esta capital a formar el congreso que debe decidir el punto de independencia general y absoluta y fijar, en caso de acordarla, la forma de gobierno y ley fundamental que deba regir.

3. Que para facilitar el nombramientos de diputados, se sirvan hacerlo las mismas juntas electorales de provincia que hicieran o debieron hacer las elecciones de los últimos diputados a cortes.

4.Que el número de estos diputados sea en proporción de uno por cada quince mil individuos, sin excluir de la ciudadanía a los originarios de África.

5.Que las mismas juntas electorales de provincia, teniendo presente los últimos censos, se sirvan determinar según esta base el número de diputados o representantes que deban elegir.

6.Que en atención a la gravedad y urgencia del asunto se sirvan hacer las elecciones de modo que día primero de marzo del año próximo de 1882, estén reunidos en esta capital todos los diputados.

7.Que entretanto, no haciéndose novedad en las autoridades establecidas, sigan éstas ejerciendo sus atribuciones respectivas con arreglo a la constitución, decretos, y leyes hasta que el congreso indicado determine lo quesea más justo y benéfico,

8.Que el Sr. jefe político brigadier D. Gavino Gaínza continúe con el gobierno superior político y militar, y para que éste tenga el carácter que parece propio de las circunstancias, forme una junta provisional consultiva, compuesta de los señores individuos actuales de esta diputación provincial, de los señores Miguel Larreynaga, ministrote esta audiencia, D. José del Valle, auditor de Guerra, marques de Aycinena, Dr. D. José Valdés, tesorero de esta santa iglesia, Dr. D. Ángel María Candina, y Lic. D. Antonio Robles, alcalde 3° constitucional, el primero por la provincia de León, el segundo por la de Comayagua, el tercero por Quezaltenango, el cuarto por Sololá y Chimaltenango, el quinto por Sonsonete, y el sexto por Ciudad Real de Chiapa.

9.Que esta junta provisional consulte al señor jefe político en todos los asuntos económicos y gubernativos dignos de su atención.

10.Que la religión católica, que hemos profesado en los siglos anteriores y profesaremos en los sucesivos, se conserve pura e inalterable, manteniendo vivo el espíritu de religiosidad que ha distinguido siempre a Guatemala., respetando a los ministros eclesiásticos, seculares y regulares, y protegiéndoles en sus personas y propiedades.

11.Que se pase oficio a los dignos prelados de las comunidades religiosas, para que cooperando a la paz y sosiego, que es la primera necesidad de los pueblos, cuando pasan de un gobierno a otro, dispongan que sus individuos exhorten a la fraternidad y concordia, a los que estando unidos en el sentimiento general de la independencia, deben estarlo también en todos los demás, sofocando pasiones individuales que dividen los ánimos y producen funestas consecuencias.

12.Que el Excmo. ayuntamiento a quien corresponde la conversación del orden y tranquilidad, tome las medidas más activas para mantenerla imperturbable en toda esta capital y pueblos inmediatos.

13.Que el señor jefe político publique un manifiesto haciendo notorios a la faz de todos los sentimientos generales del pueblo, la opinión de las autoridades y corporaciones, las medidas de este gobierno, las causas y circunstancias que lo decidieron a prestar en manos del señor alcalde 1°, a pedimento del pueblo, el juramento de independencia y fidelidad al gobierno americano que se establezca.

14.Que igual juramento presten la junta provisional, el Excmo. ayuntamiento, el Illmo. señor arzobispo, los tribunales, jefes políticos y militares, los prelados regulares, sus comunidades religiosas, jefes y empleados en las rentas, autoridades, corporaciones y tropas de las respectivas guarniciones.

15.Que el señor jefe político, de acuerdo con el Excmo. ayuntamiento disponga la solemnidad y señale el día en que el pueblo deba hacer la proclamación y juramento expresado de independencia.

16.Que el Excmo. ayuntamiento acuerde la acuñación de una medalla que perpetúe en los siglos la memoria del día Quince de Setiembre de mil ochocientos veintiuno, en que proclamó su feliz independencia.

