Santa Claus: Mito o realidad.


Primero que nada quiero empezar esta nota haciendo énfasis que la navidad no tiene nada que ver con los regalos, tamal, ponche, arbolito, cuetes, etc., aunque han sido parte por mucho tiempo de la fiesta, no constituyen la esencia de la misma. Con la navidad celebramos el nacimiento de Cristo nuestro salvador, en navidad celebramos que un día, una fecha, a una hora especifica, el Señor Jesús se hizo cien por ciento hombre y entro a nuestra historia para padecer por nuestro pecados. (Juan 1:14. Filipenses 2.7, Gálatas 4:4), sin embargo, con el paso del tiempo la fiesta de navidad ha tomado un matiz y objetivo distinto. Hoy día, la celebración del nacimiento de Cristo se ha convertido en un día para consumir y satisfacer nuestros deseos, más que celebrar que un día Cristo no se aferro a su igualdad con el Padre y renuncio a lo que era suyo y tomo la naturaleza de siervo. Haciéndose como todos los hombres y presentadose como un hombre cualquiera se humillo a si mismo haciendose obediente hasta la muerte y muerte de cruz (Filipenses 2 6-8). Este es el objetivo principal de la navidad pero lo abordaremos en otra nota. por hoy, entremos a si un cristiano debe o no creer en santa claus.

¿Pero cual es el origen real del personaje?

Nos remontaremos al año 270 D.C. Nace en Patara, en la región de Licia (actualmente Turquía). Nace un hombre llamado Nicolas. Su familia era adinerada y su padre, fue un cristiano fervoroso que impartió educación basada en su fe. Después de la muerte de sus padres, Nicolas heredo una gran fortuna y debido a las enseñanzas no dudo y puso a disposición de los pobres y desafortunados. Durante esa época el Obispo de Myra falleció y se discutía quien debía ocupar su lugar y fue así como Nicolas se convirtió en Obispo.

Aportes

Participó en el concilio de Nicea (año 325 D.C) condenando las doctrinas Arrianas, quien se negaba a admitir la divinidad de Cristo. dicho sea de paso, cuenta la historia que al encontrarse con Arrio, San Nicolas lo golpeo fuertemente por haber adulterado la doctrina católica.

San Nicolas

La bofetada de San Nicolas a Arrio

Durante su época como obispo ordenó demoler el templo de Artemisa en Myra, el cual era el templo mas grande y famoso de Licia, lugar de nacimiento y varios otros templos paganos.

Los Calcetines en navidad

Una de las historia mas conocidas es que siendo aun joven, Nicolas se entero de un padre que estaba en serios problemas económicos y que eso lo obligo a prostituir a sus tres bellas hijas. Nicolas se entero y tiró tres zapatos llenos de oro por la ventana del cuarto del padre, para así remediar su situación. Otras versiones dicen que el santo habría tirado el oro por la chimenea de la casa, que milagrosamente cayó dentro de las medias que las jóvenes habían dejado junto al fuego, secándose.

Santa Claus y San Nicolas de Bari

Se cree que esto tuvo lugar en el año 1624. cuando los inmigrantes Holandeses fundaron la ciudad de Nueva Amsterdam, más tarde llamada nueva York. Al fundar la ciudad, ellos llevaron sus costumbres y mitos, entre ellos.

En 1809 el escritor Washington Irving escribió una sátira, Historia de Nueva York, en la que deformó al santo holandés, Sinterklaas, en la burda pronunciación angloparlante Santa Claus. Más tarde el poeta Clement Clarke Moore publicó en 1823 un poema donde dio cuerpo al actual mito de Santa Claus, basándose en el personaje de Irving. En ese poema se hace mención de una versión de Santa Claus, aunque gordo, ágil como un duende; que regala juguetes a los niños en víspera de Navidad y que se transporta en un trineo tirado por ocho renos (aún no incluye a Rudolph -Rodolfo-).

En los inicios del siglo XX. En el libro infantil “The Life and adventures of santa Claus” de L. Frank Baum se origina la historia de como este personaje gano la inmortalidad. Esto y una buena estrategia de marketing por parte de las empresas de agua carbonatada, hizo que el personaje de San Nicolas de Bari se sincretizará y se dejará a un lado el legado e historia real.

Conclusión

  • La historia nos demuestra que existió un hombre generoso, piadoso y celoso por la sana doctrina que dedico su vida a cuidar del huérfano, del hambriento y del necesitado, su nombre, San Nicolas de Bari que el tiempo y la historia tergiverso.
  • Celebremos esta navidad con el entendimiento e intención correcta y que mas que felices fiestas celebremos que cristo nació, un día en la historia y a una hora especifica y ese e nuestro mayor regalo. Y que el personaje gordo que trae regalos a los niños que se portan “bien”  realmente no existió, pero si lo hizo un hombre que aporto y dejo un legado.

Feliz navidad.

 

Anuncios

Con pache o pavo celebremos el día de acción de gracias.