17.Que imprimiéndose esta acta y el manifiesto expresado, se circule a las Excmas. diputaciones provinciales, ayuntamientos constitucionales y demás autoridades eclesiásticas, regulares, seculares y militares, para que siendo acordes en los mismos sentimientos que ha manifestado este pueblo, se sirvan obrar con arreglo a todo lo expuesto.

18.Que se cante el día que designe el señor jefe político una misa solemne de gracias con asistencia de la junta provincial, detonas las autoridades, corporaciones y jefes, haciéndose salvas de artillería y tres días iluminación.

Palacio Nacional de Guatemala. Septiembre de 1821.

Gavino Gainza
Mariano de Beltranena
José Mariano Calderón
José Matías Delgado
Manuel Antonio Molina
Mariano de Larrave
Antonio de Rivera
José Antonio de Larrave
Isidoro del Valle y Castraciones
Mariano de Aycinena
Pedro de Arroyave
Lorenzo de Romaña, secretario
Domingo Diéguez, secretario.

Ver más:http://www.deguate.com/artman/publish/hist_indepe/Acta_de_la_Independencia_de_Guatemala_1378.shtml#.V9qwHCMrK4s

¿Qué leemos en el documento? ¿A qué nos inspira?

Leyéndolo con ojos de guatemalteco en el 2016, admito que el documento me inspira muy poco.  El primer punto del documento pareciera hacernos ver que el acta de independencia fue redactada por miedo a una revolución popular.  Se lee entre líneas la presión por la que nuestros próceres redactaron un documento en respuesta al famoso “clamor popular” que tanto daño nos ha hecho a lo largo de la historia.

No veo en el documento un verdadero “por qué” de fondo, no se leen los ideales, las razones profundas de por qué era importante para nosotros como nación -en ese tiempo constituida por toda Centroamérica- enmanciparnos de España. ¿Qué ideales inspiraron a nuestros próceres? ¿Qué ideales nos mueven hoy? ¿Qué significa ser una nación verdaderamentel LIBRE, SOBERANA e INDEPENDIENTE?

Quizás en 1821 fuimos víctimas de las revoluciones de la época.  Lo que pasó en Estados Unidos, la Revolución Francesa, lo que sucedía en México y América del Sur, etc, todo eso motivó a seguir la corriente y declararnos independientes.  Pero es ahora en estos tiempos en dónde nos toca a cada uno de nosotros redescubrir los verdaderos ideales y el verdadero espíritu de lo que significa ser, por sobre todas las cosas, una nación más que independiente, ser una nación LIBRE.

Detrás de la idea de una nación, existe el sueño y anhelo de poder organizarnos y vivir en una comunidad que permita que como personas, como familias, podamos florecer, crecer, prosperar y dejar siempre algo mejor para cada nueva generación.  Es únicamente en un ambiente de genuina libertad y respeto por aquellos derechos fundamentales, inalienables y anteriores a cualquier gobierno -el derecho a la vida, a la libertad, a la propiedad, y a la consciencia-, derechos que emanan de la dignidad inherente de toda persona humana en tanto creada a imagen y semejanza de Diosque podremos cada uno en lo individual y en concordia con otros en organización voluntaria, buscar esas oportunidades de florecer y prosperar.

Cuando cedemos esos derechos y esas responsabilidades a los gobiernos, cuando queremos legislarlo todo, cuando queremos inventarnos “derechos” vacíos de cualquier sentido de responsabilidad y cuando insistimos en quitarnos por la fuerza de la ley el fruto de nuestro trabajo, atentamos contra nuestra libertad y dignidad como personas.

Como nación vivimos momentos muy difíciles.  Vemos escándalos en el ámbito público y privado de nuestras vidas.  La corrupción existe en todos los sectores y a todos los niveles.  No somos libres.

La lucha por nuestra libertad va a exigir mucho de nosotros, pero sobre todo, va a exigir que volvamos a creer en la dignidad y valor de cada persona y en su potencial y capacidad para que en libertad responsable y en voluntaria asociación con los demás, encuentre los caminos pacíficos para su florecimiento y prosperidad individual, familiar y comunitaria.