Hoy jueves 22 de noviembre se celebra en Estados Unidos el día de acción de gracias (thanksgiving day). Muchas son las versiones del origen de esta fiesta, pero lo que si estamos seguros es que hoy, en Estados Unidos, se hace una pausa y muchas familias y amigos se reúnen en una casa a compartir pavo, puré de papa y un rico pastel de calabaza. Pero más allá de la comida, el objetivo de la fiesta es tener un día, hacer una pausa y dar gracias a Dios por todo.  Muchos argumentan que no se necesita un día especifico para dar gracias a Dios y que debe ser día a día y están en lo cierto, sin embargo, honramos a nuestra madre y aun así celebramos el día de la madre el 10 de mayo, honramos a nuestra patria y aun así celebramos nuestra independencia el 15 de septiembre. Lo que me lleva a pensar que no esta tampoco mal que dediquemos un día al año a dar gracias, a reconocer que Dios ha sido bueno. Cuando pensamos en dar gracias, pensamos primeramente en dar gracias por lo que hemos recibido “bueno” pero dejamos por un lado la soberanía que el Señor tiene sobre todas las circunstancias de nuestra vida. Los días jueves en Guatemala acostumbramos a comer paches, desconozco el origen del porque el jueves, sin embargo, en nuestra globalizada vida vale la pena tomar esta fiesta de acción de gracias, hacer una pausa, compartir en la mesa y dar testimonio de lo soberano que es y ha sido Dios sobre nuestras vidas. Así que, con  paches o con pavo, celebremos acción de gracias con el pleno entendimiento de que y porque hacerlo para dar testimonio al mundo de la soberanía de Dios.

 

 

 

 

Discernimiento y Daniel Habif


Un video con más de 377 mil vistas en YouTube no es fácil de ignorar.  Recordé inmediatamente el video de Jeff Bethke donde manifestaba su odio por la religión y a la vez, afirmaba su amor por Jesús.

Vivimos en una época sumamente convulsionada en donde el entorno y ethos cultural e el del cuestionamiento y desprecio por la autoridad como fin en sí mismo.  Se nos exige tolerancia y a la vez, se es intolerante a quien asume posiciones e ideas claras y firmes, especialmente si estas son de carácter religioso y más aún, si son ideas cristianas.  Dentro del mismo cristianismo, particularmente el evangélico, existe un ambiente que se resiste a la idea de iglesia y comunidad, a la idea de doctrina y ortodoxia, a la idea de teología y pensamiento crítico, y se busca sustituir por una especie de religión individualista, privada, “tolerante” y sostenida por los sentimientos más que por la razón.

Es en ese contexto donde nos encontramos con este impactante video de poco más de 9 minutos de Daniel Habif, un joven que se define a sí mismo como: provocador profesional, conferencista motivacional, creador de contenidos, emprendedor y líder del movimiento #inquebrantables. 

Este video, titulado: “Los Religiosos” es una fuerte crítica a lo que pareciera ser la religión organizada y la iglesia, particularmente, la iglesia cristiana evangélica.

El video inicia con estas palabras: “Oye Daniel, ¿qué religión eres? Uff…soy de los que ama a todos…de los que busca no juzgar a nadie…de los que perdonan todo y de los que sirven a los demás.” Palabras ciertamente poderosas que enganchan a cualquiera al resto del mensaje que comunica de manera muy apasionada, elocuente y bien lograda.

La voz de Daniel Habif, para la cultura cristiana evangélica actual, es una voz que hasta cierto punto creo que es necesaria.  Se necesita provocar y desafiar a una cultura evangélica que ha perdido el rumbo y se ha acomodado con su supuesta influencia política en países como Guatemala, el pernicioso mensaje de la teología de la prosperidad y que pareciera estar ok con sustituir el mensaje del Evangelio con mensajes de liderazgo, superación personal y ser “culturalmente relevantes”.

Sin embargo, en ese discurso apasionado, Daniel Habif se pierde con un tono arrogante y moralista, presentándose como héroe al mismo tiempo que pasa encima de siglos de iglesia, mensaje, doctrina y tradición cristiana.

Cuando critica a “los religiosos”, expresa un pensamiento moralista al decir: “Yo sueño con ganarme ese título en verdad, representarlo a plenitud, vivirlo en veracidad, y solamente al final voy a saber si lo hice bien o lo hice mal…”. Una idea noble, sin duda, pero centrada en la persona, sin ofrecer gracia al que va en el camino y sin la confianza en la obra y vida de justicia completa de Jesús que nos ha sido imputada a nuestro favor.  Al desmarcarse de la comunidad de fe, de la iglesia imperfecta a la que critica, destruye la posibilidad de vivir el mensaje que predica, un mensaje que es, por definición, comunitario más que individualista….un mensaje que es de hermanos, no de locos solitarios.  Pareciera ser que aquí, Daniel olvidó el precio que pagaron los millones de cristianos antes de él que sí dieron sus vidas para que él ahora pueda criticar así a su propia familia.

Daniel le dice al religioso: “…cuando me juzgas a mí…en realidad, te condenas a tí…”Pregunto, ¿no hace lo mismo él entonces?

En medio de todo, hay pasajes más iluminados en donde Daniel expresa sus imperfecciones y luchas, algo que como cristianos debemos aprender a hacer todos con humildad y corazón quebrantado…no como bandera arrogante para seguir desmarcándome de la comunidad a la que fui llamado como cristiano, de la iglesia.

Quizás lo más doloroso de lo que pudo haber sido un gran mensaje, y honestamente, donde me perdió a mí es cuando, justo luego de llamar a un estudio más diligente y profundo de las Escrituras, hace de menos su suficiencia y autoridad al decir: “Citar un versículo y solamente pegar de gritos de que: ‘LA BIBLIA DICE’ les prometo que no siempre será efectivo; decirle al mundo que según Juan, Marco, Pedro no va a ser suficiente. ¡TU!…Debes de ser la biblia VIVA de los que no la leen.”  Lástima…coronar el llamado a profundizar en las Escrituras con más legalismo y olvidar que ninguno de nosotros puede ser la biblia viva…solamente hay uno que es, en Sí mismo, la Palabra encarnada…el Logos, el Verbo….Jesús (Juan 1).

Pareciera inclinarse -aunque no quisiera creerlo y espero que no sea así- por una concepción universalista de Dios cuando dice: “Dios es Dios de todos y de todo, no solo de los “cristianos” o de los judíos, y yo no creo que Él sea muy fan de los religiosos, cuando los religiosos fueron los que pusieron a su hijo en un madero.”  Olvida Daniel que Dios, en Jesús, los perdonó (Lucas 23:34), y lo que Jesús hizo con religiosos como el Apóstol Pablo, San Agustín, Martín Lutero e incontables otro más.

Admiro la pasión de Daniel Habif, pero debemos siempre tener el discernimiento para actuar también con nuestra mente y no solo con el corazón.  Dios nos ha dado todas estas facultades para hacernos partícipes de Su obra y propósitos en esta Tierra.  Que nuestro sueño por una iglesia renovada, reformada y diferente no nos aleje de la iglesia que hoy nos necesita.  No hagamos leña el árbol caído y trabajemos con fe con lo que Dios nos ha dado.

Tengamos en mente las sabias palabras de Dietrich Bonhoeffer:

“Aquel que ama más su sueño de una comunidad cristiana que a la comunidad cristiana misma, se convierte en destructor de toda comunidad cristiana, por más honestas, serias y abnegadas que sean sus intenciones personales.

Dios odia los ensueños; porque nos hacen orgullosos y pretensiosos.

El que construye la quimera de una comunidad ideal exige a Dios, al prójimo y a sí mismo su realización.

Entra en la comunidad de los cristianos con pretensiones de exigir, establece su propia ley y juzga por ella a los hermanos y a Dios mismo…”

Que Dios bendiga y use poderosamente la vida de Daniel Habif.  Que Daniel pueda encontrar una iglesia en donde pueda plantarse, echar raíz, ser discipulado y aprender a amar con la pasión que dice que lo hace, a las personas con quien Dios lo plante, y así, pueda dar testimonio de que es seguidor de Jesús…por el amor que tiene por sus hermanos, aún por los religiosos.  

Al final de cuentas, estamos llamados a comunicar lo que Daniel, en este video, no comunicó…algo que Martín Lutero llamó “…el tesoro sacrosanto de la Iglesia…”, el Evangelio…el perdón de pecados y la esperanza de vida eterna con Dios gracias al sacrificio de Jesús en la Cruz.

501 años: La Reforma que celebramos…y que ya se nos olvidó


1dk8w7Hace un año, todo el mes de octubre se respiraba en muchas iglesias de Guatemala el aire de la Reforma.  Es comprensible, se celebraban 500 años del día que Martín Lutero clavó sus famosas 95 tesis en Wittenberg.  Hubo muchas celebraciones, series de prédicas, artículos, videos y muchos evangélicos se enteraron -quizás por primera vez- por qué es que somos protestantes.

Ha pasado solamente un año, y como dice el dicho, “mientras más cambia todo, más permanece igual”.  Pareciera que no se celebró o recordó mayor cosa.  El status quo evangélico en Guatemala permanece y la Reforma que celebramos en el año 2017 ya se nos olvidó.

El caso de Guatemala me parece especialmente preocupante por la manera en que la fe cristiana se ha venido expresando en los medios de comunicación masiva y las percepciones de la misma que se han generado de la misma, especialmente entre no creyentes y opositores:

  1. Zionismo como fin en sí mismo, haciéndose de la vista gorda de los momentos de conveniencia política que genera el alinearse a los intereses particulares del pensamiento “americano excepcionalista”.
  2. La búsqueda de “influencia” a través de iniciativas de ley absurdas, que solo buscan privilegiar de manera particular a ciertos grupos de interés que desfilan bajo bandera “republicana, conservadora y evangélica”.
  3. La agresiva disposición de coartar la libertad de grupos específicos de personas y el abuso del poder coercitivo del gobierno hasta para intentar “transformar”, por decreto, los gustos musicales de la ciudadanía.
  4. La recurrencia a los paradigmas culturales para organizar eventos de corte cristiano, reduciéndolos a una simple imitación de lo que otro tipo de grupos hacen, con tal de ser “relevantes”.

Atrás quedaron las 5 Solaslas 95 tesis y el citar a Martín Lutero, Juan Calvino y demás reformadores.  Se nos olvidó….regresamos a lo mismo, y quizás, lo mismo, lo hemos hecho peor.

Hoy, 501 años después, quizás valga la pena recordar algunas de las ideas con las que Lutero desafió a la cristiandad de 1517:

Por amor a la verdad y en el afán de sacarla a luz

1. Cuando nuestro Señor y Maestro Jesucristo dijo: “Haced penitencia…”, ha querido que toda la vida de los creyentes fuera penitencia.