¿Cómo? Corresponde a cada uno de nosotros prepararnos y actuar con humildad, fidelidad y gallardía en dónde hoy estamos para marcar una diferencia allí e impactar las vidas de otros para motivarlos a hacer lo mismo.

Una Dosis de Sobriedad (Cortesía de Kempis)


buscad-al-senor-con-alegria-orarQue debemos entender en cosas bajas cuando cesan las altas

Hijo, no puedes estar de continuo en el ferviente deseo de las virtudes, ni en el más alto grado de la contemplación.  Necesario es, por la corrupción del pecado original, que desciendas algunas veces a cosas bajas y también a lleva la carga de esta vida, aunque te pese. En tanto que traes el cuerpo mortal, enojo sentirás y pesadumbre de corazón.  Por eso conviene gemir muchas veces estando en la carne por el peso de la carne;  porque no puedes ocuparte perfectamente en los estudios espirituales y en la divina contemplación.

Cuando así te hallares grave, conviene que tomes obras exteriores y que te recrees en buenos actos, esperando mi venida con firme confianza.  Y sufre con paciencia el destierro y la sequedad del espíritu hasta que otra vez yo te visite y seas librado de toda congoja.

Yo te haré olvidar los enojos y haré que goces de gran reposo interior.  Yo extenderé ante ti los prados de las Escrituras, para que, ensanchando tu corazón, corras la carrera de mis mandamientos y digas: “No son iguales las pasiones de este tiempo en comparación de la gloria que nos será manifestada.” (Romanos 8:18)

(“La Imitación de Cristo” -tratado tercero, capítulo LVI)

La Fatal Arrogancia del Aborto


provida_mairenaEsta semana, el medio de comunicación digital Nómada, publicó una nota de Lucía Canjura titulada “Nadie quiere abortar”.  El artículo intenta presentar argumentos en favor del aborto buscando hacer la decisión y los valores y ética que la sustentan, algo totalmente relativo y sujeto a las circunstancias, sin anclaje alguno en la realidad objetiva de la dignidad de la persona humana -nacida y no nacida-.

Anclado en el necio ataque a la religión y a nuestra cultura, construye sus argumentos sobre la postura ética de que “lo bueno es lo que se siente bien o conviene en el momento en el que estoy” y que las razones de la exclusión de los más pobres en el país están construídas sobre estas bases culturales y no sobre un sistema legal y político diseñado para coartar las verdaderas libertades de todos los guatemaltecos.

Es importante comprender que la mayoría de mujeres que recurren a abortos ilegales, o a quienes se les niega cuando lo requieren, vienen de un contexto de pobreza. En Guatemala, y muchos países como el nuestro (pobres, moralistas, fundamentalistas religiosos y machistas), el sistema legal se encarga de dejar sin opciones a los más pobres, especialmente a las mujeres.

Es interesante ver, sin embargo, que Lucía acepta la realidad de que dentro del vientre de toda madre, lo que hay es una persona.  Sin embargo, Lucía parece creer en un mundo determinista en donde como personas, somos producto estrictamente de nuestras circunstancias, sin posibilidad alguna de superación en el caso de no haber nacido en alguna cuna privilegiada.

Estoy de acuerdo con esto. Es una verdad irrefutable que hay una personita creciendo dentro de ti que no tiene la culpa de nada. No sabe si es producto de una violación o de un descuido. No sabe si cuando nazca va a tener un hogar, ni si su mamá va a poder darle de comer. Ese bebé no sabe si va a poder ir al colegio o si va a tener que trabajar desde pequeño. No sabe si va a ser víctima de violencia sexual como su mamá, su abuela y las otras mujeres de su familia. Tampoco sabe si lo van a querer.

Reconozco un punto válido que debe llamarnos a la reflexión.  Existe una diferencia entre cuna cultura integral de vida y una limitada a la defensa de que el bebé no nacido pueda nacer sin que como personas podamos solidarizarnos con la mamá y el bebé para apoyarle en su crecimiento y desarrollo.  Este ha sido parte del llamado de la Iglesia y, por supuesto, de la familia.