27. Mera doctrina humana predican aquellos que aseveran que tan pronto suena la moneda que se echa en la caja, el alma sale volando.

62. El verdadero tesoro de la iglesia es el sacrosanto evangelio de la gloria y de la gracia de Dios.

94. Es menester exhortar a los cristianos que se esfuercen por seguir a Cristo, su cabeza, a través de penas, muertes e infierno.

95. Y a confiar en que entrarán al cielo a través de muchas tribulaciones, antes que por la ilusoria seguridad de paz.

Espero realmente estar equivocado y que la celebración de la Reforma el año pasado no se haya quedado solo en eso, en superficiales recordatorios que no echaron raíz.  La Iglesia en Guatemala está en desesperada necesidad de una nueva y muy profunda Reforma.

¡FELIZ DIA DE LA REFORMA!

Iniciativa 5375: Una Ley Anti-Evangelio


Es muy difícil leer el momento que estamos viviendo.  Este período legislativo nos ha sorprendido con diputados que han abrazado una agenda de “populismo cristiano” disfrazado de piedad que busca apelar a los impulsos genuinos de fe de muchos guatemaltecos, politizando así lo más sagrado que cada persona tiene: su consciencia y su fe.

Esta última iniciativa de ley, que recibió ayer 27 de septiembre dictamen favorable de parte de la Comisión de Legislación y Puntos Constitucionales del Congreso de la República, es particularmente preocupante porque ataca directamente el corazón del mensaje del Evangelio.DoJOUY-XcAIyhlO

En esencia, esta ley busca lo siguiente:

  1. Partiendo de la firma de los acuerdos de paz, se utilicen el perdón y la reconciliación definidos en términos políticos (ver el Considerando 3) para la construcción de una cultura de paz en el país.
  2. Declarar el 21 de septiembre como “Día Nacional del Arrepentimiento y el Perdón para la Paz”
  3. Se haga una “declaración oficial” -que pareciera estar más redactada como una especie de oración responsorial al estilo de los reyes de Israel del Antiguo Testamento- por parte del Presidente de la República, a la cual un grupo de personas seleccionadas por el Ministerio de Educación debe responder “al unísono”.
    1. Declaración: “Invocando el nombre de Dios, como representante del pueblo y de la unidad nacional, pido perdón por cualquier agravio, por la sangre derramada de personas inocentes, por la corrupción y la indiferencia e insto a todos los guatemaltecos a vivir en rectitud, respetar los valores universales, las leyes instituidas de conformidad con el derecho y la justicia, para hacer de Guatemala, una nación próspera en donde todos podamos vivir en libertad, paz y seguridad”DoJOUZnXUAE85k0
    2. Respuesta: “El día de hoy decidimos perdonar y declaramos que nuestra generación y las subsiguientes se reconcilian; contribuyendo así a restaurar el tejido social, a trabajar unidos por la paz, en integridad, justicia y verdad, para la búsqueda de la felicidad y el bienestar como objetivo humano fundamental”
  4. Se hará sonar una corneta (cual shofar de la antigüedad) y se obligará a que a través del sistema educativo nacional, esta actividad se replique en los distintos establecimientos, además de su difusión por medios de comunicación.

¿Cuáles son los problemas con esta iniciativa de ley?

  1. La narrativa no es normativa
  2. Desnaturaliza el arrepentimiento, el perdón y la reconciliación
    1. El arrepentimiento genuino, solo viene de Dios y no tiene como objetivo final una “cultura de paz” sino la salvación del alma (2 Corintios 7:8-10)
    2. El arrepentimiento es un llamado central del evangelismo que no solo nos llama a arrepentirnos de nuestros pecados, sino nos hace un llamado concreto a la fe (Marcos 1:15)
    3. El ministerio de la reconciliación ha sido encomendado por Dios a los cristianos, no al Congreso o al Presidente de la República (2 Corintios 5:15-21)
    4. El arrepentimiento es una obra exclusiva del Espíritu Santo en el corazón del creyente:
      1. Lo convence de pecado (Juan 16:8)
      2. Lo guía hacia toda verdad (Juan 16:13-15)
      3. Lo consuela (Juan 15:26) y lo mueve a consolar a otros (2 Corintios 1:4-7)
  3. La reconciliación gira alrededor del sacrificio de Jesús en la Cruz e implica:
    1. Reconocer primero nuestra enemistad con Dios (Romanos 5:10-12)
    2. Partir de nuestra reconciliación con Dios a través de la obra salvadora y suficiente de Jesús en la Cruz para luego salir a cumplir con el ministerio de la reconciliación que se nos ha encomendado. (Colosenses 1:19-22)

Lo que el Congreso hace con su iniciativa de ley es desnaturalizar todo lo anteriormente expuesto, jugando con la fe de los creyentes guatemaltecos y asumiendo que un acto político y una ley más van a realmente transformar el país.

La Iglesia cristiana en Guatemala (Católica, Protestante y Ortodoxa) deben salir al rescate de la fe y de sus congregaciones.  Se debe llamar al arrepentimiento individual de los diputados que abusan de la fe para generar simpatías a su favor que más adelante puedan “monetizar” en votos el próximo año y recuperar la prerrogativa que Dios le dio a la Iglesia a través de su liderazgo y feligresía: la proclamación del Evangelio y el discipulado de cada creyente.

Si cedemos esto al gobierno, habremos cedido nuestra consciencia y abierto la puerta, de par en par, a la tiranía.  La INICIATIVA DE LEY 5375 no puede y no debe ser aprobada por el Congreso de la República de Guatemala.

Amore et studio elucidande veritas

 

¡Qué venga Marduk!


marduk-f761ff6800165644641667529538b267-1200x600.jpg¡Qué semana! Lo que empezó con una petición de firmas a través de la plataforma Change.org (que ha recaudado de momento 63,507 firmas) terminó hoy con un punto resolutivo en el Congreso de la República de Guatemala para que se acordara solicitar al Ejecutivo (a través de la Dirección General de Migración, dependencia del Ministerio de Gobernación) que no se permitiera la entrada a Guatemala de ninguna persona relacionada con la banda de black metal Marduk y por ende, se cancele el concierto que tienen programado dar en Guatemala este próximo 11 de octubre.

f7363597-9bbf-4ea4-ba9a-c57dcdba1aca (1)En un acto del más burdo populismo de corte conservador y aprovechándose del momento político que generó la gran marcha en favor de la vida y la familia, nuestro Congreso hoy aprobó con 86/100 votos pasar este punto resolutivo.  Queda ahora en manos de las autoridades del Organismo Ejecutivo tomar la decisión de ejecutar o no lo recomendado.

Como cristiano evangélico entiendo las razones y los impulsos que genera la posibilidad de que una banda del género musical de Marduk se presente en el país.  Guatemala no solo es una sociedad “conservadora” sino sumamente supersticiosa.  En nuestro evangelicalismo, no hemos -lamentablemente- abandonado mucho de eso.  Seguimos invocando la Sangre de Cristo como si fuese un amuleto para protegernos de que no nos asalten en la calle…atentando a través de esta práctica de “brujería evangélica” contra el mismo Evangelio que nos recuerda que la preciosa Sangre de nuestro Señor Jesucristo fue derramada para el perdón de nuestros pecados.  Heredamos del neo-pentecostalismo norteamericano una enfermiza obsesión con la “guerra espiritual” que, aunada a la historia y bagaje cultural que traemos de siglos atrás, se convierten en la tormenta perfecta para no solo ver demonios por todos lados, sino peor aún, para dejar de confiar en la suficiencia del sacrificio de Jesús en la Cruz y Su victoria final sobre el pecado, el diablo y la muerte allí, confirmada por Su resurrección y de la que aguardamos su consumación final en el día que Él regrese.

020f4af5-8dcd-4532-99ec-1cf2c356ee25 (1)Dado este contexto, la reacción negativa y hepática era de esperarse y es comprensible.  Sin embargo, en esta ocasión, un influyente sector de la Iglesia en Guatemala decidió no recurrir a “…las armas de nuestra milicia… poderosas en Dios para derribar fortalezas…” para poder así “derribar todos los argumentos que se levantan en contra del conocimiento de Dios…” (2 Corintios 10:4-5).  Pareciera habérseles olvidado la armadura que tenemos de parte de Dios (Efesios 6) y que el diablo es un enemigo vencido (Colosenses 2:13-15).  En cambio, recurrieron a armas carnales, influyendo sobre diputados para qué ellos, en su afán por consolidar un cada vez más vago “voto cristiano” o al menos “voto conservador”, capitalizaran sobre el miedo, el analfabetismo teológico y la efervescencia de la histeria colectiva y propusieran evitar que este concierto de se de.

El problema de acciones como esta está en sus externalidades negativas.  Si algo sabemos de la historia es que la política es de momentos.  Quien está en el poder, quien tiene la mayoría, quien capitaliza sobre la errónea, pero popular idea de que “Vox Populi, Vox Deitoma las decisiones.  ¿Qué va a pasar cuando el Congreso no tenga la mayoría y sean los sectores antagónicos a nuestro conservadurismo y “cristianismo cultural” tengan el poder? ¿Qué pasará cuando una banda cristiana de música con ritmos hebreos quiera hacer un concierto en favor de la familia tradicional o algún otro ideal de este tipo? Existirá todo el precedente legal para que se les prohiba la entrada a ellos.  Hoy, nuestros diputados, con tal de congraciarse con un sector de la población, pusieron en un inmenso riesgo las libertades de todo guatemalteco: la libertad de expresión, de emisión del pensamiento, de consciencia, de culto y de religión.

¿Qué precedente se sienta cuando desde el Congreso se busca prohibir una actividad privada, pagada y dirigida a un pequeño grupo de personas que libremente elige irSe está utilizando el poder coercitivo del gobierno para obligar a los pocos a conformarse a los muchos.  Esto, por definición, es tiranía, la tiranía de la mayoría.

La Iglesia en Guatemala está llamada, en un acto de amor cristiano genuino, a defender la libertad de cada persona, aún la de sus enemigos.  La Iglesia está llamada a obedecer el llamado de Jesús de ir y predicar el Evangelio, la Iglesia está llamada a “tener por sumo gozo cuando se encuentre en diversas pruebas” (Santiago 1) y salir a amar a sus enemigos. ¿Por qué? Porque nosotros, siendo enemigos de Dios (Romanos 5:10-12), fuimos reconciliados con Dios, no por decretos legales, puntos resolutivos o prohibiciones migratorias, sino por la Sangre derramada en la Cruz en favor de nosotros, Sus enemigos (Colosenses 1).