5Padre de los huérfanos, defensor de las viudas,
este es Dios y su morada es santa.
6Dios ubica a los solitarios en familias;
pone en libertad a los prisioneros y los llena de alegría.
Pero a los rebeldes los hace vivir en una tierra abrasada por el sol. (Salmo 68:5-6, NTV)
3»Hagan justicia al pobre y al huérfano;
defiendan los derechos de los oprimidos y de los desposeídos.
4Rescaten al pobre y al indefenso;
líbrenlos de las garras de los malvados. (Salmo 82:3-4, NTV)
8Luego Zacarías recibió este mensaje del Señor: 9«El Señorde los Ejércitos Celestiales dice: juzguen con imparcialidad y muestren compasión y bondad el uno por el otro. 10No opriman a las viudas ni a los huérfanos ni a los extranjeros ni a los pobres. Tampoco tramen el mal unos contra otros. (Zacarías 7:8-10, NTV)
8Aquellos que se niegan a cuidar de sus familiares, especialmente los de su propia casa, han negado la fe verdadera y son peores que los incrédulos. (1 Timoteo 5:8, NTV)
Lucía asume, sin embargo, que ipso facto -y aparentemente con un infalible conocimiento del futuro de estas mujeres y niños- que sus vidas han sido “destrozadas” sin aparente remedio o posibilidad de redención.
A mí parecer, es una irresponsabilidad tomar una postura tan radical como la de oponerse rotundamente al diálogo en torno a la despenalización del aborto, dándole la espalda no sólo a las miles de niñas, adolescentes y mujeres cuya vida es destruida con un embarazo forzado, también a los hijos productos de esa violencia.
No debemos pecar de inocentes y hacer la vista gorda a las dificultades que una niña, adolescente o mujer que haya resultado embarazada tendrá y que su hijo o hija puedan llegar a tener.  Aquí es donde la cultura integral de vida debe movernos a la solidaridad y a reconocer la dignidad de cada una de las personas involucradas en esto.  Lo que no podemos hacer es de entrada condenarlas al fracaso, haciendo arrogantes afirmaciones acerca de futuros que no conocemos.  Un hijo o hija es siempre una posibilidad, un “sí” al futuro, una declaración de fe, una oportunidad de un futuro distinto:
3Los hijos son un regalo del Señor;
son una recompensa de su parte.
4Los hijos que le nacen a un hombre joven
son como flechas en manos de un guerrero.
5¡Qué feliz es el hombre que tiene su aljaba llena de ellos!
No pasará vergüenza cuando enfrente a sus acusadores en las puertas de la ciudad. (Salmo 127:3-5, NTV)
Más triste aún es el argumento de la autora de este artículo de que prohibir el aborto -en defensa de que se le arrebate de manera violenta la vida a la persona que está dentro del vientre de la mujer- es “violencia de género”.   Me pregunto, ¿no sufre de la misma violencia la niña que se está gestando al ser brutalmente asesinada dentro del lugar más seguro que podría tener, el vientre de su madre?   Adicional a eso, la definición de Lucía de “libertad” es tan escueta que la resume a una simplista visión de “vivir libres de obstáculos para hacer lo que se nos de la gana”.  Se le olvida a Lucía que “el respeto al derecho ajeno (en este caso, del bebé no nacido) es la paz” y que “mi libertad termina donde comienza la de mi vecino (nuevamente, en este caso, la libertad del bebé no nacido)”.
El problema es decirle a una mujer que no tiene derecho sobre su vida y su cuerpo, y que tiene que sacrificarse por alguien más, despojándola de toda decisión y libre albedrío. Eso es violencia de género porque a los hombres no les pasa (sí, por razones biológicas,pero no les pasa); violencia de género perpetrada por el Estado.
Lucía no defiende la libertad, ella defiende un infantil y egoísta libertinaje de hacer lo que se me da la gana y que no hay precio lo suficientemente alto para mi “felicidad”, especialmente si eso implica quitarme del camino a otra persona que me estorba….en este caso, mi hijo o hija.
Si somos objetivos, la penalización del aborto es una violación a la libertad de una persona a escoger el tipo de vida que desea vivir, es una violación de los Derechos Humanos, tanto como lo es el genocidio o la esclavitud.
Pareciera ser que a Lucía se le olvidó lo que afirmó tan tajantemente al inicio del artículo, la “verdad irrefutable” que dentro del vientre lo que hay es una persona, y como tal, sujeta de la misma dignidad que su madre y sujeta de los mismos derechos -especialmente el derecho a la vida- y a la posibilidad de elegir libremente el destino de su vida.
La despenalización del aborto debe de ir de la mano con aceptar que la educación sexual integral ya es parte del currículo aprobado por el Ministerio de Educación, cuya obligación es impartirla efectivamente. Se trata de brindar a los estudiantes, no sólo la información sobre las enfermedades y riesgos de tener una vida sexual activa, sino el espacio para hablar de la sexualidad como una parte importante para su desarrollo y plenitud. También es importante aprobar e implementar políticas que aseguren la disponibilidad de métodos de planificación familiar gratuitos para todos, porque no todos los guatemaltecos tienen los medios para costearse pastillas anticonceptivas y condones.