¿Cómo concretizamos esto? En este caso, aunque no aprobemos el estilo de música o las letras de las canciones de Marduk, defendemos, por amor a quienes aún no conocen a Jesús y en respeto a nuestras leyes, la libertad que tienen las personas en Guatemala de traer esta banda y organizar un concierto.  En la defensa de su libertad descansa la nuestra.  Por el bien de Guatemala, es el camino más sensato para todos.

Oremos por Marduk, oremos por sus fans, confiemos en Dios, defendamos la libertad y sobre todo, prediquemos el Evangelio.

No olvidemos que Castillo Fuerte es nuestro Dios

El Juramento del MBA


mbaoath_color293Para ninguno es secreto de que atravesamos como sociedad una de las más grandes crisis de los últimos años.  Una combinación de crisis económica, política, social y ahora incluso hasta natural, nos está obligando a reflexionar de manera más profunda acerca de todo lo que hacemos, cómo lo hacemos, cómo trabajamos, nos organizamos y cómo trazamos un camino hacia un futuro distinto.

Mucha de esta crisis pasa por asuntos de índole moral y ético.  No ha habido esfera de la sociedad que no haya sido afectada por esto que hoy colocamos bajo la sombrilla de “corrupción”.

Siempre he trabajado en el mundo de los negocios.  Tuve el privilegio de graduarme como economista de la Universidad Francisco Marroquín y luego cursé un MBA en Regent University, en Virginia Beach, VA.  Para quienes hemos cursado programas de este tipo, considero que hoy más que nunca se nos hace necesario tener un por qué más sólido de nuestra vocación, y un cómo para ayudar a orientar nuestra toma de decisiones en nuestras distintas vocaciones.

Recientemente, a través del libro “Our Souls at Work” editado por Mark L. Russel, me topé con el MBA Oath (el juramento del MBA), el cual traduzco a continuación:

Preámbulo:

Como gerente, my propósito es servir el bien común a través de unir personas y recursos para generar un tipo de valor que ninguna persona puede lograr por sí sola.  Entonces, buscaré un camino que fortalezca el valor que mi empresa puede crear a largo plazo para la sociedad.  Reconozco que mis decisiones tienen consecuencias de largo alcance que afectan el bienestar de individuos tanto dentro como fuera de mi empresa no solo hoy, sino también en el futuro.  Reconozco que enfrentaré decisiones difíciles al intentar reconciliar los intereses de los distintos grupos a los que sirvo.

Por esto, prometo:

Actuaré con el más alto nivel de integridad y realizaré todo mi trabajo de manera ética.  Mi comportamiento personal será un ejemplo de integridad, consistente con los valores que públicamente apoyo.

Resguardaré los intereses de mis accionistas, compañeros de trabajo, clientes y la sociedad en donde operamos.  Procuraré proteger los intereses de aquellos que quizás no tienen poder, pero cuyo bienestar es contingente a mis decisiones.

Administraré mi empresa de buena fe, guardando que mis decisiones y comportamiento no sirvan para avanzar mis propios intereses y terminen dañando a la empresa y a as personas a las que esta sirve.  La búsqueda del interés propio es un motor vital en una economía capitalista, pero la ambición sin restricciones puede ser muy dañina.  Me opondré a la corrupción, la discriminación injusta y la explotación.

Entenderé y me regiré tanto en la letra y en su espíritu, las leyes y contratos que gobiernan mi propia conducta y la de mi empresa.  Si encuentro que algunas leyes son injustas, anticuadas o que no ayudan, no las ignoraré, evitaré o quebrantaré; buscaré los medios civilizados y aceptables para reformarlas.

Me haré responsable por mis acciones y presentaré el desempeño y riesgos de mi empresa de manera exacta y honesta.  Mi objetivo será el no distorsionar la verdad, sino explicarla de manera transparente, y ayudar a las personas a entender como las decisiones que se tomen les afectarán.

Desarrollaré mi carrera y la de los otros gerentes bajo mi supervisión para que la profesión continúe creciendo y contribuyendo al bienestar de la sociedad.  Consultaré con colegas y otras personas que puedan ayudar a informar mi juicio e invertiré continuamente para estar actualizado en el creciente conocimiento de mi campo, siempre estando abierto a la innovación.  Seré un mentor y cuidaré de la educación de la siguiente generación de líderes.

Procuraré crear prosperidad económica, social y ambiental de manera sostenible en todo el mundo.  La prosperidad sostenible se crea cuando una empresa produce algo que en el largo plazo es mayor y mejor que el costo de oportunidad de todo lo que producir esto consume.

Rendiré cuentas a mis compañeros de trabajo y ellos a mi acerca de como vivimos de acuerdo a este juramento.  Reconozco que mi lugar y privilegios como profesional vienen del respeto y confianza que la profesión como un todo disfruta, y acepto mi responsabilidad de encarnar, proteger y desarrollar los estándares de la profesión gerencial para así fortalecer esa confianza y respeto.

Este juramento lo hago libremente y sobre mi honor.

Si usted tiene un MBA o está por graduarse, ingrese a esta página para leer el texto original en inglés y firmar el juramento.

Al joven cristiano que aún no se compromete con una iglesia


449246_tumores-huesos-jovenesCreo haberte visto antes.