Un experimento realizado por la Universidad de Washington, en Estados Unidos, reveló que el acceso a métodos anticonceptivos redujo el número de abortos (legales) en un 40%. Esto, sumado al conocimiento de cómo usar efectivamente estos métodos anticonceptivos, podrían tener un enorme impacto en el número de embarazos no deseados y reducir el número de abortos ilegales y peligrosos que se llevan a cabo actualmente. Podría salvarle la vida a muchísimas niñas y adolescentes y darles la opción de tener un futuro distinto, uno mejor.

Para prevenir abortos necesitamos hacerlos legales y regularlos. Necesitamos poder dialogar sobre el tema sin censuras, sin evadirlo o tacharlo de inmoral. Tenemos todavía mucho de qué hablar sobre nuestros derechos sexuales y reproductivos, pero hay que entender que no se trata de un debate moral, sino de una necesidad urgente de políticas de salud pública, porque mientras el sexo siga siendo tabú, seguiremos siendo más vulnerables las mujeres.

Guatemala necesita más y necesita algo mejor.  Construir una cultura de vida anclada en la inviolable dignidad de toda persona humana -nacida y no nacida- no es fácil, pero es una tarea que no depende del gobierno sino de cada uno de nosotros.  La realidad de la violencia sexual debe atacarse de manera integral, con un fuerte y creíble sistema de justicia que persiga y castigue de manera pronta y ejemplar a quienes sean hallados culpables de estos hechos (sean quienes sean, hombres o mujeres), pero principalmente, se necesita de la reconstrucción de la fibra moral de cada uno de nosotros.  Esa fibra moral no la construye el gobierno con leyes, políticas o programas.  Esa fibra se construye en el seno de cada familia y con el auxilio de instancias privadas y voluntarias -la Iglesia, el comité de vecinos, el grupo en casa, instituciones educativas y culturales, etc- que se dediquen y sacrifiquen en favor de la formación de hombres y mujeres libres, responsables y virtuosos.

Esto solo se construye con libertad y con esperanza en el futuro.  Condenar la vida de las mujeres y niños a un futuro destruido es arrogante y pero aún, deshumanizante.

Desayuno Nacional de Oración, Laicismo y Jimmy


No cabe duda que en esta etapa de la historia en la que estamos viviendo y en particular, en la Guatemala conectada a redes sociales, cualquier cosa que se haga, diga o se deje de decir o hacer, en particular por un funcionario público, tiene el potencial de estallar en mil distintas direcciones.  Es evidente también que -al menos en redes sociales y empujada también por muchos medios de comunicación digitales que han surgidos en los últimos 2-3 años- en Guatemala existe un particular prejuicio e animosidad en contra de la expresión evangélica del cristianismo.

El día de ayer en un hotel de la capital se llevó a cabo -por tercer año consecutivo- el Desayuno Nacional de Oración– organizado por Guatemala Próspera y concurrido por reconocidos funcionarios públicos, líderes religiosos (particularmente evangélicos) y otras personalidades representativas de diversos sectores sociales, así como la visita de un miembro del Senado de Estados Unidos.  Ya de todos, o de muchos, son conocidas las anécdotas del evento y cualquier guatemalteco conectado a redes sociales o que leyó algún periódico hoy, estará enterado de la diversidad de opiniones y reacciones a lo acontecido.

Quisiera compartir algunas reflexiones al respecto del evento para motivar una discusión más profunda y abierta del tema.  Antes de hacerlo, quisiera aclarar algunos puntos para aclarar desde dónde estoy partiendo en mi reflexión:

  1. No asistí al evento, así que tomo como base de mi reflexión lo que en los medios se citó del evento.
  2. No tengo relación directa con Guatemala Próspera.  Tengo el gusto de conocer a muchas de las personas que allí trabajan y por quienes tengo gran admiración y aprecio, a pesar de que no necesariamente comparto la manera en que la organización trabaja.

Aquí mis reflexiones:

1. Del evento en general:

  • Es muy importante entender que este evento fue organizado por una entidad privada y no lucrativa que busca aportar -desde su particular visión de Guatemala- al desarrollo del país.
  • El evento no lo organiza una iglesia, ni mucho menos podríamos afirmar que es representativo de toda la iglesia evangélica en Guatemala.  
  • Tampoco es un evento realizado ni mucho menos financiado con dinero del erario público.  Cosa distinta es el Te Deum que en los últimos traspasos de mando ha adquirido un carácter oficial y que he cuestionado en este mismo foro.
  • Al evento asistieron las personas invitadas de manera voluntaria, sin que existiera obligación alguna por hacerlo, de manera que en el libre ejercicio de su consciencia y de acuerdo a lo que sus agendas particulares permitieran, quienes fueron, fueron porque quisieron y porque pudieron.
  • Quizás lo que sí me preocupó del evento es lo mediático que fue.  Dentro de lo sacro que contiene la idea de que personas con ideas afines se reúnan a orar por el país, existe ese elemento de intimidad que siento se vulnera al exponer a todos los medios expresiones de vida que si bien tenemos todo el derecho de manifestarlas públicamente y sin vergüenza alguna, no deben reducirse a generadoras de likes, tweets y titulares de prensa.  Algo nos habló Jesús de la importancia de la intimidad en la oración (Mateo 6:5-15).

2. Del Laicismo Chapín

  • En varios medios, a través de varios analistas y también en la opinión de varios lectores en redes sociales, se hizo reiteradas alusiones a:
    • Guatemala es un “Estado Laico”
    • “Dios y la política no se mezclan”
  • Es importante aclarar que en nuestra Constitución Política de la República de Guatemala nunca se define a Guatemala como “Estado Laico”.  De hecho, en el preámbulo se hace una invocación al nombre de Dios (es una invocación algo vaga, pero es lo que está escrito allí) y ciertos artículos defienden derechos fundamentales ligados a la libertad de consciencia, culto y religión:
    • Artículo 33: Derecho de reunión y manifestación
    • Artículo 34: Derecho de asociación
    • Artículo 35: Libertad de emisión del pensamiento
    • Artículo 36: Libertad de religión
    • Artículo 37: Personalidad jurídica de las iglesias
  • Para ser más precisos, debemos de hablar más de un gobierno laico que de un Estado laico, y por ende, de la correcta separación Iglesia/Gobierno como parte de la sana laicidad del gobierno (algo que la Doctrina Social de la Iglesia Católica ha sabido expresar muy bien, particularmente desde el pontificado de Pio XII, pasando por el Vaticano II, Juan Pablo II y Benedicto XVI).
  • De esa cuenta, se debe distinguir muy claramente entre “laicidad” y el peligroso “laicismo” que se promueve en Guatemala, particularmente desde la Asociación de Humanistas Seculares de Guatemala y que también critiqué en este foro. El laicismo busca privatizar la fe y la religión y relegarla únicamente al plano individual y privado, sin lugar en la plaza pública.  El laicismo pide que las personas que quieran llevar sus ideas a la plaza pública -sean funcionarios públicos o no- dejen de lado sus convicciones y actúen contrario a los dictados de su consciencia y la cosmovisión que la formó.  El laicismo al final termina siendo deshumanizante y nos deja con grandes vacíos éticos y morales.
  • El laicismo busca limitar derechos inalienables de cada ser humano al buscar restringir su vida y expresión religiosa que, por definición, tiene un carácter personal y privado, pero también a su vez público y social por el impacto que tienen en su relación con todas las personas de la sociedad.