Visitaste mi iglesia una vez luego de haber visitado otras, y nunca más te volví a ver, y eso está bien, sin embargo, espero que ya hayas encontrado y te hayas conectado a una buena iglesia.

No, no voy a llenarte de culpa con todas las Escrituras que asumen que un seguidor de Cristo también estará conectado a Su cuerpo, la iglesia, a pesar de que esto es cierto.

Esto tampoco va a ser un discurso de por qué necesitas a la iglesia de manera práctica en tu vida, a pesar de que podría ser un largo y significativo discurso.

Solo quisiera pedirte que consideres tu participación actual en la iglesia -o la falta de ella- y como esta repercutirá no solo en el futuro de la iglesia, sino también en tú propio futuro.

Por qué no te has comprometido…

 Si tuviera qué adivinar por qué no te has comprometido con alguna iglesia, yo diría que es porque quizás no has encontrado el encaje correcto, o porque no has tenido el tiempo para hacer una búsqueda seria.

Podría haber otras razones.  Siempre está el miedo del “remordimiento del comprador”.  Quizás sea tu frustración personal.  Estás cansado de que las iglesias te traten como niño grande.  No aprecias los comentarios peyorativos que hacen de los jóvenes o los millenials desde el púlpito, y te rehúsas a seguir siendo usado como mano de obra voluntaria para cuidar niños o poner y quitar sillas.  Quizás también estás harto de la aparente falta de relevancia de la iglesia con el día a día de la vida y la sociedad.  Las preocupaciones sociales parecen ser ignoradas por las iglesias mientras que al mismo tiempo continúan empujando sus propias agendas.

Sé el cambio que quieres ver

Comprendo tus preocupaciones, realmente lo entiendo.

Sin embargo, debes saber que cuando menos lo sientas, tus años de “joven adulto” se terminarán. Tendrás una carrera.  Quizás te hayas casado e incluso seas padre de familia.  Y mientras estés intentando descifrar las complejidades de la vida, la iglesia local estará allí, esperándote a ti y a tu familia.

Si llegarás a aparecerte por la iglesia en algún domingo en el futuro, es posible que te encuentres muchos de los mismos problemas que alguna vez tuviste con la iglesia local.  Es posible que te sientas tentado a preguntarte, “¿Por qué es que la iglesia no ha cambiado desde que estaba en la universidad?”

Y si, a pesar de eso decides quedarte, alguien quizás te pida ayuda liderando alguna iniciativa en la iglesia, y te darás cuenta de que no tienes la menor idea de cómo hacerlo porque nunca antes lo habías intentado.

Y es que, la realidad es esta: el futuro de la iglesia será moldeado por lo que inviertas en ella hoy.  Tú propio futuro será moldeado según tu involucramiento con la iglesia hoy.

¿Y qué pasa si no asumes esta responsabilidad? ¿Qué pasa si nunca te comprometes con una iglesia? ¿Qué significa esto para el futuro de la iglesia y tu propio futuro?

Es hora de que te apropies

 Estoy convencido que llega un punto en cada generación en donde los hombres y mujeres jóvenes de Dios se levantan y dicen: “Esta es la iglesia de Dios -y, entonces, la haré mía, a pesar de sus imperfecciones.”

 Este es un momento crucial para apropiarte e invertirte en la iglesia.

Pero si hacemos caso omiso de esto, si fallamos en invertirnos a través del compromiso, la asistencia, la perseverancia, el servicio y demás, entonces cosecharemos el estado futuro de la iglesia a partir de la ausencia que hoy estamos sembrando.  Y no solo eso, también nos tocará explicarle a nuestros hijos por qué las iglesias son como son, y ellos se darán cuenta de que nos desentendimos cuando éramos jóvenes.

Esta es la razón por la cual decirle “Sí” a ser miembros de la iglesia. “Sí” a reconocer a las autoridades en la iglesia. “Sí” a la rendición de cuentas y “Sí” a la adoración corporativa, es importante – porque esas pequeñas inversiones hoy resultarán en grandes retornos mañana.

No digo que las iglesias están libres de culpa.  Conozco iglesias que pueden hacer un mucho mejor trabajo en escuchar y ser más relevantes, pero está en nosotros el no hundirnos a ser el denominador común más bajo.

Nuestra generación necesita levantarse.

Traducción mía del artículo titulado “To the Young Christian Who Hasn’t Committed to a Church” de Steven Bang Lee, disponible en inglés aquí.

Celebrando a los Niños en la Iglesia


12814080_495958680611239_6305587556119809396_nLa iglesia Westminster Presbyterian Church en Charleston, South Carolina, tiene una muy linda iniciativa para realmente celebrar la presencia de niños de todas las edades durante sus servicios dominicales.

Traduzco a continuación la herramienta informativa que entregan a todos los asistentes los domingos:

A LOS PADRES DE NIÑOS PEQUEÑOS, QUISIERAMOS SUGERIRLES:

¡Relájense! Dios hizo inquietos a los niños; no sientan que tienen que andarlos callando en la casa de Dios. ¡Todos son bienvenidos!

Siéntense al frente en donde es más fácil para los pequeños ver y escuchar lo que está sucediendo.  Es muy cansado para ellos ver solo la parte de atrás de las cabezas de otras personas.

Explíquenles silenciosamente las distintas partes del servicios y lo que hace el pastor, los ujieres, el coro, etc.

Canten los himnos, oren y respondan a los llamados.  Los niños aprenden la liturgia por imitación.

Si necesitan salir del servicio con sus niños, siéntanse libres de hacerlo pero por favor regresen.  Como dijo Jesús, “Dejen que los niños vengan a mí.”

Recuerden que la manera en que recibimos a los niños en la iglesia afecta directamente como ellos responden a la Iglesia, a Dios y a otras personas.  Háganles saber pueden sentirse en casa en esta iglesia.

A LOS MIEMBROS DE NUESTRA IGLESIA

La presencia de niños es un regalo a la Iglesia y ellos nos recuerdan que nuestra congregación está creciendo.

Por favor, denle la bienvenida a nuestros niños y sonrían y exhorten a sus padres.

Vale la pena considerar estas recomendaciones para comenzar en nuestras iglesias a recibir y tratar de manera distinta a nuestros niños, dejando de verlos como obstáculos o interrupciones para los adultos al mandarlos a sus aulas, separándolos de sus familias en un espacio semanal en donde precisamente necesitamos unir más a las familias.

El Arrepentimiento y la Limpieza de la Casa


foto-principal(Traducción del artículo de Sam Guzmán titulado “Repentance and Cleaning House”, disponible en inglés aquí.)

Soy padre de tres hijos, todos menores de 4 años.  No deja de sorprenderme, aunque quizás ya no debería a estas alturas, lo rápido que las cosas se salen de control.  Una casa impecable que tomó muchísimo trabajo arreglar puede de manera casi instantánea ser destruida por niños pequeños con el menor esfuerzo.

El cereal cruje bajo mis pies mientras veo con asombro estupefacto la explosión de comida debajo de la silla de comer de nuestro bebé de un año.  Piezas del “Señor Cara de Papa” aparecen en la gaveta de mis calcetines.  Las camas recién tendidas se tornan en un torbellino de sábanas en un segundo.  Podría seguir y seguir contándoles….

Pareciera como si un huracán arrasara con nuestra casa a diario.  Vivimos la brutal y caótica realidad de la ley de entropía.

Aún así, mi esposa y yo anhelamos el orden y la nitidez.  Hemos intentado, sin éxito, de ignorarlo y soltarlo.  Quizás algún día lo logremos.  Sin embargo, por ahora, es imposible.  Cada día la casa termina prácticamente destruida y cada día iniciamos la inútil tarea de recoger, limpiar, aspirar, barrer, vaciar y organizar.  Es un proceso que nunca terminará -al menos mientras nuestros hijos vivan en casa.

Limpiando tu casa espiritual

Estamos entrando en la temporada de Cuaresma y en mis reflexiones, me he dado cuenta lo parecida que es nuestra lucha espiritual con el intentar mantener una casa ordenada.  Frecuentemente comparamos la vida espiritual con cosas heroicas como la guerra, lucha y con una carrera de resistencia, como una maratón.  Pero quizás el sacar la basura de la cocina sea una comparación más realista.

En cualquier caso, me he dado cuenta que, al igual que una casa limpia rápidamente entra en desorden y debe limpiarse constantemente, así también nuestras almas necesitan cuidado y mantenimiento constante.  Siempre debemos iniciar a ordenarlas de nuevo.

Debemos hacer esto porque hay una ley espiritual de entropía llamada “pecado”.  Estamos constantemente siendo alejados de Dios por nuestras pasiones pecaminosas.  Estas están siempre en guerra contra nosotros y, si las dejamos pasar solo así, estas complicarán nuestro viaje hacia el Creador.  Nuestra naturaleza pecaminosa -lo que la Escritura describe como “la carne” o el “hombre viejo”- funciona como la gravedad que nos previene de ascender al Padre.  El apóstol Pablo alguna vez describió el pecado como un “peso”, una metáfora bastante apta.

Dada nuestra quebrantada condición, no hay tal cosa como un patrón de espera en la vida espiritual.  El instante en que dejamos de avanzar, empezamos a perder terreno.  El momento en que relajamos la guardia, empezamos la retirada.  De este lado del Cielo, nunca estaremos realmente libres de esta realidad.

Iniciar de nuevo

Tenemos días en que nuestros hijos hacen un relajo tan grande que el limpiar parece una tarea sin esperanza alguna.  Mi esposa y yo nos vemos el uno al otro y no sabemos si reír o llorar.  Sin embargo, iniciamos de nuevo.

De la misma forma, en la vida espiritual hay momentos en que perdemos la esperanza.  Es como si toda nuestra lucha fuera en vano.  Somos tentados a rendirnos, tirar la toalla y tomar el camino más fácil.  Sin embargo, al final de ese camino solo encontraremos la muerte.

En esta vida, la santidad se encuentra en volver a empezar vez tras vez.  Se trata de un examen, conversión y regeneración de nuestro corazón constante.  La santidad se encuentra en el arrepentimiento, y el arrepentimiento va más allá de solo sentirnos culpables por haber pecado. Se trata, más bien, de regresar a Dios -mil veces al día si es necesario.

Si deseamos una casa limpia, nunca dejamos de limpiar.  Si deseamos un corazón limpio, no debemos desistir en la lucha de la conversión y el arrepentimiento.  Esta es la vida cristiana. Empezar otra vez.