3. De Jimmy

  • Jimmy no es el presidente de Guatemala, Jimmy tiene el trabajo de ejercer la presidencia de Guatemala.  Esa es una distinción fundamental porque en definitiva, no podemos definir ni reducir a Jimmy a lo que el hace como trabajo.  Sin embargo -y en palabras de él mismo- Jimmy sí es cristiano.  Su esencia como persona la define allí y es allí donde él encuentra su identidad.  En ese sentido, es perfectamente legítimo que en un evento privado y el el libre ejercicio de sus derechos ciudadanos (garantizados por la Constitución), Jimmy pueda expresar de manera pública su fe en su calidad de hombre cristiano y ciudadano en el pleno ejercicio de su calidad como tal.  Jimmy no está imponiendo su fe a nadie ni está obligando a nadie a escucharle, ni mucho menos usando fondos públicos para eso.  Jimmy está actuando conforme a los dictados de su consciencia y como diría Martín Lutero cuando fue juzgado en la Dieta de Wörms, “…no es sabio ni prudente ir contra los dictados de la consciencia.”
  • Las sospechas de las lágrimas de Jimmy no deben tomarse a la ligera.  Como actor que es, es comprensible que se sospeche de alguien que ha sido entrenado para poder llorar “bajo demanda”.  Sin embargo, tampoco es prudente juzgar intenciones cuando nosotros mismos no tenemos la capacidad de conocer qué es lo que pasa por su mente o qué hay en su corazón.  Solamente Dios puede juzgar eso y es ante Él que tendrá que comparecer Jimmy y rendir cuentas.  No es nuestro lugar juzgarlo por eso y de un mal juicio, construir una narrativa que solo llene nuestros corazones de amargura sin fundamento.
  • Ahora, de Jimmy si me preocupó escuchar la parte final de su discurso (ver video aquí) en el que, dentro del contexto de la reforma fiscal que está impulsando, afirmó que es “más bienaventurado dar que recibir”.  Es preocupante ver la manipulación del texto bíblico para el propósito de defender un alza de impuestos.  Los impuestos no son ofrendas o donaciones, sino que son extraídos usando la fuerza y poder coercitivo del gobierno de la bolsa de cada guatemalteco y guatemalteca que trabaja y produce.  Me preocupa también que se ponga al lado de Melquisedec -quién es figura de Jesús en la Biblia-.
  • Confío en la soberanía de Dios y en la obra que Él esté haciendo en la vida de Jimmy. Espero de verdad que ilumine su camino, fortalezca su fe en Él solamente, aclare en su mente y corazón Su Palabra y en Su Presencia pueda encontrar gracia y el socorro oportuno que necesite.

Al final, queda como un evento más para la historia en la que como cristianos debemos sentarnos a reflexionar de cuál debe ser nuestro aporte a la nación y cómo es la mejor forma de poderlo hacer.  Quiero creer en las sanas y honestas intenciones de todos los que participaron en el evento.  No dudo que Dios escucha nuestras oraciones y que puede transformar nuestro país.  Lo que sí quisiera proponer es que nos alejemos de tanta pompa y circunstancia en eventos como estos y podamos hacerlos de manera más discreta, más humilde y en plena intimidad y comunión con Dios y entre hermanos y hermanas en la fe.